Boerboel, el can africano

El Boerboel es un perro originario de África. Durante las colonizaciones europeas, los perros utilizados en las granjas africanas se empezaron a cruzar con los perros que llevaron los colonos. Eran perros molosos, tipo mastín, bulldog y dogo, que dieron como resultado un perro que, en esos tiempos, sería llamado “Boeleboel”, que eran muy apreciados por los granjeros africanos (boeren).

Durante el s. XX, este perro, tenía unas características propias, y se conocieron como “Boele”. Sin embargo, más adelante, debido a que los granjeros se iban a las ciudades, y la tierra granjera se urbanizaba, los perros se entrecruzaban con otras razas, y esto no gustó, pues necesitaban un perro fuerte, que trabajara, peleara y los protegiera. No podían tolerar de ningún modo que los perros tuvieran mal comportamiento , temperamento o tuvieran enfermedades.

Tanto se estaba cruzando, que el “Boele”, empezó a desaparecer. Por lo que se tomó la iniciativa de crear el S.A.B.T (Asociación Sudafricana de Criadores de Boerboel) y la Asociación de Élite de Boerboels Sudafricana (E.B.B.A.S.A.) para controlar la cría y mantener al Boerboel como perro original de Sudáfrica, distinguirlo de el resto de las razas y hacer cumplir el estándar.

A día de hoy, la raza Boerboel, todavía no está completamente saneada y aún está en proceso de creación.

CARACTERÍSTICAS

De apariencia amenazante e imponente.

Empecemos por su cabeza, la parte más importante, ya que demuestra su carácter. Es cuadrada, musculosa, ancha y profunda. Con las mejillas rellenas. Las orejas tienen un tamaño mediano que cuelgan en “V” y están bien separadas. Su hocico es negro con unos orificios nasales anchos. No tiene un stop muy marcado (ya dijimos que, el stop, es la depresión que hay entre los ojos). Tiene una mandíbula fuerte y ancha, con una dentadura bien desarrollada y espaciada, con 42 blancos dientes. Tiene un cuello fuerte y un pecho ancho.

Es un perro grande, musculoso, bien proporcionado, fuerte y potente. Pueden llegar a pesar hasta 90 kilos los machos, y hasta los 80 kilos, las hembras, y medir hasta 70 centímetros. Su cuerpo es ancho y corto. El pelo es corto y liso y sus colores pueden ser gris, atigrado, amarillo o marrón. La máscara negra puede tenerla, o no. El color de sus ojos está entre el marrón oscuro y el miel o amarillento.

Olfato evolucionado y vista limitada.

Fuertes piernas y ladrido grave, características únicas de esta raza.

TEMPERAMENTO Y COMPORTAMIENTO

Es inteligente, seguro de sí mismo, fiel, equilibrado, afectuoso con sus dueños, y obediente. Es juguetón con los miembros de su familia y, cariñoso y paciente con los niños.

Tiene un alto instinto protector y guardián hacia los suyos. No suele fiarse de los extraños y, con otros perros, tendrá una actitud dominante y no se suele llevar bien, a no ser que se hayan criado juntos o les hayan presentado de una forma correcta. Si no, sacarán su lado desconfiado y territorial.

Siempre que tenga una educación adecuada desde cachorro, el Boerboel, será un perro calmado, equilibrado, y seguirá las órdenes de su dueño. A pesar de su aspecto, es muy inteligente. Un perro leal, que adora a su dueño y que le encanta estar en familia y recibir atención. Siempre quiere ser partícipe de las actividades de la familia.

El comportamiento de este perro, estará ligado al comportamiento de su dueño, así que si éste es demasiado agresivo, el perro también lo será, y si tiene un dueño demasiado indeciso, permisivo o no tiene carácter, el Boerboel tomará las decisiones por él. Por eso, este perro, al tener un carácter fuerte y, para nada fácil, necesita un propietario que tiene que haber tenido una experiencia previa con razas grandes. Hay que hacerle entender, que él no dirige, aunque sea el guardián de la familia. No hay que tener un perro guardián descontrolado, sino un perro seguro de sí mismo y equilibrado. Debemos hacerlo todo desde el respeto, entrenándolo en positivo, y nunca enfrentarnos a él pues, debido a su instinto de lucha y protección, se podría volver en nuestra contra. Se debe tener una buena impregnación y sociabilización desde bien cachorro, teniendo en cuenta que en su etapa adulta podrá llegar a pesar 90 kilos, y a esa edad, tendrá que estar completamente educado e integrado en el entorno y en el grupo social.

Si hay tranquilidad y un buen vínculo, se hace ejercicio y se mantienen las normas, el Boerboel será obediente y equilibrado como el que más. Muchos de los dueños de estos perros, están contentos y dicen que son muy especiales. El mejor perro de todos.

SALUD

Esta raza, puede llegar a vivir de 10 a 12 años.

Los problemas de salud que se pueden presentar en esta raza, debido en parte, a su gran tamaño y peso, son la displasia de cadera, la torsión de estómago, problemas de tiroides y de corazón.

CUIDADOS

El alimento diario será de unos 600 a 800 gramos y debe ser equilibrado. Se recomienda un pienso seco de alta energía.

Para mantener un pelo bonito, a parte de una alimentación buena, es necesario, al menos, cepillarlo y bañarlo  una vez al mes.

Debido también a su tamaño, no puede estar en sitios reducidos. No podrá estar en casas o apartamentos. Es un perro para entornos rurales. Si no quema energía a diario, se puede volver agresivo y destructivo.

Es ideal para él, darle largos paseos cada día, sin hacerlos correr ni agotarlos. Por su peso, hay que dejarles descansar y proporcionarles agua con frecuencia.

Boerboel, una raza leal, protectora, cariñosa, obediente e inteligente. Una raza poco conocida. Una raza única.

¿Te ha resultado útil esta publicación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *