¿Cómo saber si el alimento le hace mal a mi perro?     

Como dueños responsables, es crucial estar atentos a la alimentación de nuestros perros para garantizar su bienestar y salud. Aunque los perros pueden comer una variedad de alimentos, es posible que algunos ingredientes les causen intolerancia o alergias alimentarias. Identificar si un alimento le hace mal a tu perro es fundamental para evitar complicaciones y proporcionarle una dieta adecuada. En este artículo, te hablamos sobre las señales de intolerancia y alergias alimentarias en los perros, así como algunas pautas para determinar qué alimentos pueden no ser adecuados para tu mascota.

Entendiendo la intolerancia y las alergias alimentarias en los perros

Por un lado, la intolerancia alimentaria en los perros se produce cuando el sistema digestivo tiene dificultades para procesar ciertos ingredientes, lo que suele deberse a la falta de enzimas digestivas específicas. Por otro lado, las alergias alimentarias son respuestas inmunológicas exageradas del organismo ante la presencia de ciertos alimentos. Estas reacciones alérgicas pueden desencadenar una variedad de síntomas incómodos o incluso peligrosos para la salud del perro.

alimentación natural para prevenir alergias e intolerancias
Bowls of fresh ingredients for a healthy animal diet for your dog or cat with raw beef, liver, chicken, vegetables, grains and rice on a rustic wood background with copy space

Señales de intolerancia y alergias alimentarias en los perros:

Estas son algunas de las señales de alergias alimentarias en los perros, por lo que debes estar muy atento a ellas si quieres saber si un alimento le hace mal a tu perro:

Problemas digestivos: Si tu perro experimenta diarrea, vómitos, gases excesivos o heces anormales después de comer ciertos alimentos, puede ser un indicio de intolerancia o alergia alimentaria.

Irritación en la piel: Las alergias alimentarias en los perros también pueden manifestarse a través de problemas en la piel, como picazón, enrojecimiento, descamación o erupciones cutáneas. Presta atención a cualquier cambio en la piel de tu perro después de consumir ciertos alimentos.

Problemas respiratorios: Algunos perros pueden presentar síntomas respiratorios como estornudos, tos, congestión nasal o dificultad para respirar debido a una reacción alérgica a ciertos alimentos.

Problemas en las orejas: Las intolerancias o alergias alimentarias también pueden manifestarse en forma de infecciones recurrentes en los oídos. Si notas que tu perro presenta oídos rojos, irritados o con mal olor después de consumir ciertos alimentos, podría ser un indicio de una reacción alérgica.

Cambios en el comportamiento: Algunos perros pueden mostrar cambios de comportamiento después de consumir alimentos que les causan intolerancia o alergias. Estos cambios pueden incluir irritabilidad, letargo, hiperactividad o cambios en los patrones de sueño.

Cómo determinar qué alimentos le hacen mal a tu perro

Si crees que tu perro sufre de alergias alimentarias, es importante que prestes atención a los siguientes puntos para encontrar cuáles son los alimentos que pueden estarle causando estos problemas:

Observa los síntomas: Si notas alguno de los síntomas mencionados anteriormente después de que tu perro consuma ciertos alimentos, es importante llevar un registro de los alimentos que ha consumido y los síntomas que ha experimentado. Esto te ayudará a identificar patrones y determinar qué alimentos específicos pueden estar causando las reacciones adversas.

Prueba de eliminación: Una forma efectiva de identificar qué alimentos le hacen mal a tu perro es realizar una prueba de eliminación. Esto implica eliminar gradualmente ciertos ingredientes de la dieta de tu perro y observar si los síntomas mejoran. Luego, se reintroducen los alimentos uno por uno para identificar cuál de ellos está causando la reacción adversa.

Consulta con un veterinario: Si sospechas que tu perro tiene intolerancia o alergia alimentaria, es fundamental buscar el consejo de un veterinario. Este profesional podrá efectuar pruebas más específicas, como pruebas de alergia, y proporcionar orientación profesional sobre la dieta y los alimentos adecuados para tu perro.

¿Cómo evitar las alergias alimentarias con la dieta BARF?

La dieta BARF puede ser una opción beneficiosa para prevenir o reducir las alergias alimentarias en los perros:

Ingredientes naturales y sin procesar: La base de la dieta BARF consiste en proporcionar alimentos crudos y naturales a los perros. Esto implica evitar alimentos procesados, que a menudo contienen aditivos y sustancias que pueden desencadenar alergias.

Rotación de proteínas: La dieta BARF permite la rotación de diferentes fuentes de proteínas, lo que ayuda a prevenir la sensibilización a un solo tipo de proteína. Al alternar entre carnes como pollo, pavo, cordero, ternera, pescado, entre otros, se reduce el riesgo de desarrollar alergias a una proteína específica.

Evitar alérgenos comunes: Algunos alimentos son más propensos a desencadenar alergias en los perros. Entre ellos se encuentran el trigo, el maíz, la soja y los lácteos. En la dieta BARF, se evitan estos ingredientes, lo que reduce la exposición a posibles alérgenos y minimiza el riesgo de reacciones alérgicas.

Introducción gradual de nuevos alimentos: Al agregar nuevos alimentos a la dieta BARF, es importante hacerlo de manera gradual y controlada. Esto permite detectar cualquier reacción alérgica o intolerancia alimentaria antes de que se convierta en un problema más grave. Observa cómo reacciona tu perro a cada nuevo alimento y ajusta la dieta en consecuencia.

Suplementos y aditivos naturales: Para asegurar que tu perro obtenga todos los nutrientes necesarios, puedes complementar la dieta BARF con suplementos naturales, como aceite de pescado para los ácidos grasos omega-3, o probióticos para mantener un sistema digestivo saludable. Estos suplementos ayudan a fortalecer el sistema inmunológico y a reducir el riesgo de alergias.

La identificación de intolerancias y alergias alimentarias en los perros es esencial para garantizar su bienestar y salud a largo plazo. Observar los síntomas, llevar un registro de la dieta y realizar pruebas de eliminación son pasos cruciales para determinar qué alimentos le hacen mal a tu perro. Recuerda siempre consultar con un veterinario para obtener un diagnóstico preciso y recibir orientación experta. Y, si quieres probar la dieta BARF con descuento, usa este cupón que hemos conseguido para ti.

Nuria Capdevila