Galgo Español

El galgo español es un perro puro. El perro que vemos en la actualidad no es resultado de cruce entre razas sino la evolución natural del can a través de los tiempos. Fieles compañeros, son sin embargo muy apreciados por su habilidad en la caza y también por su enorme velocidad. El galgo español puede alcanzar los 70 km/h.

Estas características le han conducido a la cacería, fundamentalmente de liebres, y a las carreras, donde son muy apreciados.

Sin embargo, estos animales que, por sus habilidades, llegan a valer fortunas, son despreciados vilmente, cuando dejan de ser considerados ‘útiles’ para los propósitos de aquellos ‘dueños’ con malas praxis.

Cientos de galgos son aniquilados brutalmente cada año, cuando las nuevas camadas proporcionan ejemplares más jóvenes y dinámicos. Los especímenes más afortunados son abandonados y acaban en carreteras o perreras.

Afortunadamente, en la actualidad existe una corriente de simpatía hacia el galgo español torturado y abandonado y son muchos los amantes de los perros que adoptan, en vez de comprar, para cambiar la mala suerte de alguno de estos nobles animales.

Galgo Español atigrado
Ejemplar atigrado de Galgo Español

Características del Galgo Español

Si hay una característica que distingue al galgo español es su estampa ligera y estilizada. Son delgados, de patas largas, cabeza estrecha, pecho ancho, vientre convexo y rabo alargado y fino terminado en punta. Es un perro fibroso, como cabía esperar de una especie tan atlética.

Es un perro grande. La medida de los machos queda establecida entre los 62 y los 70 cm de altura a la cruz. En el caso de las hembras, el galgo español puede alcanzar entre los 60 y 68 cm.

Otra de las características fundamentales del aspecto del galgo español es su manto. Suele ser de pelo corto y fino aunque también se dan ejemplares de pelo más largo y áspero. En cuestión de colores, todos son válidos. Las tonalidades más comunes son el atigrado, el tostado, el negro, el blanco, el canela…

En todos ellos la forma de caminar es muy típica, con movimiento tendente al galopar. Su trote presenta un paso alargado y dotado de una potente elasticidad.

El galgo español se caracteriza por ser un perro tranquilo y que parece tender al retraimiento. Sin embargo, en los momentos de juego demuestra ser un ejemplar enérgico y vivaz. Lo cierto es que sea como fuere, como mascota es un animal que se hace querer y ofrece muchísima compañía y serenidad a quien tiene la fortuna de toparse con esta raza.

Información básica

Altura a la cruz: entre 60 y 70 cm.

Peso: entre 20 y 30 kg.

Capa: indeterminada. Por orden de preferencia, en competición, se valoran los siguientes colores: barcino, atigrado, negro, barquillo, tostado, canela, amarillo, rojo, blanco, berrendo y pío.

Promedio de vida: entre 12 y 15 años.

Carácter: tranquilo, noble y fiel.

Relación con los niños: excelente.

Relación con otros perros: buena.

Aptitudes: perro de compañía, caza y carreras.

Necesidades del espacio: se adapta al interior.

Alimentación: alrededor de 200 gr. diarios de comida completa seca.

Arreglo: bajo.

Coste mantenimiento: bajo.

Estampa de Galgo Español
Galgo Español en el campo

Breve historia de la raza

No son pocos quienes han querido ver un gran parecido entre el galgo español y los perros que aparecen en los jeroglíficos egipcios. De hecho, se considera que su origen data del Antiguo Egipto, al igual que ocurre con el podenco. También se baraja la posibilidad de estar relacionado con el Vertades romano.

De lo que no hay duda es que el galgo español desciende de los lebreles ansiáticos de antaño. Al haber sido exportados en grandes cantidades de los siglos XVI al XVIII, su genética parece ser el origen del galgo inglés.

Estándar

Clasificación FCI: Grupo X – Sección 3. Lebreles de pelo corto.

La salud del Galgo Español

Cuidados

A pesar de ser un perro tremendamente fuerte, rápido y ágil, no necesita una rutina muy especial. En realidad son perros que pasan la mayor parte del día tumbados, llegando a dormir hasta 18 horas diarias.

Se debe sacar tres veces diarias como cualquier otro perro de interior. No se debe dejar suelto en zonas abiertas, porque le cuesta atender a la llamada. Por ello lo mejor es soltarle en recintos acotados como parques para perros o pipicanes.

Está claro que por esa tendencia a salir ‘pitando’, el collar es imprescindible en esta raza. Pero ojo, no vale cualquier tipo. Hay que tener en cuenta que el cuello y la cabeza del galgo español son de la misma medida, por lo que el collar debe ser específico. Se conocen como Martingale, aunque es más cómodo para el animal el uso de un arnés.

Basta con cepillar el manto del galgo español un par de veces a la semana, para mantenerlo en óptimas condiciones. Su piel es delicada y se debe ser meticuloso a la hora de elegir el cepillo.

Son animales con poca grasa corporal por lo que su olor no es intenso, por lo que necesita menos baños que los especímenes de otras razas. Hay que cuidarlos con particular atención en invierno y verano, ya que es muy sensible a las temperaturas extremas.

Galgo Español a la carrera
Galgo Español corriendo

Alimentación

Se le suele ofrecer su ración de comida antes de dormir. Ahora bien, en cualquier caso, el perro debe descansar después de la ingesta. El galgo español es muy propenso a la torsión de estómago, por lo que el ejercicio después de la comida está totalmente prohibido.

Cómo hacerte con un Galgo Español

Puesto que ya he comentado la suerte que corren los galgos terminada la temporada de caza o su vida para las carreras, soy una ferviente defensora de la adopción de este tipo de perros. Son muy numerosos los ejemplares de excelentes galgos en asociaciones y protectoras. Ponte en contacto con alguna de ellas y será muy fácil que puedas disfrutar de una mascota fantástica, a la vez que proporcionas felicidad a un galgo español.

¿Te ha resultado útil esta publicación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *