Alimentos para mejorar la salud bucal canina

La mayoría de los perros que se alimentan con productos procesados (pienso o latas de gama baja), presentan grandes cantidades de sarro, además de ser perjudiciales para la salud. En este blog comentaremos qué tipo de alimentación es la más adecuada para evitar la aparición de sarro, algunos métodos preventivos para evitar que aparezca y las consecuencias que puede tener en la salud de nuestros perros el hecho de que exista sarro. Te contamos cuáles son los mejores alimentos para mejorar la salud bucal canina.

¿Qué debe comer nuestro perro para prevenir la aparición de sarro?

Algunas de las preguntas más frecuentes que nos hacemos son:

  • ¿La comida cocinada provoca sarro?
  • ¿No es mejor el pienso porque favorece la masticación?
  • ¿Cómo puedo reducir el nivel de sarro de mi perro?

Normalmente, el sarro en perros tiene lugar cuando su alimentación no es adecuada y cuando no se favorece la masticación ni la higiene bucal con lo que se ingiere. De esta forma, los restos de comida se acumulan en la base de los dientes a diario, originando microorganismos que se adhieren y conforman lo que se conoce como placa bacteriana o dental. Esta acumulación de placa puede ocasionar lo que se conoce como halitosis canina (mal aliento), provocando un color amarillento en los dientes de los perros.

Un perro alimentado con comida natural no presentará problemas bucales o al menos se retrasarán, ya que los alimentos frescos y naturales no se adhieren a los dientes. Aparte de ofrecer comida natural, podemos ofrecer masticadores naturales y suplementos para prevenir su aparición.

Métodos preventivos para evitar la aparición de placa bacteriana

Ofrecer comida natural a nuestro perro, de acuerdo con algunos estudios, mejora considerablemente la salud bucal de los perros. De hecho, si queremos evitar la prevención de sarro y problemas de encías, debemos evitar la comida procesada tanto como sea posible. Por otro lado, la salivación es también un motivo de la aparición de sarro en los perros, sobre todo, en algunas razas como las pequeñas o las toy, ya que su saliva es mucho más ácida y el esmalte mucho más pobre.

En cuanto a la masticación, los perros necesitan morder, puesto que forma parte de su naturaleza. Es importante saber que el hecho de que coman pienso NO cubre sus necesidades de masticación. Por tanto, es recomendable ofrecer masticadores naturales para liberar tensiones, fortalecer encías y limpiar los dientes de manera natural. Algunos ejemplos serían: tripa verde de vacuno, nervio de toro, escápula de vacuno, tráquea, caravaca, oreja de cerdo o conejo, tendón de vaca, entre otros.

Los huesos recreativos también son de lo más recomendables, ya que ofrece al perro un estímulo mental a la vez que un entretenimiento perfecto. Algunos ejemplos de estos huesos serían: cuerno de búfalo, cuerno de vaca y rótula de vaca (sin cocinar, previamente congelado), y astas de ciervo.

Si, por desgracia, ya hemos detectado la presencia de sarro en nuestro perro, es necesario trabajar en ello. En este sentido, será fundamental incluir algunas algas en la comida para que ayuden a reducir la placa de sarro. En concreto, el alga Ascophyllum nodosum es una de las mejores, puesto que combate las bacterias presentes en la boca.

Consecuencias de la aparición de sarro en la salud bucal canina

El sarro puede causar problemas de salud bucal canina, pero también otras complicaciones que se extienden más allá de la boca del perro:

  • Gasto veterinario: limpiezas bucales que suponen anestesiar al animal.
  • Pérdida de piezas dentales y molestias asociadas.
  • Gingivitis o periodontitis: ambas son infecciones que afectan a las encías. Sus consecuencias van desde molestias a dolor intenso, inflamación, etc.
  • Infecciones en órganos vitales: algunos de los órganos más afectados son el riñón y el corazón, aunque no se limita a ellos. En este sentido, si la infección producida por el sarro se transmite por torrente sanguíneo a órganos vitales, la salud de nuestro perro se verá gravemente comprometida.

Lo mejor, por tanto, será siempre optar por una alimentación 100% natural, elaborada con ingredientes naturales, libres de cereales, sin químicos ni saborizantes, y que además proporcionen y cubran las necesidades nutricionales de nuestros peludos. Los menús de Dogfy Diet se encuentran cocinados a baja temperatura, los ingredientes son 100% naturales y están envasados al vacío. Además, las raciones se entregan en la puerta de la casa del cliente en bolsitas diarias personalizadas para el perro, que contienen la cantidad exacta que necesitan para el día. Se encuentra también a nuestra disposición un equipo nutricionista que se encarga de hacer un seguimiento a todos los perros, servicio que se encuentra incluido en la cuota de suscripción, para que al peludo no le falte de nada.