Lhasa Apso

Si estás considerando un Lhasa Apso, y muchos consideran que por su aspecto es irresistible, debes tener en cuenta su naturaleza protectora. La socialización y el entrenamiento tempranos son absolutamente críticos para el éxito del Lhasa como miembro de la familia. De modo que puedas dirigir adecuadamente su tendencia natural hacia la cautela, facilitando que esté con terceros. Aunque el tiempo invertido en entrenarlo vale su esfuerzo en términos de la lealtad, la alegría y el compañerismo que brinda este pequeño y robusto perro de larga vida.

La raza de perro Lhasa Apso es originaria de Tíbet, donde fue un perro guardián de gran prestigio en los palacios y monasterios de esta tierra montañosa y, casi, legendaria. El Lhasa de hoy ya no es un guardia de palacio, sino principalmente un compañero de familia que lealmente protege a su familia del peligro. Aunque pequeño en estatura, es un perro robusto e independiente.

Lhasa apso
Si un cachorro de Lhasa Apso te mira, estás perdido. Eso sí, no dejes que te engatuse para siempre y edúcalo.

Características del Lhasa Apso

El Lhasa Apso piensa que es un perro grande, un perro muy grande. Criado durante cientos de años para ser un perro guardián real, el actual Lhasa se acerca a la vida de la misma manera que sus antepasados: es un fiel guardián de su hogar y su familia. La naturaleza protectora de Lhasa puede sorprender a quienes no están familiarizados con él, dado su pequeño tamaño y su largo y fluido abrigo. Ciertamente no parece feroz. Pero cuando se trata de proteger a los suyos, Lhasa es terrible, aunque nunca muy agresivo. Por supuesto, desconfía de los extraños: un rasgo excelente y necesario para un guardia de palacio.

La devoción de Lhasa por sus dueños le ha válido el sobrenombre de ‘corazón de león’. Aunque esto también significa que le gusta compartir la vida con su familia. Es inteligente, independiente (un perro guardián debe pensar por sí mismo) y travieso, por lo que te hará reír con sus ocurrencias más de una vez, las mismas que jugará a terminar con tu paciencia.

A Lhasa le gusta hacer lo suyo, lo que significa que su objetivo en la vida no es necesariamente complacerte. Si bien el Lhasa se puede entrenar con éxito, no siempre es el perro más obediente de la clase. Pero aquellos que conocen y aman al Lhasa Apsp elogian su inteligencia y su capacidad única para razonar. Pero, ojo, puede tender a la manipulación, por lo que la coherencia es clave para entrenar al cachorro de Lhasa (igual que en la crianza de los niños). Si no te haces cargo, tu perro intentará ponerse al frente del hogar.

Aspecto físico

El Lhasa apso es un perro de tamaño pequeño, pero no frágil. Pese a que alcanza una altura máxima de 25 cm en cruz, es robusto y está bien equilibrado. Aunque debido a su abundante pelo puede parecer esponjoso y débil, no es así. Ese mismo pelo, debe caer largo sobre sus ojos, aunque sin afectar a la visión. Lo que junto al bigote y la barba bien desarrollada le dan su aspecto inconfundible. La cabeza, queda enmarcada por orejas colgantes y peluda.

Su cola, por otro lado, es de inserción alta y llevada sobre la espalda. Pero no en forma de asa de olla, doblándose sobre la punta. El cuerpo de Lhasa apso se remata con piernas fuertes y robustas, que suelen quedar ocultas sobre un abundante manto de pelo largo.

Personalidad

La personalidad de Lhasa Apso es una mezcla especial e interesante. Es un perro feliz, travieso y juguetón; también es real, independiente y feroz. Se toma en serio el trabajo de proteger a su hogar y a su familia. Aunque también se toma mucho tiempo para crecer y permanece un poco ‘cachorrito’ hasta la vejez.

El Lhasa puede ser pequeño, pero no es frágil. Es perro robusto y fuerte, y por naturaleza desconfía de los extraños. Hará amigos, pero no hasta que sepa que un individuo no representa una amenaza se mantendrá alejado. Y es esta desconfianza lo que le convierte en un excelente perro guardián.

Al independiente Lhasa le gusta ser ‘el mejor perro’. Pero para ello la capacitación y la socialización, comenzando con las clases de cachorros, son esenciales. Debes enseñarle buenos modales caninos e impedirle pensar que puede gobernar el gallinero. Los propietarios de Lhasa deben ser líderes fuertes y amables, de otra forma, su temperamento hará que se imponga a su familia.

El Lhasa no es extremadamente activo y se contenta con vivir en el interior. A diferencia de muchas otras razas, no necesita ejercicio vigoroso para reducir la energía nerviosa. Sin embargo, disfruta y se beneficia de paseos cortos y sesiones de juego. Además, le gusta estar cerca de su familia, seguirlos de habitación en habitación para unirse a las actividades o sentarse sobre el regazo. Sin embargo, debido a su naturaleza independiente, estará bien cuando lo dejes solo en casa, por un tiempo razonable, y no suele sufrir ansiedad por separación.

El cachorro

Pocos cachorros son más lindos que el cachorro de Lhasa, con sus ojos chispeantes y su abrigo esponjoso. Estos pequeños son curiosos y llenos de energía, y les encanta jugar. El Lhasa madura lentamente y sigue siendo un poco infantil hasta que tiene tres años. Los nuevos dueños deben tener esto en cuenta al entrenar cachorros de Lhasa, o pueden frustrarse con la negativa de Lhasa a tomar las lecciones demasiado en serio. El entrenamiento en el hogar puede ser difícil; se recomienda entrenar en el cajón.

 El Lhasa Apso con niños y otros animales

Ten en cuenta que la raza es conocida por ser impaciente con la torpeza y las travesuras asociadas con los niños. Además, los mordisqueará. Y tiende a vincularse con los adultos más que con los jóvenes, pero esta no es una regla difícil de romper. Los niños mayores o los niños pequeños que son excepcionalmente amables con los perros pueden vivir felices con Lhasa Apso. Pero si buscas un  ‘perro 100 % chico’ -, es decir, jueguetón, paciente y alegre-, el Lhasa probablemente no sea una buena opción y deberías buscar algún perro que sí sea bueno con los niños de la casa.

Con otras mascotas

Si está socializado y entrenado adecuadamente, se lleva bien con otros perros. Le gusta ser el mejor perro, por lo que a menudo es el líder, incluso con otros perros que son mucho más grandes. Además, no tiene miedo de participar en actividades normalmente asociadas con perros grandes, como el senderismo o el esquí de fondo. Recuerda que esta raza piensa que es un perro grande.

Finalemente, el Lhasa Apso puede llevarse bien con otras mascotas, dadas las presentaciones y el entrenamiento adecuados. Y siempre que no crea que son una amenaza para su familia.

Información básica

  • Altura a la cruz:25 cm.
  • Peso:de 5 a  7kg.
  • Capa:Dorado, arena, miel, gris oscuro, pizarra, humo, multicolor, negro, blanco o pardo.
  • Promedio de vida:de 14 a 17 años.
  • Carácter:tranquilo, curioso, animado, alerta, intuitivo.
  • Relación con los niños:mala.
  • Relación con otros perros:muy buena.
  • Aptitudes: perro de compañía.
  • Necesidades del espacio:adaptado al interior.
  • Alimentación:170 gr aprox. diarios de alimento completo seco.
  • Arreglo:cepillado diario.
  • Coste mantenimiento:moderado-alto.

Estándar

Clasificación FCI: Grupo 9: Perros de compañía. Sección 5: perros tibetanos.

El Lhasa Apso es un fiero guardián, y un mejor compañero
El Lhasa Apso es un fiero guardián, y un mejor compañero

Historia

El Lhasa viene del Tíbet, y toma su nombre de la ciudad sagrada de Lhasa. Durante miles de años, este perro fue criado exclusivamente por la nobleza y los monjes en los monasterios para actuar como guardia interna y protector. Es conocido en su tierra natal como Abso Seng Kye, que se traduce como «Perro ladrador del centinela del león». El grueso abrigo de Lhasa le sirve de protección ya que su clima nativo es de frío intenso y calor extremo.

La historia registrada de la raza se remonta a 800 a. C. Se consideraba que daba buena suerte, pero era casi imposible comprar uno: era un perro guardián en templos y monasterios y, por lo tanto, se lo consideraba sagrado. Se pensaba que cuando un dueño moría, el alma humana entraba en el cuerpo de su Lhasa Apso. A las Lhasas no se les permitía salir del país, excepto cuando el Dalai Lama los regalaba, por lo que hasta el siglo XX fue muy complicado encontrarlos lejos de su tierra natal.

Expansión de la raza

Desde el comienzo de la dinastía Manchú en 1583 hasta 1908, el Dalai Lama envió Lhasas como regalos sagrados al Emperador de China y a los miembros de la familia imperial. Los Lhasas siempre se daban en parejas ya que se pensaba que traían consigo buena suerte y prosperidad si se reproducían; pero no se envío ninguno fuera China y el número tampoco fue alto, por lo que la raza se mantenía inalterable en Tibet.

Los primeros Lhasas en llegar directamente a los Estados Unidos fueron entregadas como obsequios por el 13 ° Dalai Lama en 1933 a C. Suydam Cutting, un notable viajero mundial y naturalista. Este los traspaso a Hamilton Farm en Gladstone, Nueva Jersey, y los dos perros de regalo se convirtieron en el stock base de su perrera para criar a los Lhasa fuera de Tibet; por primera vez se establecía un programa de cría en occidente.

Reconocimiento internacional

El American Kennel Club aceptó al Lhasa Apso como raza en 1935. La FCI, por su parte, no la reconoció hasta fecha tardía y hubo que esperar a 1960. El estándar oficial definitivo de la raza fue aprobado por la FCI en 2015.

Educación y entrenamiento

Estos perros te complacerán si les agrada complacerte. Son muy inteligentes, a veces en comparación con un niño travieso. Pueden aprender casi cualquier cosa que un entrenador haga lo suficientemente interesante como para dominar. No aprecian los ejercicios repetitivos y pueden volverse extremadamente obstinados si son acosados. La mayoría de los casos de comportamiento inaceptable de Lhasa implica situaciones con liderazgo humano inconsistente, inadecuado o inexistente. Esta es una raza para personas creativas y motivadas que disfrutan de un compañero canino de mentalidad similar.

El entrenamiento interno de Lhasa puede ser un desafío, por lo que es aconsejable cargarse de paciencia. Además, recuerda que este perro tarda mucho tiempo en madurar mentalmente. Puede alcanzar el tamaño completo a la edad de un año, pero su comportamiento seguirá siendo bastante infantil durante más tiempo. Debes ser especialmente paciente durante el entrenamiento: manténlo positivo y constante, y prepárate para dedicarle mucho tiempo.

Salud

Las Lhasas son generalmente saludables, pero como todas las razas, son propensas a ciertas condiciones de salud. No todas las Lhasas contraerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante tenerlas en cuenta si estás considerando esta raza.

Ojo de cereza

Esta enfermedad ocurre cuando la glándula conocida como el tercer párpado se hincha. De esta forma, una masa roja (la cereza), aparece en la esquina interna del ojo del perro, causándole molestias. El tratamiento para el ojo de cereza es generalmente cirugía.

Luxación rotuliana

También conocida como sofocación deslizada, este es un problema común en perros pequeños. Conlleva una dislocación de una parte anatómica (como un hueso en una articulación) que, en este caso, provoca que la articulación de la rodilla (a menudo de una pata trasera) se desliza dentro y fuera de su lugar, causando dolor. Esto puede ser paralizante, aunque muchos perros llevan vidas relativamente normales con esta afección.

Adenitis sebácea

Es un problema grave en los perros. Esta condición genética de la piel es difícil de diagnosticar y a menudo se confunde con hipotiroidismo, alergias u otras afecciones. Cuando un perro tiene Adenitis sebácea, las glándulas sebáceas en la piel se inflaman por razones desconocidas, y finalmente se destruyen. Los perros afectados generalmente tienen piel seca y escamosa con pérdida de cabello en la parte superior de la cabeza, el cuello y la espalda. Los perros gravemente afectados pueden tener piel engrosada, un olor desagradable e infecciones cutáneas secundarias. Aunque el problema es principalmente cosmético, puede ser incómodo para el perro.

Queratoconjuntivitis Sicca

Comúnmente conocido como ojo seco, esta es una inflamación del ojo ocurre cuando la producción de lágrimas es deficiente. Los síntomas, una secreción amarilla pegajosa, pueden confundirse con conjuntivitis. El tratamiento incluye medicamentos, lágrimas artificiales y, a veces, cirugía.

Atrofia progresiva de la retina

Este grupo de enfermedades oculares produce un deterioro gradual de la retina. Al principio de la enfermedad, los perros afectados quedan ciegos durante la noche; pero según progresa también pierden la vista durante el día. La mayoría de los perros afectados se adaptan bien a esta situación, pero debemos mantener un entorno estable.

Displasia renal hereditaria familiar

Se trata de un defecto genético o de desarrollo de los riñones, que son notablemente pequeños y de forma irregular. La gravedad de la enfermedad varía: los cachorros gravemente afectados tienen sed excesiva y son pequeños para su edad, y a menudo sufren insuficiencia renal. Los perros levemente afectados pueden no mostrar síntomas.

Lhasa Apso
Pareja de Lhasa Apso

Cuidados básicos

El Lhasa es una gran opción para personas con espacio limitado. Es muy adecuado para vivir en apartamentos o pisos de zonas urbanas, aunque le gusta jugar afuera en un patio cercado. El Lhasa se contenta con varias caminatas cortas cada día. No es un perro de alta energía, y no tiende a rebotar en las paredes cuando está encerrado en la casa. Está feliz sentado en tu regazo, deambulando por la casa, jugando con sus juguetes y alertándote de los transeúntes.

El Lhasa generalmente no es un teleadicto y es experto en el auto ejercicio. Correrán alrededor de la casa hasta quedarse sin energía, entretenerse en un patio cercado o llevar a sus dueños a caminar a paso ligero. La estimulación mental es tan importante como el ejercicio físico. Sobresalen en agilidad, pueden hacer trabajo conjunto contigo. Hay Lhasas talentosos certificados como perros de terapia que trabajan en hospitales, hogares de ancianos, universidades y prisiones.

Higiene y cepillado

¿Pelo largo o corte de cachorro? Ambos requieren un mantenimiento regular, y esta es una elección que debe tomar el propietario. Las Lhasas en un corte de cachorro, u otro clip, aún deben cepillarse regularmente y bañarse entre visitas al peluquero. El cabello largo requiere un cepillado regular, utilizando las herramientas y técnicas adecuadas.

Con pelo largo deberás bañarlo al menos cada dos semanas y cepillar al menos una vez entre baños. El enjuague completo es esencial, ya que los residuos de champú irritan su piel. Los acondicionadores y aerosoles de acabado te facilitan el aseo. El cabello largo recién cortado o recortado debe secarse y cepillarse completamente, ya que el cabello húmedo, incluso cuando está limpio, se enredará.

Alimentación

Los Lhasa Apsos se desarrollan mejor con alimentos de alta calidad. Como generalmente tienen una piel gruesa para soportar su pesado pelaje,necesita una dieta con buenos niveles de proteínas y grasas. Los criadores recomiendan un alimento con un nivel de grasa superior al 14 por ciento. La fuente de proteínas (carne, pescado, caza, etc.) depende de la tolerancia y el sabor de cada perro. La mayoría de las Lhasas tienden a distribuir bien sus alimentos, pero incluso una sobrealimentación leve puede conducir a resultados digestivos desagradables. Puedes usar alimento seco o ligeramente humedecidos con un poco de sabor, como carne cocida o alimentos enlatados sin granos.

Cómo conseguir un Lhasa Apso

Actualmente es relativamente sencillo hacerte con un Lhasa Apso, ya que existen multitud de criadores en España y en todo el mundo. También puedes ponerte en contacto con nuestros expertos para conseguir un cachorro de la raza.

Otros perros similares

Si por las razones que sean no puedes hacerte con un Lhasa Apso lo mismo pueden interesarte estas razas:

  • King Charles Spaniel: muy similar a nuestro Cavalier, es dócil y afectuoso.
  • Pug: es un perro con gran dignidad y encanto. Además de inteligente es alegre y vivaz.
  • Boston Terrier: muy amable e inteligente, es un perro vivaz y activo.
  • Cavalier King Charles Spaniel: pequeño, juguetón e inteligente.
  • Spaniel japonés: este pequeño perro es inteligente y dulce.
  • Chiuahueño: más conocido por Chiuahua es un perro alerta, inquieto y muy valiente.
  • Shih Tzu: inteligente y activo, es amistoso pero independiente.
  • Russiky Toy: es un perro tranquilo, que estará sentado tranquilamente en tu regazo mientras lees.
  • Griffon Belge o Grifón belga: alerta y activo, es muy cariñoso con sus dueños.

Deja un comentario

Cuéntanos tu problema
//
//
¿Te puedo ayudar en algo?