Razas españolas

Nuestro país es muy rico en razas de perros, gracias a que siempre se consideró a los canes, no solo como unos excelentes compañeros de trabajo, sino también como los mejores compañeros de vida.

Según para qué se los emplease, existieron evoluciones muy puntuales debidas a la cría selectiva y de esa forma surgieron las diferentes razas españolas.

En la actualidad en la RSCE se reconoce la existencia de un buen número de razas españolas divididas en diez grupos, que incluyen a los boyeros o pastores, como el Ca de Bestiar o Pastor Mallorquín, los pinscher, schnauzers o perros de montaña como el mastín del Pirineo, los terriers (ratoneros), los podencos, los sabuesos, los canes de muestra y los lebreles como el galgo, entre otras.