Boyero de Appenzell

El Appenzeller se originó como una raza de perros de granja versátil, que se mantuvo ocupada arreando el ganado, cuidando la granja y tirando de los carros en su Suiza natal. Los Appenzellers de hoy en día todavía tienen la energía, la inteligencia y la confianza en sí mismos que los convierten en valiosos perros de trabajo, pero no necesitan mucho mantenimiento.

También conocido como el perro de montaña Appenzeller o boyero de Appenzeller, y es la más rara de las cuatro antiguas razas de perros de montaña suizos. Comenzó como un perro de granja completo, pastoreando ganado, tirando de carros y cuidando la granja, en la región de Appenzell en Suiza.

Appenzeller
El boyero Appenzeller destaca por su capa tricolor

Características del Appenzeller

Hoy en día, el Appenzeller es conocido por ser un perro versátil, trabajador y familiar, inteligente, alegre, seguro de sí mismo, confiable y audaz. Su ligera cautela con los extraños y la tendencia a ladrar lo convierten en un buen perro guardián, pero necesita mucha, y temprana, socialización para que no se vuelva demasiado desconfiado. Además, debido a su ladrido, no es el mejor perro si tienes vecinos cercanos.

Debido a que tiene una fuerte ética de trabajo y mucha energía, no es adecuado para un estilo de vida inactivo. Debes proporcionarle entrenamiento y un trabajo o deporte canino que pueda hacer, o será infeliz. Al igual que otras razas que necesitan mucho ejercicio y estimulación, puede aburrirse y ser destructivo si no lo consigue. Destaca en las pruebas de agilidad, arreo y obediencia.

Aspecto físico

Es un perro tricolor, de tamaño mediano, casi cuadrado, equilibrado en todas las partes. Muscular, muy ágil y hábil, con una expresión descarada. El Appenzeller es un perro de montaña de tamaño mediano, que mide entre 47 y 58 cm a la cruz y que pesa de 22 a 32 kg. Al igual que los otros boyeros suizos, el Appenzeller tiene una estructura pesada similar a un moloso y una distintiva capa tricolor.

Las orejas de la raza son pequeñas y triangulares, se colocan altas y cuelgan contra las mejillas del perro, de forma similar a una oreja botón. Las fallas en la apariencia de la raza incluyen ojo de pared, cola torcida, una sola capa y una capa que no es tricolor.

Temperamento

Es un perro animado, alegre, seguro de sí mismo, confiable y valiente. Aunque es ligeramente desconfiado de los extraños, lo que le hace ser un buen perro guardián al que no se puede sobornar. La inteligencia de la raza los convierte en aprendices altamente capaces. Debido a su personalidad y sus necesidades de ejercicio, no está preparado para la vida en un departamento.

Como otros perros pastor, es gregario y territorial. Lo que será positivo si vivimos en una zona rural ya que podrá moverse libremente sin perderse. Pero también necesita un líder coherente que sepa situarse al frente de la jerarquía del grupo.

También es inteligente y, como no podía ser menos en un perro pastor, independiente. Por lo que si quieres que haga algo, tendrás que conseguir que crea que es idea suya. Recuerda, además, que es un perro de trabajo y que necesita estar ocupado física y mentalmente o puede volverse destructivo. Y no querrás que eso ocurra, así que enséñale a hacer actividades en el hogar o compra [amazon_textlink asin=’B0788P9P13′ text=’juegos de estimulación mental’ template=’ProductLink’ store=’toppercan-21′ marketplace=’ES’ link_id=’e05a0510-c4c4-11e8-9539-a96bbe824f77′] para evitar que destroce el patio de tu casa.

El Appenzeller con los niños y otros perros

Es un gran amigo de los niños, pero puede pisarles los talones como si fueran ganado para ser pastoreado; los Appenzellers más jóvenes son lo suficientemente grandes y exuberantes como para golpear accidentalmente a los niños pequeños, así que no debemos dejarlos sin supervisión.

Con perros y otras mascotas

Es un perro territorial e independiente pero, por suerte, es gregario y pacífico, por lo que rara vez tendrá problemas con otros perros. El único motivo para entablar una pelea será que otro animal atente contra su manada. Por supuesto, en este grupo podrán incluirse perros y otros animales como gatos o conejos, siempre y cuando los haya conocido desde cachorro. Pero no tiene instinto de caza, por lo que no saldrá corriendo detrás de la mascota del vecino.

Información básica

Altura a la cruz: entre 47 y 58 cm.

Peso: de 22 a 32,5 kg.

Capa: negro o pardo, pardo-rojizo, y blanco.

Promedio de vida: de 12 a 15 años.

Carácter: vivaz, con mucho temperamento, seguro de sí mismo e intrépido.

Relación con los niños: muy buena.

Relación con otros perros: buena.

Aptitudes: perro de pastor y de vigilancia.

Necesidades del espacio:
necesita mucho ejercicio.

Alimentación: consultar con el veterinario según su actividad física y tamaño.

Arreglo: no es necesario.

Coste mantenimiento: alto.

Estándar

Clasificación FCI: Grupo: 1 Perros de pastor y boyeros (excepto perros boyeros suizos). Sección 3: Perros tipo montaña y Boyeros suizos.

Appenzeller
Fueron tomando forma como raza en el siglo XX

Historia

El origen de la raza está sujeto a mucho debate, según el American Kennel Club. Algunos investigadores sostienen que este boyero descendió de una mezcla de razas romanas y germánicas. Mientras que otros creen que el Appenzeller es tan viejo o más viejo que el gran perro de montaña suizo.

Sea como sea, se trata de uno de los perros más antiguo de los cuatro boyeros suizos. Ya en 1853, el perro pastor de Appenzell aparece descrito por primera vez como un perro de ganado de tono alto, ladrido, pelo corto y multicolor de tipo Sptiz. Es decir, con el estándar actual. En esos momentos, se utilizaba para proteger la granja y para criar ganado en su región natal de Appenzell, Suiza.

El siglo XX

Impulsado por el promotor de la raza, Max Siber, el Appenzeller fue designado una raza propia por la Sociedad Cinológica Suiza en 1898.  Aunque la persona fundamental para entender este perro es el Profesor Dr. Albert Heim. Este fanático comprometido ayudó a la fundación del Appenzeller Sennenhund Club. La asociación se estableció en 1906 para promover y preservar la raza y el Dr. Heim estableció el primer estándar de raza válido en 1914. Año en el que también se creó el registro obligatorio de cachorros en el Libro de Appenzeller Dog.

El hecho de que Suiza se mantuviese neutral durante las dos guerras mundiales y las condiciones geográficas y climáticas del país permitieron su continuidad.

Reconocimiento internacional

Hoy, la raza se puede ver en toda Suiza y en otras partes de Europa. Aunque se considera raro, el número de Appenzellers está aumentando lentamente en América del Norte también. El material de reproducción es aún muy pequeño, y solo mediante una crianza cuidadosa y responsable será posible establecer y consolidar sus cualidades hereditarias naturales y sobresalientes.

El Appenzeller fue reconocido internacionalmente como una raza separada en 1989. En 2007 fue aceptado en el AKC, aunque ya lo había sido por la FCI en 1954. El estándar actual de la raza se publicó en 2003.

Educación y entrenamiento

Aunque es independiente y está convencido de su valía, también aprende muy rápido. Debido a su alta inteligencia, realmente quieren tener un trabajo que hacer y estará dispuesto a aprender si eso le ayuda en sus tareas. Pero eso no quiere decir que no sea fácil de entrenar con unas simples normas.

Salud

Es un perro bastante sano, tal vez porque está diseñado para vivir libremente en el campo cuidando de los rebaños. De hecho es un perro excesivamente longevo que puede llegar hasta los 15 años de vida. Como otros perros de crecimiento rápido y gran tamaño, lo que debemos evitar es el sobrepeso y que se dañe las articulaciones durante su etapa de cachorro.

Si que debemos cuidar su salud mental. Recuerda que es un animal que requiere trabajo para sentirse bien. Así que es importante que lo mantengamos estimulado para evitar que se aburra. Ya que el aburrimiento, en su caso, puede ser indicio de mayores problemas al llegar a ser autodestructivo.

Appenzeller-boyero
El Appenzeller es un gran perro pastor

Cuidados básicos

El Appenzell no pertenece a un entorno urbano concurrido ni estará bien en los barrios periféricos sobre habitados ya que es muy activo y necesita para correr. Se encuentra mejor cuando vive en una granja o zona rural donde tiene espacio para gastar sus energías. Por suerte, sus fuertes instintos gregarios evitan que se escape por lo que podrá estar al aire libre, ya que es territorial y no abandonará su espacio.

Si no se usa como un perro pastor, deberás llevarlo a realizar caminatas o trotes diarios realmente largos. Si puedes encontrar trabajo para los Appenzell y proporcionar el liderazgo que todos los perros anhelan instintivamente, será completamente feliz a tu lado. Pero si eres inactivo, este perro se volverá destructivo y autodestructivo.

Higiene y cepillado

La doble capa de pelo recto de Appenzell es fácil de cuidar y requiere poca atención. Simplemente quita los pelos muertos con un cepillo de goma de vez en cuando. Al fin y al cabo, es un perro diseñado para estar al aire libre y eso ayuda a que no requiera grandes cuidados. Si lo vas a tener en un ambiente doméstico, solo debes bañarlo como máximo una vez cada seis meses o perderá las propiedades de su capa de pelo.

La capa final es gruesa y brillante, y la capa inferior es de un negro grueso, marrón o gris. Se recomienda el cepillado semanal con un cepillo firme para eliminar el cabello suelto y muerto. Verifique con frecuencia la acumulación de suciedad y cuerpos extraños en los oídos, y si reside en áreas propensas a las garrapatas, siempre asegúrese de revisar las orejas y el abrigo de su perro después de caminar.

Cómo hacerte con un Appenzeller

Es un perro relativamente sencillo de conseguir en Suiza. Tan solo debes ponerte en contacto con criadores de la zona para conseguir alguno cachorro de las muchas camadas que existen en la actualidad. Pero debes tener en cuenta que no es un perro para todas las personas ni situaciones. Si vives en un entorno urbano, entonces elige otra raza. Si lo que buscas es un perro de trabajo para cuidar tus rebaños, mueve Roma con Santiago (o en este caso Ginebra con Santiago) y hazte con él.

Otros perros similares

Si buscas un perro similar pero que se adapte más a tus necesidades, quizá puedas hacerte con uno de los siguientes, todos de origen suizo: