• Home  / 
  • Salud
  •  /  Cómo controlar la ansiedad por comer de mi perro

Cómo controlar la ansiedad por comer de mi perro

By Rosa Galisteo / 11/02/2018

Algunos perros parecen tener ansiedad por comer y no tener fondo a la hora de ello . Y están dispuestos a zamparse todo lo que caiga cerca de su boca. Es cierto que, en ocasiones, se debe a la propia naturaleza del animal, y cualquiera que haya tenido un Cocker Spaniel sabrá a qué nos referimos al hablar de ‘perros aspiradora’. Pero, en otras ocasiones, las razones que llevan a nuestro amigo a comer todo lo que hay a su alcance son más profundas.

Y es ahí cuando tenemos que tomar medidas, estudiar qué lleva a nuestro perro a comer tanto y tratar de evitarlo. Ya que puede ocurrir que nuestro perro coma más de la cuenta por problemas de salud. Entre todos, destaca la insuficiencia pancreática (bastante común en los pastores alemanes), el hipotiroidismo, la aparición de parásitos intestinales o por ansiedad. Por eso, hoy trataremos de explicar por qué tienen ansiedad, qué hacer para evitarlo y qué no debemos hacer jamás.

¿Por qué tiene ansiedad por comer?

Comer con ansiedad

Cambiarle el comedero es una buena opción para evitar el ansia

Como ya hemos dicho son múltiples las razones que pueden llevar a un perro a comer, por lo que haremos referencia a las más comunes. Pero si ves que tu perro no encaja en ninguna de ellas, acude al veterinario por si hubiese algún problema más profundo.

Perros glotones

Existen perros que por naturaleza son verdaderos glotones. Como los humanos, los perros también disfrutan de la comida y cuando encuentran un alimento que les gusta, tratarán de comer cuanto más mejor. Pero, al contrario que tú, ellos no saben que eso puede afectarles a la salud. Además, aunque hoy domésticos, los perros mantienen vivo un recuerdo de su pasado salvaje, lo que puede traducirse en comer para tener reservas cuando falte la comida. 

Ya hemos hablado del Cocker Spaniel, pero otros perros que también se convierten en verdaderas aspiradoras son el Kuvasz o el Gran danés. Por lo que no será el tamaño lo que conlleve que tu perro sea un comilón, sino factores más profundos vinculados a la propia raza. Lo bueno de estos perros, es que podrás solucionar el problema con un buen adiestramiento.

Hipotiroidismo

Se trata de una enfermedad bastante común en los perros. Surge por problemas de tiroides y entre otros factores puede provocar obesidad. Esto se debe a que nuestro perro no tendrá nunca sensación de estar saciado. Un estudio clínico nos pondrá sobre aviso y gracias a la medicación, se podrá solucionar el problema. Ahora bien, tendrá que ser continuada durante toda la vida de nuestro perro.

Insuficiencia Pancreatica Exocrina

Se trata de un problemas en el páncreas que conlleva una disminución progresiva de las células acinares pancreáticas y el consiguiente déficit en enzimas pancreáticas. Esto tiene como resultado que nuestro perro tendrá malas digestiones y, por tanto, no absorba bien las proteínas de los alimentos. Ante eso, el cuerpo del animal reaccionará exigiendo más alimento para poder hacer frente al gasto energético.

En el caso del Pastor alemán, es genético, convertida ya en una enfermedad endémica y de difícil desaparición. Pero puede aparecer en otras razas como consecuencia de infecciones y virus. En todo caso, se puede solucionar usando complementos alimenticios con enzimas pancreáticas.

comer con ansiedad

Hay que adaptar nuestro perro a la comida, y no los horarios a nuestro perro

Ansiedad

Sí, la ansiedad también es motivo de que nuestro perro coma con ansias. En este caso es un reflejo casi humano. Piensa en ese tarro de helado de chocolate que acaba apareciendo en cada película romántica. Es una respuesta natural: ante el aburrimiento, la tristeza o el miedo, muchos se calman comiendo. Y nuestros perros también.

Existen muchas formas de evitar este problema. La más sencilla es tenerlos entretenidos y evitar que caigan en la necesidad de comer. Aunque podemos encontrarnos con un origen profundo de esa ansiedad (separación, por ejemplo). En ese caso, será fundamental acudir a profesionales.

Cómo afrontar la situación

Lo primero que tenemos que hacer es saber si nuestro perro es un glotón por naturaleza o si tiene algún problema. Pero, en ningún caso, debe provocarnos una ansiedad a nosotros también. Debemos observar a nuestros perros y comprobar si comen porque necesitan más alimento o, si comiendo suficiente, busca desesperadamente más.

En algunas ocasiones, el problema es nuestro, que hemos mal acostumbrado al animal dandole de comer entre horas. Es fundamental que nuestro perro tenga una rutina de comidas, y que esta se cumpla. Ya que en, caso contrario, puede ocurrir que se convierta en una aspiradora que arrastre todo lo que caiga cerca de él. Pero ojo, que esto no significará que come con ansiedad, sino que está mal educado.

Una vez que observes que sí existe un problema, el siguiente paso es buscar un diagnóstico. Esto es fundamental, ya que esto variará las soluciones que debemos darle. Si se trata de una enfermedad, será el veterinario quién deba decirte qué hacer, pero en caso contrario. Puede que los consejos que viene a continuación, puedan ayudarte a solucionar el problema.

Consejos sobre lo que debes hacer

– Realizar ejercicio y juegos: es fundamental que tu perro esté activo y entretenido. Si se aburre, buscará comida o se volverá destructivo. Así que el ejercicio y la diversión serán tu mejor aliado a la hora de acabar con este problema.

– Divide la comida en varias tomas: cada perro debe tomar una cantidad diaria de comida para que se mantenga en su peso. Si deseas evitar los problemas derivados del sobrepeso, divide sus comidas en pequeñas tomas a lo largo del día. Además, esto evitará problemas como la torsión de estomago que puede causar la muerte de perros que tomen una sola comida muy abundante.

– Mezcla el pienso con otros productos. Si normalmente le das pienso para comer, mezcla piezas de frutas o alguna pieza pequeña de carne. Con esto, evitarás que coma atropelladamente y le estarás invitando a buscar esos trozos diferentes y que le pueden gustar. Así, le estarás enseñando a comer más lentamente.

– Busca un comedero diferente. Encontrarás muchos modelos en el mercado o puedes hacerlo tu mismo si te atreves. Esto hará que cambie la forma de comer de nuestro perro y le ayudará una ingesta más lenta.

comer con ansiedad

Desde cachorro debemos enseñar a nuestro perro a comer tranquilos

Consejos sobre lo que no debes hacer

– No le des comida fuera de horas. Debes crear una rutina alimentaria en tu perro. Y tanto tu como tu familia debéis llevarla a rajatabla. Si algo se cae al suelo, retíralo y reñirle llegado el caso, pero no dejéis que coma sin reprimenda ni le rías la gracia. Muchos perros aprenden ciertos trucos para conseguir comida. Desde ponerse a dos patas, poner caras tristes o ladrarle a quién consideran más débil. No debéis caer a sus encantos y debéis mostraros firmes. Que comprenda que esa no es la hora y que no puede ni debe comer en ese momento.

– No le alimentes si está nervioso. Si el perro está alterado y le das alimento para calmarlo, asociará la comida a la relajación. Esto hará que cada vez que se sienta ansioso, busque comida. Por lo que es una práctica que jamás debes realizar. Antes, acarícialo, habla con él, y trata de calmarlo con cariño.  Recuerda que en muchos casos, es la falta de atención lo que le lleva a comer.

About the author

Rosa Galisteo

Filóloga y correctora ortotipográfica y de estilo

2 comments

Leave a comment: