Bichón Boloñés

Cómico y curioso, el Bichón Boloñes, o Bolgnese, es inteligente y devoto. Le encanta pasar tiempo con su gente, ya sea paseando, haciendo mandados o jugando con los niños. Forma parte de las razas de la familia de los Bichón y mantiene características similares: perros blancos y esponjoso. Destaca en la manipulación de las personas para salirse con la suya, y puede ser difícil de entrenar, por lo que debe ser paciente y constante.

El Bolognese es tradicionalmente conocido como Bichón Boloñes, por la ciudad de Bolonia, dónde apareció. Y es un verdadero perro de compañía. A este pequeñajo italiano le encanta estar al lado de su familia. Sin embargo, también le gusta salirse con la suya y puede ser bastante astuto al respecto. Así que ten cuidado: podrías ser manipulado por una bola de pelo de poca más de cuatro kilos.

El Bichón Boloñés cachorro es la definición gráfica de 'adorable'
El Bichón Boloñés cachorro es la definición gráfica de ‘adorable’

Características del Bolognese o Bichón Boloñés

El Bolognese forma parte de los bichones. Es decir una de las razas de perros pequeños y blancos que se conocen en el Mediterráneo desde hace al menos 2.000 años. Puede que esté familiarizado con sus primos: el Bichón Frise, el Maltés y el Bichón Habanero. El perro era popular en las cortes ducales en Italia, en particular, Bolonia, de donde toma su nombre.

Asomando de un cuerpo esponjoso de pelo rizado, sus ojos redondos y oscuros te atraerán con su dulce expresividad. Debajo de esa nube de rizos, el boloñés es un pequeño y robusto perro al que le encanta divertirse. Es un perro casero que no necesita largas caminatas todos los días. Aunque, si a ti te apetece, estará dispuesto y será capaz de seguirte. Y si prefieres echar la tarde viendo una película tirado en el sofá, estará más que contento de verla contigo.

Si eres el tipo de persona que no puede decirle “adorable” a un adorable peluche blanco, vas a tener algunos problemas con tu perro. Por supuesto que puedes consentirlo -para eso son los perros toy-, pero darle mucho amor y atención. Además, debes saber que buscará el lugar más suave de la casa (tu regazo, probablemente) y es posible que lo defienda con mordiscos, gemidos o ladridos, bastante molestos, por cierto. Así que asegúrate de que conozca las reglas y hazlas cumplir de manera constante desde el primer día. Si usas mano izquierda y suavidad en la enseñanza, convertirás a tu perro en un príncipe; pero sin educación, tendrás un tirano.

Aspecto físico

¿Se puede decir sin quedar cursi que un perro es adorable? No lo sé, pero es la única palabra que se me ocurre para definir el aspecto físico del Bolognese. Pequeño, blanco, con un pelaje suave y largo, casi lo único que se puede decir de él, es que no te resistirás a sus encantos. Pero el bichón en mucho más. Debajo de ese cuerpo de peluche dulce, tenemos un perro fuerte y robusto.

Sus ojos negros son muy expresivos y quedan enmarcados en el centro de la cabeza, por orejas de inserción alta pero caídas. La cola la lleva enroscada sobre la espalda

Personalidad

Se trata un perro de compañía entretenido y afectuoso. Le encanta ser el centro de atención, y está seguro de que te ganará con su disposición lúdica e inquisitiva. Es inteligente y, por suerte, altamente entrenable. Y no debes tardar mucho en hacerlo, sobre todo en ponerle limites, si no quieres que tiranice a cualquier habitante de la casa.

Es un perro faldero y eso hace que no sea especialmente activo, pero adaptará su nivel de actividad al tuyo. Todo lo que quiere hacer es estar a tu lado, divertirse contigo y hacerte feliz, tal vez porque cree que de esa forma conseguirá sus objetivos. Por eso, si le pides que te acompañe a tus paseos, lo hará. Pero ten cabeza, es un bichón boloñés no un dálmata dispuesto a todo.

La otra cara de la fuerte devoción de esta raza hacia su dueño es que no le gusta que lo dejen solo. Puede sufrir de lo que se conoce como ansiedad por separación, que puede llevarlo a comportarse mal, como masticar, ladrar o ensuciar la casa si se lo deja solo. Por lo que debes acostumbrarlo a pasar tiempo solo desde cachorro. Quizá el adiestramiento con cajas te ayude a conseguir que no tenga esa ansiedad.

El Bolognese con niños y otros animales

Aunque puede ser una maravillosa mascota familiar, puede no ser la raza adecuada para familias con niños pequeños. Estos perros pueden lesionarse fácilmente si el juego es demasiado brusco o, incluso, atacar a los niños si tiene miedo. Sin embargo, aman a los niños, por lo que siempre que el juego esté supervisado y los niños sean amables, el perro y el niño se pueden hacer amigos rápidamente. Al fin y al cabo, el bichón boloñés es un perro cariñoso, alegre y juguetón.

Con otras mascotas

Es un bichón y, por tanto es alegre, sociable y juguetón, tanto con las personas como con otros perros. Y aunque puede ser alto territorial y posesivo, no suele mostrarse agresivo con otros animales. A no ser, claro, que crea que puede perder su trono. Aun así, son tan sociables que si tienes otros perros y mascotas sabrá cómo disfrutar con ellos.

Información básica

Altura a la cruz: 28 cm aproximadamente.

Peso: de 2,5 a 4 kg.

Capa: blanco.

Promedio de vida: de 13 a 15 años.

Carácter: alegre, sociable y dócil.

Relación con los niños: muy buena.

Relación con otros perros: muy buena.

Aptitudes: perro de compañía.

Necesidades del espacio: interior.

Alimentación: Depende de su tamaño. Consulta con el veterinario.

Arreglo: cepillado regular.

Coste mantenimiento: moderado.

Estándar

Clasificación FCI:  Grupo 9 Perros de compañía. Sección 1: Bichons y razas semejantes.

Como si fuera un faraón del antiguo Egipto, el bichón logrará que cumplas sus deseos
Como si fuera un faraón del antiguo Egipto, el bichón logrará que cumplas sus deseos

Historia

Esta es una de las varias razas que pertenecen a la familia de perros Bichon, pequeños perros blancos y esponjosos que se originaron en el Mediterráneo hace un par de miles de años y han estado viajando por el mundo desde entonces.

Otras razas de Bichon incluyen Bichon Frise, Coton de Tulear y Maltés. Las razas Bichon fueron artículos de comercio popular a través de los siglos debido a su portabilidad y amable temperamento. Eran compañeros populares para damas en cortes reales y casas nobles y se ven a menudo en retratos de la época.

El perro cortesano del Renacimiento

Durante la Edad Media y el Renacimiento, la boloñesa era popular en la corte ducal de Bolonia, de ahí su nombre, y era una mascota mimada por las familias italianas ricas y nobles de la época: los Medicis, los Gonzaga, los Estes. También bajo el hechizo de estas encantadoras confecciones caninas italianas estaban las emperatrices Catalina la Grande de Rusia y María Teresa de Austria o la Marquesa de Pompadour, la amante principal de Luis XV de Francia.

Pero los días de las cortes nobles pasaron, y con ellos, casi, desaparece la raza. Afortunadamente, los fanáticos de la raza, en particular Gianfranco Giannelli, lograron salvar la raza. Aun así, desde el final de la Edad Media hasta casi nuestros días, el bolognese ha caído en número de ejemplares

El siglo XX: de la desaparición al auge

A inicios del siglo XX casi no quedaban ejemplares de una raza que se asociaba a las cortes europeas. La revolución francesa y rusa, unida al nacimiento de las repúblicas en casi toda Europa acabaron con una nobleza que podía mantener a estos perros de compañía, pero con escaso uso práctico. 

Las dos guerras que asolaron el continente tampoco ayudaron a que pudiera mantenerse una raza que no tenía más uso que dar compañía. Pero en su Bolonia natal sí se mantuvo la crianza de estos perros y, gracias a ello, a finales del siglo XX comenzaron a verse fuera de Italia. 

Reconocimiento internacional

El Bichón Boloñés se importó a Inglaterra a finales del siglo XX y en 1990 se mostró en una clase para razas que aún no había sido reconocida por el Kennel Club. Para el año 2001, tenía sus propias clases y se expuso en la exposición canina de Crufts en 2002.

La boloñesa fue reconocida por el United Kennel Club el 1 de enero de 1995. La raza forma parte del Servicio de Stock de la Fundación del American Kennel Club, uno de los primeros pasos para el reconocimiento de AKC, que terminó reconociéndola en 2001.

La FCI, por su parte, lo había reconocido mucho tiempo antes, en 1951. Pero su estándar válido fue publicado en 2015. Y es que el siglo XXI ha sentado realmente bien a la raza, que ha logrado recuperar el espacio perdido como uno de los mejores perros de compañía del mundo.

Educación y entrenamiento

Las razas de perros pequeños, como la boloñesa, pueden ser propensas al “síndrome del perro pequeño”. Este es un comportamiento inducido por el ser humano donde el perro cree que es el líder de la manada. Esto puede provocar ansiedad por separación. Quienes deseen poseer una boloñesa pueden obtener el conocimiento que necesitan saber para prevenir o corregir este comportamiento.

Para evitar ese problema, puedes usar el entrenamiento en cajas. De esta forma, el perro se acostumbrará a estar encerrado y solo durante breves periodos de tiempo. De esa forma, considera la caja (cama o perrera) como una zona segura y evitarás que lo pase mal mientras no estéis juntos.

Salud

Se trata de un perro realmente sano, en el que solo vamos a encontrar pequeños problemas recurrentes de salud. Esto no quiere decir que no pueda tener más enfermedades, sobre todo mentales, pero si que debemos tener cuidado con estos aspectos: 

Displasia de cadera

Se trata de una deformidad genética de la cadera que requiere una cirugía costosa para reparar y puede llevar a la artritis en el futuro. El perro puede mostrar o no cojera en los cuartos traseros. Lo que sí tendrá, siempre, es molestias que deberías tratar de mitigar. 

Luxación rotular

Como con todos los perros pequeños, las rótulas del Bichón Boloñés pueden tener una tendencia a deslizarse fuera de lugar. Trata de que el perro no realice ejercicios pesados ni grandes saltos y así podrás reducir el daño en sus rodillas.

 Enfermedad de Legg-Calve-Perthes

Es una afección que reduce el suministro de sangre a la cabeza del hueso del muslo, lo que a su vez hace que se contraiga. El primer signo de esta enfermedad es la cojera, que generalmente aparece cuando el cachorro tiene entre 5 y 8 meses. El tratamiento requiere reparación quirúrgica, después de lo cual el cachorro tendrá una vida relativamente normal.

Enfermedades bucales

Al igual que con la mayoría de los perros pequeños, los boloñeses son propensos a la enfermedad periodontal debido al pequeño tamaño de su boca. Consulte a su veterinario sobre un programa de atención preventiva y no trate la enfermedad dental a la ligera.

Humanización

No se trata de una enfermedad física, sino mental y provocada por el propio dueño. Este tipo de perros de “falda” son propensos a tener una relación mucho más estrecha con sus dueños. El problema radica cuando se convierte en un sustitutivo de los hijos y se le trata como a un ser humano: se le da de comer en la mesa, se le viste, se le habla como a un niño pequeño y, lo que es peor, en ocasiones incluso se le pasea en carritos de bebé. 

Pero un perro es un perro. Esto que es una perogrullada debemos tenerlo muy en cuenta. Recuerda que al humanizar a tu perro le estás arrebatando su naturaleza y, por tanto, dañando mentalmente. Puede parecerte gracioso verlo en un carrito, pero necesita caminar. Igual que necesita una dieta que no es la tuya. 

bolognese
Debemos evitar humanizar a nuestro perro

Cuidados básicos

Será un gran perro de apartamento, siempre y cuando tenga un horario de ejercicio moderado. Como es un perro tranquilo y despreocupado, le irá bien como compañeros para jubilados y adultos mayores. Las opciones para el ejercicio podrían incluir el tiempo de juego en el patio trasero o pasar tranquilo en las cercanías de casa.

El entretenimiento en el interior, como esconderse, buscar una pelota rodando por el piso o enseñarle nuevos trucos son excelentes actividades de bajo perfil para los boloñeses de baja energía pero juguetones.

Alimentación

Al Bichón Bolognese le debe ir bien con un alimento para perros de alta calidad, ya sea de fabricación comercial o preparado en casa con la supervisión y aprobación de su veterinario. Pero, eso sí, cualquier dieta debe ser apropiada para la edad del perro (cachorro, adulto o adulto mayor).

Algunos de estos perros son propensos a tener sobrepeso, así que vigila el consumo de calorías y el nivel de peso de tu perro. Y también es importante que aprendas sobre qué alimentos humanos son seguros para los perros y cuáles no. Ya que es un perro que suele hacer una vida muy cercana a sus dueños y podrá “aspirar” cualquier cosa que caiga al suelo.

Baño e higiene

El Bolognese tiene una capa completamente blanca que es suave y esponjosa como la textura del algodón. Además, no desprende pelo, por lo que las personas alérgicas (con niveles medios o bajos) no deberían verse muy afectadas. Los abrigos del bichón no tienen forma ni recortes, excepto alrededor de los ojos por razones sanitarias.

El aseo regular es necesario si se mantiene en su capa completa. Para facilitar el mantenimiento, muchas personas deciden recortar su abrigo y dejarlo más corto en el cuerpo. Pero sin recortar los pelos de la cabeza. pero no es necesario. Más allá del aseo regular, el baño ocasional los mantendrá limpios y con el mejor aspecto. 

Cómo conseguir un Bolognese

Al haberse puesto de moda existen muchos criadores de Bichón Boloñés en España, por lo que una simple búsqueda en internet te permitirá acceder a un cachorro. Pero si buscas un perro de pedigree debes saber que no será barato. Aunque siempre puedes preguntar en tu veterinario si conoce de alguna camada. 

Otros perros similares

  • Maltese: este perro de tamaño pequeño es afectuoso, muy tranquilo y muy inteligente.
  • Bichón habanero: un cubano de corazón. Es afectuoso, de naturaleza alegre, es amable, cálido, gracioso, juguetón e incluso un poco bufón.
  • Löwchen o pequeño perro león: Quizá el perro perfecto para familias con niños
  • Bichón Frisé: tan parecido al bolognese que no sabrás cuál de las dos razas posees.