Australian Silky Terrier

La raza de perro Terrier Sedoso Australiano, o Australian Silky Terrier, es un ejemplo de la expresión «perro pequeño, gran personalidad». Es un perro fuerte y seguro, tal vez debido a su herencia como cazador de presas pequeñas. Sin embargo, debajo de la resistencia, hay un perro de compañía amoroso que ama quedarse cerca de su persona.

Sin embargo, debajo de ese aspecto rocoso y tozudo, hay un compañero familiar que adora estar cerca de las personas. Por ello, este pequeño terrier es un gran compañero dentro del hogar. Inteligente, vivaz y siempre alerta, puede ser un buen compañero de juegos para los niños si se le ha habituado a ello.

Australian Silky Terrier
Es un perro de porte elegante pese a su tamaño. Foto: Coihueco Engdahl

Características del Australian Silky Terrier

El Silky, como se le suele llamar, es un pequeño y elegante perro con un hermoso y sedoso abrigo negro y azul. Debajo de ese aspecto delicado exterior, se esconde un gran espíritu, fuerte y audaz. Las personas que no están familiarizadas con esta raza a menudo se sorprenden al ver que los pequeños sedosos advierten de la llegada de intrusos, se divierten jugando con perros grandes o se mantienen a la par con sus dueños en su paseo.

Pero esto no debería ser una sorpresa. El Silky es, después de todo, un terrier, con un verdadero temperamento de terrier: travieso, tenaz, y aficionado a cavar, ladrar y perseguir. Así que si no considera atractivas estas características, será mejor que busques otro perro.

A pesar de la actitud dura y, aparentemente distante, es un perro leal que adora estar con su familia. Se adapta mejor a los hogares donde no se quedará solo por largos períodos: necesita la compañía de su compañero humano, y es propenso a hacer travesuras si no es supervisado. Además, puede llegar a sufrir ansiedad por separación, así que es importante educarlo para estar solo.

Un perro activo física y mentalmente

El Australian Silky Terrier es un perro enérgico y vivaz, por lo que necesita necesita ejercicio físico y mental todos los días. Por eso, estará encantado de acompañarte a dar un paseo por el barrio o en una caminata por el campo. A pesar de su gran energía, puede vivir feliz en un apartamento o piso, pero si le das ejercicio diario. Al fin y al cabo es un terrier.

Y como buen terrier, es activo y siempre está alerta. Eso hace que necesite mucha estimulación mental, pero puedes aprovechar los juegos que existen en el mercado para que no se aburra.  tendencia a ladrar, por lo que una orden de ‘silencio’ debe ser obligada de aprender si quieres evitar problemas con los vecinos.

Para el dueño correcto, este compañero amante de la diversión y enérgico puede agregar picante y mucho amor a la vida.

Aspecto físico

Es un perro compacto, de pequeño tamaño y cabeza redonda, en la que destaca su nariz, también redondeada. Su cuerpo es alargado y corto, dispuesto para la caza de pequeños roedores. La cabeza es más ancha entre las orejas, que aparecen levantadas y terminadas en punta de forma natural.

El estándar oficial aprueba que se corte su cola, manteniéndola erecta. Pero debes recordar que las prácticas de amputación están prohibidas en todo el continente europeo. Por lo que la cola se mantendrá recta en las dos primeras vértebras y luego se curvará ligeramente. La cola debe estar libre de plumas, que si aparecen en otras zonas del cuerpo. Ya que tiene un pelo liso, brillante y sedoso que puede mantenerse tan largo como se desee.

Personalidad

El Silky Terrier es amigable, inteligente, enérgico y seguro de sí mismo. Fiel a sus raíces de cazador, le encanta perseguir a los animales pequeños y no se echará atrás en una pelea. A pesar de su pequeño tamaño, es un perro guardián excelente, ya que hará saltar las alarma, mediante sus ladridos, rápidamente si algo o alguien extraño entra en su territorio.

Aunque independiente, el Silky está dedicado a su gente y es más feliz cuando forma parte de la vida familiar diaria. Le gusta estar en la casa, y te seguirá de habitación en habitación o se unirá a ti en la puerta de entrada para recibir ladrando a sus invitados.

Suele comportarse mejor, y estará más alegre y sano, si convive con la familia. Ya hemos comentado que puede sufrir ansiedad por separación y hasta volverse destructivo si se queda solo. Por eso es importante habituarlo a tener momentos de soledad desde cachorro.

El Australian Silky Terrier con niños y otros animales

El Silky puede ser una maravillosa mascota familiar, siempre y cuando se críe con niños y crezca alrededor del ruido y bullicio que generan. Si el Australian Silky Terrier está expuesto a los niños desde cachorro puede ser un buen compañero para estos, siempre que sean mayores de 10 años y lo traten con cuidado y amabilidad. Pero es muy posible que no tolere los empujones, pellizcos ni ‘cariños excesivos’ y responder de forma huraña.

Con otras mascotas y perros

El Silky se lleva muy bien con otros perros siempre y cuando haya sido criado para ser amistoso. Para eso será necesaria una buena socialización desde cachorro. Aunque en ocasiones puede ser posesivo y sentir una rivalidad ocasional por la atención o por las golosinas, causando problemas si no es atendido.

Recuerda que en otro tiempo fue un cazador. Así que, al igual que todos los terriers, al terrier sedoso australiano le encanta perseguir a animales pequeños.  Por lo tanto, no es adecuado para hogares con gatos, conejos u otras mascotas pequeñas. Y es importante llevarlo atado si vas a pasear por lugares con presencia de conejos y alimañas que puedan llamar su atención.

Información básica

Altura a la cruz: 23 cm aproximadamente.

Peso: entre 3,5 y 4,5  kg.

Capa: gris azulado y fuego.

Promedio de vida: entre 12 y 15 años.

Carácter: vivaz, inteligente, sociable y enérgico.

Relación con los niños: muy buena con niños mayores de 10 años.

Relación con otros perros: necesita socialización.

Aptitudes: perro de compañía.

Necesidades del espacio: se adapta perfectamente al hogar, pero necesita ejercicio diario.

Alimentación: entre 150 y 200 gr de comida seca diaria.

Arreglo: cepillado regular.

Coste mantenimiento: moderado.

Estándar

Clasificación FCI: Grupo 3: Terriers. Sección 4: terriers de compañía.

Australian Silky Terrier
El Australian Silky Terrier es un perro de mediano tamaño y gran corazón

Historia

Se originó en Australia en la década de 1890, cuando los criadores cruzaron los Yorkshire Terriers importados con sus terriers australianos nativos. Algunos de los descendientes se parecían a los Yorkies, otros parecían a los Terriers australianos, y otros parecían al sedoso de hoy, con un tamaño y una longitud de pelaje que estaba entre las dos razas iniciales. Los perros de aspecto sedoso se cruzaron hasta que los cachorros predeciblemente tenían rasgos sedosos.

En 1906, los aficionados australianos desarrollaron un estándar de la raza en Sydney, Nueva Gales del Sur. Y en 1909, se redactó otra norma en Victoria.Pero los dos estándares no coincidían completamente, principalmente en el peso y tipo de oreja preferidos. Los dos campos se comprometieron y un nuevo estándar de raza salió en 1926.

La raza ha tenido varios nombres: inicialmente, se llamaba Sydney Silky Terrier. En 1955, se convirtió en el australiano Silky Terrier (todavía el nombre oficial de la raza en Australia). En los EE.UU., el nombre fue cambiado a Silky Terrier. Y en el mundo hispano se ha traducido literalmente como Terrier Sedoso Australiano.

Reconocimiento internacional

La FCI reconoció la raza en 1961 pero el estándar válido se aprobó en 2012. Debido, en parte, al desarrollo de la raza y las variables que aún existían cuando fue reconocida. El AKC lo había reconocido dos años antes, en 1959. 

Educación y entrenamiento

Tomados por el encanto de la raza, los propietarios pueden verse tentados a dejar que un Silky Terrier se salga con la suya con comportamientos indeseables; es mejor asegurarse de establecer reglas y atenerse a ellas. La raza tiene un fuerte impulso de presa, y una correa es esencial al caminar afuera.

Cuando se trata de entrenamiento, son estudiantes dispuestos y  capaces. Sin embargo, como son tan inteligentes, debes ser coherente. De lo contrario, estarán inclinados a inventar sus propias reglas. La mejor manera de ganar la cooperación de tu Silky es con lecciones divertidas que usan refuerzo positivo.

Entreneamiento en cajas

El entrenamiento de jaula o cajas es la forma más fácil de entrenar a tu Terrier sedoso, y las jaulas también son una buena manera de mantener a tu Silky a salvo y fuera de problemas cuando estés lejos de casa. Los Terrier sedosos son maliciosos por naturaleza y pueden ser destructivos cuando se dejan sin supervisión.

Una caja es también un lugar donde puede retirarse para una siesta. El entrenamiento de la jaula a una edad temprana ayudará a su perro a aceptar el confinamiento si alguna vez necesita ser abordado u hospitalizado. Y si lo compaginas con la estimulación mental, será maravilloso para él.

Sin embargo, nunca lo metas en una caja todo el día. No es una cárcel, y no debería pasar más de unas pocas horas seguidas, excepto cuando duerme por la noche. Los Silkys son perros de compañía y, por tanto, necesitan el contacto humano. Por lo tanto, no están destinados a pasar la vida encerrados en una jaula o jaula.

Salud

Como otros perros pequeños, también este terrier australiano es propenso a sufrir enfermedades. Al ser un animal que está más cerca a nosotros podemos notar fácilmente si se encuentra bien o mal. Por eso, es importante conocer las enfermedades para poder localizar sus síntomas rápidamente y prevenir antes de males mayores:

Enfermedad de Legg-Calve-Perthes

se trata de la articulación de la cadera. Si su Westie tiene Legg-Perthes, el suministro de sangre a la cabeza del fémur (el hueso de la pierna posterior grande) disminuye y la cabeza del fémur que se conecta a la pelvis comienza a desintegrarse. Los primeros síntomas son cojera y atrofia del músculo de la pierna. Y generalmente ocurren cuando los cachorros tienen entre cuatro y seis meses de edad. La cirugía puede corregir la condición, lo que generalmente resulta en un cachorro sin dolor.

Luxación patelar

también conocida como sofás deslizantes, este es un problema común en los perros pequeños. Se trata de una dislocación de la rodilla. La luxación patelar surge cuando la articulación de la rodilla (a menudo de una pata trasera) se desliza dentro y fuera de su lugar, causando dolor. Esto puede ser paralizante, aunque muchos perros llevan vidas relativamente normales con esta condición.

Diabetes mellitu

Es un trastorno en el cual el cuerpo no puede regular los niveles de azúcar en la sangre. Los síntomas de la diabetes son micción excesiva y sed, aumento del apetito y pérdida de peso. La diabetes puede controlarse con la dieta y la administración de insulina.

Epilepsia

Esta es una afección neurológica que a menudo, pero no siempre, se hereda. La epilepsia puede causar convulsiones leves o graves que pueden mostrarse como un comportamiento inusual (como correr frenéticamente como si fueran perseguidos, escalonados o escondidos) o incluso al caer, extremidades rígidas y pérdida de la conciencia.

Las convulsiones son atemorizantes de observar, pero el pronóstico a largo plazo para los perros con epilepsia idiopática generalmente es muy bueno. Es importante llevar a su perro al veterinario para un diagnóstico adecuado (especialmente porque las convulsiones pueden tener otras causas) y para el tratamiento.

Colapso traqueal

Esto se ve a menudo en razas más pequeñas y puede verse ocasionalmente en el Silky Terrier. Es causada por un debilitamiento del cartílago; la tráquea o tráquea aplana y obstruye la vía aérea. Los síntomas incluyen tos que suena como un bocinazo de ganso, desmayos y una intolerancia al ejercicio. Se trata con antibióticos, esteroides, supresores de la tos y con un arnés en lugar de un collar. Si el tratamiento médico no funciona, se recomienda la cirugía.

Silky australian terrier
Su pelo sedoso y azulado es una de las principales características de la raza

Cuidados básicos

El Terrier sedoso australiano puede adaptarse bien a cualquier situación de vida, pero necesita dueños que tengan tiempo para dedicarse a ellos; no les gusta que los ignoren, prefiriendo jugar o pasear con su familia antes que realizar otras actividades. Lo que te va a requerir mucho tiempo para que esté sano mentalmente.

Más un terrier que un perro faldero, el Silky Terrier requiere más ejercicio que la mayoría de las razas Toy. Inteligentes, audaces y enérgicos, los Silkies necesitan compañeros humanos que sepan cómo canalizar esa energía en el ejercicio y entrenamiento diarios para el deporte y el trabajo. A la raza le va bien en el anillo de conformación, y ha tenido éxito en eventos de agilidad.

Alimentación

Aunque es un perro pequeño, también es muy enérgico. Por eso es necesario que lo alimentes con un pienso de calidad para perros de alta actividad física, pero sin superar los 200 gr de alimento diario. En caso de que no utilices pienso y prefieras elaborar tu mismo la dieta, ponte en contacto con tu veterinario para que ni le falten nutrientes ni caiga en el sobrepeso. 

Higiene y cepillado

El abrigo del Silky Terrier se debe cepillar al menos dos veces a la semana con un peine o un cepillo de cerdas suaves. Un peine de perro de metal con dientes largos también puede ser útil para trabajar suavemente en áreas donde los enredos pueden comenzar a formarse. Si se los deja desatendidos, los enredos y las esteras son incómodos para su perro y pueden causar problemas en la piel.

Un dato importante en la higiene de este perro es que las uñas deben recortarse una vez al mes. Por su parte, el baño cada cuatro a seis semanas con un champú suave para perros ayudará a mantener el pelaje y la piel limpios y saludables. Las sesiones de preparación son un buen momento para revisar al perro en busca de nuevos bultos o problemas en la piel, y para verificar que los ojos y los oídos estén sanos y sin problemas.

Cómo hacerte con un Terrier Sedoso Australiano

No es sencillo encontrar criadores de Terrier Sedoso Australiano. Y si te ofrecen un perro de raza o con pedigree, te recomendamos que te pongas en contacto con la Real Sociedad Canina Española para confirmar que el criador es de confianza. Desgraciadamente, existen muchos particulares y criadores ilegales que venden como Terrier Sedoso Australiano perros que no lo son. 

Otros perros similares

En caso de que no logres hacerte con uno de estos pequeños terriers, quizá puedas localizar algunos de otras razas del mismo grupo. O, porque no, un perro mestizo, o cruce, que puede incorporar lo mejor de cada raza: