Perro de pastor de Anatolia

El pastor de Anatolia es originario de Turquía, donde se desarrolló como compañero de pastor y protector del ganado. Fue criado para parecerse en tamaño y color del ganado que defendía, por lo que los depredadores no lo detectarían entre el rebaño. A veces llamado el perro Karabash de Anatolia -aunque no está claro que sea la misma raza- o Coban Köpegi (su nombre turco).

Es un perro guardián ferozmente leal. Al fin y al cabo, es una raza de perro grande e impresionante, que pesa de 55 a 68 kg en la madurez.

Pastor de Anatolia

Foto cedida por Servicios Profesionales Caninos y Equinos. Pastor de Anatolia

Características del Pastor de Anatolia

El Pastor de Anatolia es un perro guardián o de defensa. Y como tal fue desarrollado, adaptado para vivir con el rebaño y adoptarlo como propio. Eso le convertía en un guardián único, tanto por su físico robusto y por la seguridad en sí mismo; como por el deseo de proteger lo suyo.

Ese estado de cercanía al rebaño, desde cachorro, le ha dotado de independencia propia. Y, más importante aún, le permite adaptarse a cualquier lugar y adoptar a quienquiera que viva cerca, ya sea una familia o una manada de ovejas. Y a medida que crece, asumirá la función de protector. Al Pastor de Anatolia no le importará si su ‘rebaño’ es humano o animal: será extremadamente protector y posesivo.

Respalda su naturaleza de guardián con su presencia física. El Pastor de  Anatolia es un perro grande, con un pelaje corto, leonado y una máscara negra. Parece intimidatorio y, si es necesario, lo es, aunque es muy tranquilo y amistoso con su familia.

A tener en cuenta de la raza

No es sorprendente para un perro guardián que desconfíe de los extraños y se reserve con los que están fuera de su ‘rebaño’. Además, se toma su trabajo en serio, por lo que no esperes un perro gracioso o amistoso. Menos si no estás en casa. Entonces, es poco probable que permita que, incluso, los amigos u otros miembros de la familia, a quienes conozca menos, entren a su propiedad.

El pastor de Anatolia no es una raza apta para todos. Es cierto que puede ser un compañero leal si tu y tu familia comprendéis sus cualidades y sus requisitos únicos; y estáis listos para asumir la responsabilidad de ser dueños de un perro muy grande y protector.

Personalidad

Es muy inteligente, independiente y dominante. Piensa por sí mismo, lo que es una característica necesaria para un guardián del ganado. Es muy protector con su familia y su rebaño, y considera que está constantemente de servicio.

Aunque protector, el Pastor de Anatolia es calmado, amistoso y afectuoso con su familia inmediata. Pero no es amigable con extraños y es muy reservado con los que están fuera de su familia cercana, incluso si son amigos o parientes tuyos.

El Pastor de Anatolia con los niños

Probablemente, esta raza no sea una buena opción como mascota familiar si tienes niños muy pequeños. Debido a que es tan grande, podría herir accidentalmente a un niño pequeño, especialmente cuando es un cachorro torpe y en crecimiento (se aplica la frase “toro en una tienda de porcelana”).

Además, normalmente no respeta a los niños como líderes de manada, y podría decidir proteger a sus hijos de compañeros de juego visitantes si son rudos y el perro malinterpreta la actividad. En general, es tolerante con los niños mayores y es bueno con ellos. Para él son, por supuesto, parte del rebaño que necesita protección, junto con el resto de la familia.

Información básica

Altura a la cruz: de 74 a 81 cm.
Peso: de 50 a 65 kg aproximadamente.
Capa: todos los colores.
Promedio de vida: entre 11 y 13 años.
Carácter: tranquilo y audaz, sin agresividad, de naturaleza independiente, muy inteligente y dócil.
Relación con los niños: buena.

Relación con otros perros: buena.
Aptitudes:
 perro de guarda de rebaños; perro de familia y excelente guardián.
Necesidades del espacio: exterior.
Alimentación: según tamaño y peso; consultar con el veterinario.
Arreglo: nulo.
Coste mantenimiento: elevado. 

Estándar

Clasificación FCI: Grupo 2: Perros tipo pinscher y schnauzer – Molosoides – Perros tipo montaña y boyeros suizos. Sección 2. Molosoides. Tipo 2.2. Tipo montaña.

Pastor de Anatolia

Es importante socializarlo desde cachorro. Foto: Servicios profesionales caninos y equinos

Historia de la raza

Lleva el nombre de su lugar de origen: Anatolia. La región está situada  en la parte central de Turquía, donde todavía es un orgullo (e incluso ha sido honrado con un sello postal nacional). Este dato es importante para comprender su desarrollo y las dudas que surgen con una segunda raza reconocida por algunos clubes caninos: el Karabash de Anatolia.

Se cree que los antepasados ​ de la raza datan de hace 6.000 años. Las tribus errantes de Asia central probablemente llevaron consigo a los primeros perros de tipo mastín a la zona de la actual Turquía. Así las razas de perros nacidas en las regiones del sur contribuyeron a la agilidad del Pastor de Anatolia, sus patas largas y su carácter distante.

El perro nómada

Debido al clima y el terreno del área, la población local desarrolló un estilo de vida nómada, dependiente de las manadas de ovejas y cabras. La protección de esos rebaños, y de los propios pastores, era el trabajo de los perros grandes que viajaban con ellos.

Estos perros se conocían como coban kopegi, expresión turca para ‘perro pastor’. Los perros se quedaban con los animales noche y día, y tenían que ser lo suficientemente rápidos como para moverse de un extremo a otro de un rebaño ampliamente disperso. También tenían que ser grandes y lo suficientemente fuertes como para hacer frente a los depredadores que amenazaban a las ovejas y cabras.

La crianza intensa de solo los mejores especímenes dio como resultado un perro con un tipo uniforme, con un temperamento estable y una excelente capacidad de trabajo. Aunque eso llevo mucho sacrifico para los perros, que a menudo dejaban de ser alimentados una vez que no eran cachorros. Vivieron, así, de matar a las ardillas y otros animales pequeños, aunque nunca lesionaron a su rebaño y eran esos lo que serían criados, pues aquellos que atacaban eran sacrificados.

Normalmente, estaban equipados con collares de hierro con largas espinas para proteger sus gargantas de los asaltantes. Todavía se pueden encontrar perros de trabajo con estos collares en la Turquía actual. Donde algunos perros continúan viviendo como siglos atrás, rodeados de sus manadas y alimentándose por sí mismos.

La llegada a Estados Unidos y la división de la raza

Los pastores de Anatolia tuvieron su presentación más entusiasta en los Estados Unidos en la década de 1970. Aunque, antes de eso, el gobierno turco había regalado un Pastor de Anatolia al Departamento de Agricultura de Estados Unidos para el trabajo experimental como guardianes de los rebaños.

Pero fue en 1970, cuando se funda  el Anatolian Shepherd Dog Club of America a instancias de Robert Ballard, un oficial naval de los EEUU. Este militar, había quedado fascinado por los perros mientras estaba en Turquía, y que comenzó a criarlos una vez en California. La raza ingresó a la Clase Miscelánea del American Kennel Club en 1996. Se mudó al Grupo de Trabajo en agosto de 1998.

Sin embargo, existe una polémica sobre el Pastor de Anatolia y el Kanagal de Anatolia. Según nos cuentas nuestros amigos de Servicios Profesionales caninos y equinos, parece que los americanos, al finalizar la segunda guerra mundial,  llevaron a Estados Unidos al Karabash y que el AKC los registró. Tiempo después, cuando desde Turquía quisieron registrarlos en la FCI,  ya que el Kangal se usaba para pelear. Pero, morfológicamente, queda claro que ambas razas son realmente una, aunque desde algunos sectores traten de diferenciarse. 

La FCI reconoció como raza al Pastor de Anatolia en 1989, pero no fue hasta el año abril de 2017 cuando se acepto definitivamente su estándar oficial.

Pastor de anatolia

Está criado para proteger a su rebaño. Foto: Servicios profesionales caninos y equinos.

La salud

El Pastor de Anatolia es un perro fuerte y robusto, criado a lo largo de siglos de forma natural y adaptado a vivir bajo duras condiciones. Eso ha permitido el desarrollo de un perro relativamente sano, pero no impide que sean en él más frecuentes unas enfermedades que otras. Para poder prevenirlas, lo mejor es conocerlas, por ello a continuación te explicamos cuales son sus dolencias más comunes y las pautas para prevenirlas:

Displasia de cadera

Esta dolencia hereditaria afecta al hueso del muslo impidiéndole encajar en la cadera. Esto suele provocar cojera en las patas traseras, que puede ir acompañado de dolor en nuestro perro. Aunque no siempre será sencillo diagnosticarlo, sobre todo si nuestro perro no muestra signos al caminar. El mayor problema es que la displasia de cadera acabará derivando en artritis a la vejez.

Displasia del codo

Similar a la displasia de cadera, esta también es una enfermedad degenerativa. Se cree que es causado por un crecimiento y desarrollo anormales, lo que da como resultado una articulación malformada y debilitada. La enfermedad puede variaren severidad: desde el perro que simplemente podría desarrollar artritis hasta cojera total. El tratamiento incluye cirugía, control de peso, tratamiento médico y medicamentos antiinflamatorios.

Demodex Canis

También llamada demodicosis, esta enfermedad es causada por el ácaro Demodex. Este ácaro no se puede pasar a los humanos ni a otros perros; solo la madre puede pasarlo a sus cachorros, lo que generalmente ocurre en sus primeros días de vida. Los ácaros Demodex viven en los folículos pilosos y generalmente no causan ningún problema. Sin embargo, si tu perro tiene un sistema inmune debilitado o comprometido, puede desarrollar sarna demodécica. Este trastorno puede ser localizado, y se presenta como parches de piel roja y escamosa con pérdida de cabello en la cabeza, el cuello y las patas delanteras.

Se considera una enfermedad del cachorro y, a menudo, se soluciona por sí sola. La forma generalizada cubre todo el cuerpo y afecta a cachorros mayores y perros adultos jóvenes. En cualquier caso, debe llevar a su perro al veterinario para un chequeo y tratamiento. Pero se recomienda no cruzarlos ya que puede tener un componente genético.

Hipotiroidismo

este es un trastorno de la glándula tiroides. Se cree que es responsable de afecciones como epilepsia, alopecia (pérdida de cabello), obesidad, letargo, hiperpigmentación, pioderma y otras afecciones de la piel. Se trata con medicamentos y dieta.

Entropión

El entropión es la rotación interna del párpado, que generalmente afecta los párpados inferiores de ambos ojos. Es irritante y causa deterioro de la visión. Por lo general, ocurre antes de que un perro cumpla un año de edad, pero el tratamiento debe suspenderse hasta que el perro llegue a la edad adulta. El tratamiento consiste en múltiples cirugías realizadas a lo largo del tiempo para que el perro no esté en riesgo de ectropión, que es un despliegue del párpado.

Adiestramiento

El Pastor de Anatolia es un perro de trabajo muy inteligente, leal y estable. Y, sobre todo, fácilmente entrenable, aunque por su naturaleza independiente, tendrás que tener paciencia ya que puede decidir que esas órdenes no van con él. Ademas, necesita un dueño que sea fuerte a la vez que amable sin perder su consistencia como líder de manada.

Como es naturalmente cauteloso con las personas, los animales y las situaciones nuevas, el Pastor de Anatolia debe ser socializado desde su cachorro. El entrenamiento en obediencia y el liderazgo constante también son esenciales, porque Anatolia es muy fuerte. Y no solo fisicamente, también de carácter. Este perro tiene sus propias ideas, y no atenderá todos los caprichos de su dueño, por lo que tendrás que tener paciencia y, en algunos casos, resignarte a que no lograrás tus objetivos.

El Pastor de Anatolia cuidará y protegerá sin ningún tipo de entrenamiento de protección; de hecho, el entrenamiento de ataque no se recomienda para esta raza. Su naturaleza protectora crece a medida que madura; cuando tiene alrededor de 18 meses de edad, generalmente asume voluntariamente el papel de guardián.

Pastor de Anatolia

Pese a haberse criado en solitario, no mostrará agresividad hacia animales de su ‘rebaño’. Foto: Servicios profesionales caninos y equino

Cuidados básicos

El Pastor de Anatolia es un perro de trabajo acostumbrado a vivir libremente sin ataduras. Eso conlleva, que necesita espacio para moverse y que no debe ser encadenado para evitar su marcha. Si vas a tenerlo en un espacio habitado y no en un gran campo, deberías tener tu jardín vallado no tanto para que no se escape, como para que no defienda el terreno ante cualquier persona que pise tu césped por un descuido.

Por lo demás, y dando por hecho que no es un perro doméstico, no requiere grandes cuidados. Pero si has decidido hacerte con un Pastor de Anatolia como mascota, en ese caso recuerda:

  1. Debe tener acceso al exterior, para poder moverse y gastar sus energías.
  2. Es muy protector, por lo que puede ser agresivo si cree que alguien viene a dañarte a ti o a tus posesiones (que son las suyas). Ante eso, debes mantenerlo en un espacio cerrado, pero no atarlo a una cadena, que le pondrá más nervioso.
  3. Debes socializarlo desde cachorro. Será complejo que un perro adulto se adapte a vivir contigo, ya que sentirá que ha sido alejado de su familia verdadera.
  4. Si tienes niños pequeños en casa, nunca los dejes jugando sin vigilancia. Podría dañarlos sin querer.
  5. Debes ser fuerte y constante en tus ordenes, para que sienta que eres el líder de la manada.

Higiene y cepillado

El pelo del Pastor de Anatolia es corto con una capa interna gruesa. A veces, tiene pelos más largos en orejas, rabos y patas, pero no es lo frecuente. Habituado a estar solo en el campo, es de naturaleza limpia, lo que facilita su cuidado. Siempre es bueno un cepillado regular, sobre todo en épocas de muda en los que sí soltará mucho pelo (suele ocurrir un par de veces al año). En cuanto al baño, con tres o cuatro al año será suficiente.

¿Cómo adquirirlo?

Si lo que buscas es un perro para cuidar tus rebaños, entonces este si es tu perro ideal. Aunque será mejor que lo busques desde cachorro, para que comience a convivir con el rebaño y aprenda a cuidarlo y protegerlo desde el primer momento. Así tendrás el mejor defensor que puedas esperar.

Cuando busques un compañero de familia, concéntrate en el temperamento de la raza. Busca un criador con experiencia en este perro que te ayude a seleccionar un cachorro adecuado, y así lograrás un compañero fiel durante muchos años. Si viven en América, tienes una opción clara con Servicios Profesionales Caninos y Equinos, uno de los pocos criadores especializados en esta raza que podrás encontrar.

Si estas en España, ponte y estás buscando un perro de raza pura o con pedigree, ponte en contacto con la Real Sociedad Canina Española. Ellos podrán informarte de que camadas hay disponibles y que criadores cumplen con sus requisitos de calidad.

Otros perros similares

Si buscas un perro de características similares que se adapte mejor a tus condiciones, quizá puedas  encontrarlo aquí:

  • Hovawart
  • Leonberger
  • Landseer
  • Tonjak
  • Terranova
  • Pastor de Karst
  • Mastín del Pirineos
  • Mastín español
  • Perro de montaña de los Pirineos
  • Perro pastor yugoslavo de Charplanina
  • Aïdi
  • Perro de castro laboreiro
  • Perro de la sierra de la Estrela
  • Rafeiro del alentejo
  • Perro pastor del Asia central
  • Perro pastor del caucaso
  • San Bernardo
  • Dogo del Tibet
About the author

Javier Fornell

Redactor y comentarista freelance para diferentes plataformas digitales y amante de los animales. Novelista, historiador y bibliotecario. Como decía Borges 'los libros son el camino al paraíso'.

Leave a comment: