La importancia de la comida natural para los perros: no olvides su instinto ni sus necesidades

Los tenemos en casa, jugamos con ellos, compartimos nuestros mejores momentos con ellos. Pero, pese a que los amemos como a uno más de la familia, nunca debemos olvidar el origen de nuestro perro: son animales carnívoros y les encanta la comida natural. Por ello, y no es de extrañar, cada vez son más las personas que se interesan por la comida natural y los beneficios que esta aporta a la salud de sus amigos peludos. Y tú, ¿ya conoces todos los beneficios de la comida natural? ¿No? Pues, aquí puedes leer sobre ellos. Sin embargo, en este artículo, queremos hablarte de la importancia de la comida natural para los perros. ¿Nos acompañas?

Nuestros amigos peludos deben ir primero: démosles lo mejor

Importancia comida natural para perros

Los perros tienen sus propias necesidades y debemos pensar primero en ellos antes que en nuestras propias necesidades y condiciones; es decir, debemos darles lo mejor para asegurarles su salud y esto empieza, por ejemplo, seleccionando una buena alimentación, una cama para que estén cómodos por la noche, un buen seguro veterinario, etc. Pese a que algunos de estos productos pueden ser caros, debemos tener en cuenta que, buscando descuentos y promociones, podremos ofrecerles lo mejor sin gastar más de lo que nuestro presupuesto nos permite.  Por ello, siempre debemos tener en cuenta sus necesidades y ver hasta dónde podemos llegar para ofrecerles lo mejor.

La importancia de la comida natural para los perros: una buena alimentación, esencial

Dentro de todos los productos que podemos comprar para nuestros perros, aquellos relacionados con su alimentación tienen especial importancia. No es lo mismo un collar, por ejemplo, que un pienso. Las prioridades deben ser claras y la alimentación es una de ellas.  Nada le va a pasar a nuestro perro si le compramos uno de los collares más baratos que hay en el mercado si no podemos permitirnos gastar cierto dinero. Sin embargo, con la alimentación sí puede haber problemas. Una mala alimentación puede causar muchos problemas a nuestros amigos peludos:

  • Alergias: hay perros que ya tienen una cierta tendencia a las alergias, mientras que hay otros que las desarrollan a lo largo de su vida. Los motivos suelen ser muchos, aunque uno de los más relevantes es la mala alimentación. Debemos tener en cuenta el instinto de nuestros perros: necesitan comida natural, la misma que comerían si estuvieran viviendo en la naturaleza. Este tipo de comida es la que les aporta los nutrientes necesarios para que su organismo funcione correctamente. Por ende, si desarrollan un sistema inmunitario fuerte tendrán menos tendencia a las alergias.
  • Obesidad: la obesidad se ha vuelto un problema en nuestra sociedad y no solo entre los perros. Como seguro que ya sabes, su causa se encuentra en los malos hábitos alimentarios. Si a nosotros nos sucede esto, ¿qué nos puede llevar a pensar que a nuestros perros no les sucede lo mismo? Seamos claros: nosotros compramos la mejor alimentación, productos poco procesados, frescos, nutritivos. ¿Por qué algunas personas no hacen lo mismo por sus perros? Como siempre decimos, tener un perro es tener un gran amigo, pero también una responsabilidad. De este modo, podemos llegar a la conclusión que debemos hacer por ellos lo mismo que hacemos por nosotros. Una buena alimentación es esencial para todos los miembros de la familia.
  • Problemas cardiovasculares: los perros, al igual que nosotros, también desarrollan problemas cardiovasculares cuando no se alimentan correctamente y no hacen deporte. Si queremos que nuestros amiguitos estén sanos y conserven su energía, es importante darles una buena alimentación.
  • Problemas en la piel: la dermatitis en los perros se ha convertido en otra de las mayores consultas a los veterinarios. Este problema de salud, aunque puede no tener graves consecuencias, sí es muy molesto para nuestros perros y puede ser causado por muchos motivos. Sin embargo, los veterinarios han constatado que una alimentación natural es clave para prevenirla. Del mismo modo, al darles comida natural, aseguramos que sigan luciendo su pelaje.
  • Ansiedad y otros problemas relacionados con el estrés: al igual que nos sucede a nosotros, los perros se pueden estresar mucho ante determinadas situaciones de la vida y, aunque no lo parezca, la alimentación juega un papel fundamental en ello. Cuando les damos una alimentación de calidad, natural, se generan ciertas hormonas y los neurotransmisores funcionan mejor. De este modo, los perros bien alimentados suelen mantener unos buenos niveles de energía. Literalmente, son más felices.

¿Cuál es la mejor comida natural para perros?

comida natural para perros

Vista la importancia de la alimentación para nuestros perros, es importante determinar que la comida natural es la mejor para la salud de nuestras mascotas. Sin embargo, prepararles una alimentación natural, casera, es algo que puede llevarnos mucho tiempo. No solo debemos buscar alimentos de calidad, sino que debemos cocinarlos y prepararlos para conservarlos. Por ello, cada vez son más las personas que confían en marcas de comida natural preparada como puede ser Dogfy Diet, Natuka o Naku.

Contar con una suscripción de las marcas de comida natural nos ofrece la oportunidad de dar a nuestros perros la mejor comida con total comodidad. Lo único que debemos hacer nosotros es conservar los paquetes de comida, que ya vienen preparados para ello, y servírselos cuando llegue el momento de comer. Para ello, nos bastará con ponerla un minuto en el microondas y ya la podremos servir. Además, con las suscripciones a los menús, siempre tendremos su comida sin necesidad de preocuparnos de ir a la compra. Nos llegará a casa cada 15 días (o cada cuando hayamos pactado con la marca).

Los beneficios de una buena alimentación para perros son muchísimos, por lo que la importancia de la comida natural para perros queda más que patente. Por ello, siempre os recomendamos que, si queréis ahorrar en algo, lo hagáis con otros productos para vuestros perros, pero que nunca juguéis con su alimentación.

Nuria Capdevila