Dieta barf para cachorros ¿cómo introducirla?

Dogfy Diet

Dieta BARF Cocinada

¡Pruébalo ahora con un 20% de descuento para probar durante 14 días!

Vamos a tratar de superar algunos de los miedos acerca de la alimentación de nuestros perros, empezando por hablar de la dieta BARF.

Cuando adquieres un cachorro, las preguntas que te surgen son muchas, ya que quieres asegurarte de que le estás dando lo mejor en todo momento. Deseas cubrir todas sus necesidades, y la preocupación suele agravarse cuando se trata del primer perro.

Partiendo de la base de que siempre querremos darle lo mejor, vamos a buscar informarnos mucho acerca de lo que más le conviene. Precisamente porque existe mucha información, también existen muchas dudas y mitos.

¿Qué comida le doy? Esta pregunta es de las más recurrentes cuando obtenemos un perrito. ¿Cuál es la opción más válida? Oímos hablar a personas que pasean sus perros por el parque, intentando adivinar cuál es la mejor alternativa.

A lo largo de los años siempre hemos oído que el pienso es la mejor opción para cubrir las necesidades alimenticias de un perro. Pero la verdad es que, si tu cachorro pudiera hablar, te diría lo que realmente le gustaría comer y lo que se adapta más fácilmente a su organismo. Y seguramente no sea el pienso.

¿Cuándo puedo empezar a darle dieta BARF a mi cachorro?

Si lo permite la madre, es bueno que los cachorros puedan tomar la leche materna hasta las nueve semanas de edad. A partir de las cuatro semanas de edad, sería momento de empezar a administrar una dieta natural, cuando el cachorro empieza a mostrar interés por el alimento de la madre.

No es necesario pasar por el pienso, es más, recomendamos evitarlo. De esta forma, la transición a la dieta BARF no será tan larga ni estricta de hacer, y tu cachorro se adaptará perfectamente a ésta. Podemos empezar a ofrecer carne a los cachorros a partir de la cuarta semana de su vida.

Si tu cachorro come pienso, debe pasar por una transición:

La introducción a la dieta siempre depende de la alimentación que se le haya ofrecido desde el momento de su nacimiento. Si ha comido pienso desde sus inicios, es importante que se haga una transición para que su sistema digestivo pueda adaptarse a la nueva comida real. Hacer este cambio es algo que resultará muy positivo para nuestro perro, y además es un proceso bastante rápido.

De hecho, hacer la transición de un cachorro a la dieta BARF es mucho más sencillo que hacerla si el perro es adulto.

Tipos de transición:

  1. Transición rápida: se realiza de un día para otro, en un día se le ofrece su comida de siempre y al día siguiente empezamos a suministrarle dieta cruda. Esta transición resulta ideal para cachorros, ya que no han pasado demasiado tiempo comiendo alimentos procesados.
  1. Transición gradual: se combina el alimento anterior (normalmente pienso) con el nuevo (dieta natural). Poco a poco se van disminuyendo las cantidades del alimento anterior y se introduce más cantidad de comida natural, hasta que las tomas empiezan a ser 100% de comida real en unos pocos días.

La transición puede empezarse con un 90% de pienso y un 10% de dieta natural. Se recomienda esperar un par de días y controlar que todo esté en orden, sobre todo vigilando las heces. Después de este tiempo, se vuelve a disminuir el porcentaje de pienso a un 80% mientras aumentas la dieta natural a un 20%. A partir de ese momento, debes continuar disminuyendo la cantidad de pienso progresivamente mientras aumentas el porcentaje del nuevo alimento, dando las comidas siempre en tomas separadas y nunca mezclando comida cruda y pienso en el mismo plato.

Es importante iniciar con un solo tipo de proteína, preferiblemente carne picada. Esto se explica porque su madre, en la naturaleza, regurgitaría el alimento para que su cachorro pueda digerirlo más fácilmente. Por regla general, a no ser que tengan una intolerancia o alergia a alguna proteína de ave, los cachorros suelen tolerar mejor la carne de pollo y pavo, además de ser alimentos muy palatables.

Factores en la dieta BARF de tu cachorro a tener en cuenta:

La frecuencia en la alimentación de un cachorro es algo diferente a la de un adulto. Los cachorros deben comer 3 o 4 veces al día en cantidades pequeñas y es importante re-calcular las cantidades todas las semanas, porque están en etapa de crecimiento constante. Un cachorro necesita entre 4 y 8% de comida respecto de su peso corporal (contando carne, verduras y huesos). En algunos casos el porcentaje aumentaría hasta un 10% de su peso debido a que sus huesos, articulaciones, tendones y ligamentos están en crecimiento, a diferencia de los perros adultos, cuyos cuerpos están simplemente en mantenimiento.

¿Cómo asegurarme de que la dieta es equilibrada y segura?

Hoy en día existen muchas opciones para alimentar correctamente a un cachorro con dieta natural, pero no resulta fácil conseguir que la dieta sea equilibrada y variada, requiere mucho tiempo y es altamente recomendable disponer de un profesional de la nutrición canina para que nos sirva de guía.

Cada perro tiene unas necesidades nutritivas distintas, por ello no es válido usar una dieta base teniendo en cuenta solamente su peso. Las cantidades también son muy importantes, y son más difíciles de calcular, especialmente si tenemos un cachorro.

Debe existir un balance entre la proporción de huesos carnosos, carnes, vísceras, frutas y verduras; teniendo en cuenta el valor energético del alimento, la proteína, la relación calcio-fósforo, entre otros.

Debemos de tener en cuenta que suministrar dietas crudas no elimina la presencia de bacterias, ya que éstas no mueren en el proceso de congelación, solo se consigue inhibir su crecimiento, pudiendo provocar así que se generen toxinas en el tracto digestivo del perro o una indigestión. La dieta BARF cruda es una excelente opción, pero no a todos los perros les sienta bien. Una forma de reforzar esta seguridad de eliminar las posibles bacterias presentes en la carne cruda, la encontramos en la dieta natural cocinada para perros. La comida cocinada es la vertiente más innovadora en cuanto alimentación perruna, que actualmente es ofrecida por Dogfy Diet. Además, se ofrecen menús completos y equilibrados, cocinados a baja temperatura para conservar todos los nutrientes y vitaminas, pero sin la preocupación de que puedan existir estas bacterias.

Además, Dogfy Diet ofrece la comodidad de personalizar en raciones diarias la comida, con un seguimiento en salud y nutrición del perro de la mano de una nutricionista canina especializada en comida natural, mira lo que opinan de esta empresa otros usuarios.

La nutricionista canina recomienda los menús que el cachorro necesita, controlando su crecimiento cada 15 días y ofreciendo asesoramiento para ajustar su dieta y recomendar los suplementos nutricionales más adecuados para cada caso.

Deja un comentario

Te ayudamos!! Pregúntanos
//
Seleccionar el mejor pienso
Toppercan
¿Te puedo ayudar en algo?