¿Comida deshidratada o natural cocinada para perros?

A la hora de comprar comida para tu perro es muy probable que te formules la siguiente pregunta: ¿es más saludable la comida deshidratada o la natural cocinada? Por ello, vamos a describirte las características de cada alternativa para que selecciones la que mejor encaje con las necesidades específicas de tu mascota.

¿Qué es la comida deshidratada y cuáles son sus ventajas?

Se denomina así a la comida compuesta por ingredientes como la carne, la fruta y las verduras. Asimismo, hay alternativas vegetarianas para que tu perro pueda comer dependiendo de su estado. Lo habitual es que se emplee como dieta diaria y también en casos específicos (el embarazo de tu perra, una infección intestinal que pueda tener tu peludo o cualquier otra dolencia digestiva).

Comida deshidratada o comida natural cocinada
Obedient healthy dog posing with barf raw diet consisting meat, fish, vegetable, eggs on white background

El proceso de fabricación consiste en preparar los ingredientes y someterlos a un proceso de deshidratación a una temperatura máxima de 90 grados. La eliminación del agua supone que el aporte nutricional cuadruplique al de los ingredientes en crudo. Solo tienes que añadir un poco de agua caliente, mover bien la mezcla y servirlo para que tu mascota disfrute de una comida sabrosa y a su medida.

Sus beneficios

Basta con repasar su contenido para comprobar su idoneidad. Lo habitual es que no se incluyan productos químicos, potenciadores del sabor o colorantes. Además, se apuesta siempre por mantener unos porcentajes bastante altos de carne, verduras y frutas. Repasamos ya otras ventajas como:

  • La rapidez de preparación. Es suficiente con calentar un poco de agua en el microondas durante dos minutos, remover y servir.
  • Su durabilidad. Aunque no tiene conservantes, siempre te va a durar más que cualquier otra opción enlatada que puedas comprar y que termina por oxidarse en cuanto le da el aire.
  • La adaptabilidad a cualquier tipo de dieta. Tu perro puede padecer alergias o intolerancias que se agravan con el consumo de piensos secos o comidas enlatadas. Asimismo, ambas opciones pueden ser más proclives a la aparición de bacterias, insectos y otros elementos que terminan por alterar el aparato digestivo de tu perro. La comida deshidratada reduce sensiblemente esta posibilidad y se convierte en una opción muy recomendable.
  • La rentabilidad. Solo tienes que tener en cuenta que con cuatro kilogramos de comida deshidratada para perros puedes lograr hasta 16 de comida hidratada. Haz los cálculos pertinentes para descubrir si esta es la opción que más te conviene.

La comida natural cocinada, una apuesta distinta para alimentar a tu peludo

El auge de este tipo de comida para perros está totalmente justificado. Si bien la comida deshidratada es cómoda, práctica y rentable, no es menos cierto que, salvo que elijas un producto excelente, puede no ser suficiente para mejorar el aporte nutricional que necesita tu fiel amigo. Sin embargo, la comida natural está diseñada por nutricionistas y presenta un adecuado equilibrio de sus ingredientes.

Así, cada toma es mucho más completa al incluir proteínas, vitaminas, minerales en la dosis diaria más recomendable. Las porciones suelen ser personalizadas y este tipo de dieta comparte con la anterior que tampoco utiliza ningún tipo de conservante, químico, cereal o aditivo para reforzar su composición. Respecto a su preparación, tras la selección de los ingredientes (carnes magras, pescado azul, frutas y verduras principalmente) se cocinan a baja temperatura para mantener su jugosidad. En algunos casos, se incluyen también vísceras, por su aporte de minerales, o huesos triturados para mejorar la cantidad de calcio de cada ingesta.

Las ventajas de la comida natural cocinada

La principal es que resulta muy sabrosa para tu animal y que se parece muchísimo a la comida casera que tanto le gusta. Al mismo tiempo, es importante destacar que:

  • Potencia el sistema inmunitario del perro al tratarse de ingredientes naturales.
  • Mejora la hidratación, ya que el porcentaje medio de contenido en agua es del 65 %.
  • Fortalece la dentadura, elimina la placa dental y combate la halitosis.
  • Incide en la mejora del aspecto del pelo y en la fortaleza de las uñas.
  • Protege el aparato digestivo al contener una cantidad adecuada de fibra.
  • Cada menú está diseñado por veterinarios y se puede personalizar dependiendo de la edad, el peso y la raza de tu perro.

A lo anterior debemos añadir que resulta muy fácil de preparar y que tras un corto periodo de adaptación se convertirá en la opción favorita de tu mascota.

¿Con cuál te quedas?

Vamos a realizar una comparativa más concreta entre las características de cada una de ellas para que sepas cuál elegir:

  • Preparación. La deshidratada pierde el agua 90 grados y la cocina se consigue a la misma temperatura.
  • Aporte nutricional. El porcentaje de carne, pescado, fruta y verdura es bastante similar en ambos casos.
  • Nivel de humedad. En este punto la ventaja de la comida natural cocinada es ligeramente superior, pero no olvides que la deshidratada necesita agua para que la puedas servir.
  • Adaptabilidad a cada perro. En ambos casos es absoluta.
  • Precio. Teniendo en cuenta la rentabilidad de la deshidratada y la calidad de la cocinada, la variación de precios es insignificante.
  • Ingredientes. La deshidratada suele incorporar algunos suplementos a base de semillas para reforzar el contenido. La cocinada solo incluye elementos naturales. Si quieres que tu perro siga una dieta BARF, deberías elegir la segunda opción.

Como has comprobado, ambas dietas son bastante similares y solo algunos matices podrían ayudarte a que la balanza se incline hacia uno u otro lado. En el enfrentamiento comida deshidratada vs. comida natural cocinada no hay una vencedora clara. Te recomendamos que pruebes las dos y que sea tu perro quien decida al respecto. No olvides que el objetivo final es conseguir que mejore su alimentación y que su estado de salud sea el mejor posible. De ti depende ponerte ya manos a la obra y remodelar la dieta de tu mascota. Seguro que encuentras la dieta perfecta para que el bol de comida quede siempre limpio tras cada toma.

Nuria Capdevila