Seguros para perros

El mundo de los seguros para perros se ha ido ampliando en los últimos años, aunque hemos de decir que hay algunos tipos de coberturas que aún son novedosas.

Esta novedad hace que a diferencia de otros seguros como los de los coches aún no haya una tipología estándar, con coberturas claras. Estas son muy variables dependiendo de la compañía con la que suscribamos el seguro para nuestra mascota.

Aun así, vamos a tratar de hacer un recorrido por los seguros más comunes que podemos encontrar en el mercado.

Seguros de responsabilidad civil para perros

El seguro de responsabilidad civil es el más conocido y el primero que surgió. De hecho, antes de contratar uno habrá que preguntar al seguro de nuestra casa, si lo tenemos, qué coberturas incluye para nuestro perro. A veces la responsabilidad civil de la mascota está cubierta o la podemos incluir por muy poco dinero.

Hecha esta aclaración, a la hora de contratar un seguro de responsabilidad civil para perros podemos encontramos con dos escenarios, el tener un perro que no es considerado una raza peligrosa o el poseer un perro que está catalogado como PPP.

Seguro de responsabilidad civil para una raza que no es PPP

En este caso el seguro de responsabilidad civil no es obligatorio, pero sí recomendable.

El seguro cubre los daños que nuestro perro ocasione a los demás, como mordeduras, daños en la propiedad, el típico incidente en que nuestro perro mata a un animal de granja del vecino, los daños que ocasione a una persona la que ha tirado al subírsele encima, etc.

Estas situaciones son más comunes de lo que pensamos y siempre es una buena idea estar cubiertos ante cualquier eventualidad, más cuando en el caso de estos perros el seguro es muy barato.

Las cuantías que se pueden asegurar son variables, pero como mínimo deberíamos tener cubierta una cuantía de 200.000 euros.

Seguro de responsabilidad civil para una raza que sí es PPP

Si tenemos un perro catalogado como PPP sí que es obligatorio un seguro de responsabilidad civil, y la ley incluso marca la cuantía mínima a cubrir que es de 120.000 euros.

La cuantía es muy baja y en nuestra opinión al menos deberíamos tener una póliza que cubra 300.000 euros, pues los daños personales que pueden ocasionar estos perros son elevados.

Hay un listado de razas que están dentro de las PPP, pero lo cierto que cualquier perro de gran tamaño puede ser considerado como PPP, aunque no esté en el anexo de razas y cada Comunidad Autónoma puede añadir razas a su voluntad.

De esta manera, si nuestro perro mide más de 50 cm y es musculoso lo mejor es hacerle un seguro de razas PPP para curarnos en salud ante lo que pudiese pasar.

Este tipo de seguros tienen algunas coberturas más

Tanto en el caso de los seguros de responsabilidad civil para perros que no están dentro de las razas PPP como en los que los seguros de los que sí que lo están, suele haber unas coberturas extras que están incluidas en el precio.

Casi siempre hay un teléfono de información en el que nos asesoran sobre veterinarios, tramites con la administración, hoteles que admiten mascotas, etc.., y suelen pagar los gastos cuando necesitamos poner anuncios porque nuestro perro se ha extraviado o nos abonan el precio de compra de un cachorro si tenemos la mala suerte de que nuestro perro muere.

Seguro veterinario para perros

Podemos decir que el seguro de responsabilidad civil es el más básico y que el intermedio es el seguro veterinario para perros, que haciendo un símil con el mundo de los seguros para coches sería el seguro a terceros ampliado.

Como decíamos al principio, en el caso de las mascotas las coberturas no están tan estandarizadas, de manera que hay una enorme variación en las pólizas, aunque en este caso la cobertura principal en todos ellos es la atención veterinaria en caso de accidente.

El ejemplo más típico sería un atropello a nuestra mascota, un problema que entra dentro de lo que la compañía considera como accidente y por tanto cubrirían la atención.

Antes de contratar un seguro de este tipo hay que ver qué es lo que la aseguradora entiende por accidente para no llevarnos sorpresas agradables cuando necesitemos hacer uso de la cobertura que hemos contratado.

En cuanto a la cuantía de los gastos cubiertos para curar a nuestro perro depende de lo que paguemos y de la compañía. Unas reembolsan los gastos del veterinario hasta un límite fijo, mientras que otras lo que hacen es devolvernos un tanto por ciento de los gastos o hacernos pagar lo que ellos llaman “franquicia” para acceder a servicios veterinarios más económicos.

Esto es importante aclararlo, ya que no existe un seguro para perros que tenga asistencia ilimitada. Los gastos veterinarios son caros y por eso cada póliza que contratemos tiene un límite del cual no pasan. Llegados a él no se hacen cargo de más facturas.

Pueden tener alguna cobertura más, como pagarnos los gastos de sacrificio e incineración, los daños a terceros o la asistencia telefónica.

Seguro para perros a todo riesgo

Este tipo de seguro es el mejor y el más caro, y cubre la asistencia veterinaria en cualquier circunstancia, sin que sea necesario que medie un accidente.

Como siempre, las coberturas varían dependiendo de lo que paguemos y de las compañías, pero se suelen hacer cargo de cualquier enfermedad que surja, operaciones, medicamentos, etc.

Por supuesto, aunque el seguro sea a todo riesgo no lo cubren todo, pues si leemos la letra pequeña vamos a ver que en todas las pólizas hay un máximo y cuando lleguemos a esa cuantía ya no pagarán más gastos.

Hemos visto que hay cifras máximas que podemos decir que siguen un cierto estándar en este tipo de seguros, siendo las más comunes las de 1.000 y 2.000 euros, unas cuantías que dependerán de lo que paguemos por la póliza.

Esto significa que si tenemos contratado un seguro a todo riesgo con un máximo de 1.000 euros y nuestro perro sufre una enfermedad, el seguro pagará hasta esos mil euros, haciéndonos nosotros cargo del resto.

También tienen otras coberturas que no se reducen a pagar los gastos cuando el animal enfermo y algunas pólizas cubren incluso las visitas veterinarias a domicilio si el perro enferma o los gastos de una residencia canina si es el dueño el que acaba en el hospital.

¿Qué compañías ofrecen estos seguros?

Hay decenas de aseguradoras que nos ofrecen estas pólizas para perros, aunque las mayoría de ellas son las compañías que todos conocemos por los seguros de coche, moto u hogar. Dejamos una pequeña lista a continuación:

Estas son solo algunas de las empresas aseguradoras que aseguran perros y como idea os podemos decir que preguntéis a vuestra compañía, sobre todo si tenéis con ellos varios seguros algo que es muy común en nuestro país.

En este caso vamos a tener lo que se llama “poder negociador” y es probable que podamos obtener una póliza con unas buenas coberturas a un buen precio, algo que harán para no perdernos como clientes.

Si no somos “buenos clientes” de una aseguradora en concreto, lo mejor es que dediquemos unas horas a ver qué precios nos dan por las pólizas las distintas aseguradoras y hacer nuestros cálculos, decidiendo si merece o no la pena tener un seguro para nuestro perro (sin contar los de responsabilidad civil en las razas PPP que son obligatorios)

0/5 (0 Reviews)

Deja un comentario