Las intoxicaciones son causas muy comunes de visitas al veterinario. Por desgracia, en muchas ocasiones conocer la etiología de dicha intoxicación es muy complicado. En el siguiente artículo, explicaremos la terapia tras intoxicación en perros. ¿Quieres saberlo todo? ¡Sólo tienes que continuar leyendo!
Terapia tras la intoxicación en perros
La terapia tras la intoxicación en perros debe realizarse cuanto antes mejor, evitando mayores complicaciones

¿Qué es una intoxicación?

Una intoxicación es la manifestación clínica de la toxicidad de una sustancia., es decir, hay una alteración de equilibrio fisiológico, lo que se expresa como una enfermedad. Las intoxicaciones tienen distintas clasificaciones. Pueden ser accidentales por causas ambientales, medicamentosas, etc o pueden ser intencionadas, como por ejemplo las provocadas (cebos) o voluntarias (suicidios, abortos).

Diagnóstico de las intoxicaciones

Al igual que para el resto de las enfermedades, un correcto diagnóstico es imprescindible para un tratamiento exitoso. Ya hemos comentado que conocer la etiología de la intoxicación en muchas ocasiones resulta laborioso. Es por ello, que el proceso debe hacerse de manera minuciosa y prestado mucha atención a todos los detalles. Como cualquier enfermedad, la anamnesis juega un papel fundamental. El veterinario deberá preguntar al propietario del animal todo lo que pueda facilitar el diagnóstico. Esto es alimentación, tratamientos, antecedentes, como y cuando aparecieron los síntomas, tipo de síntomas, etc. Según la evolución de la intoxicación, podremos decantarnos por una etiología u otro. Es decir, por ejemplo, las sobredosis cursan con una evolución aguda. También es muy importante conocer la vías de entrada. Conocer la clínica y los síntomas son muy importantes para el diagnóstico. Es muchas ocasiones, los procesos son inespecíficos, complicándolo aún más. Entre los síntomas más comunes encontramos: ataxia, hipersalivación, síntomas neurologicos, temblores musculares, depresión, vómitos, diarrea, hiper o hipotermia o hemorragia. Por último, se deben realizar todas las pruebas diagnósticas necesarias, como una bioquímica general. Además, la radiología, el TAC (tomografía axial computarizada) o la endoscopia pueden ayudar a llegar a un diagnóstico asertivo.
Terapias tras intoxicación en perros
Un diagnóstico precoz es fundamental si tu mascota es intoxicada

Vía digestiva: terapia tras intoxicación en perros

Si el veterinario recibe una llamada de un propietario debido a una intoxicación, te dará las instrucciones de primeros auxilios en estos casos. Además, deberás llevarle (si es posible) la sustancia sospechosa (por ejemplo intoxicación por plantas) junto con tu mascota. Llevar muestras de vómitos (en caso de que estén presentes), en un recipiente limpio puede ser de gran utilidad para el diagnóstico. Por último, es muy importante llevar de urgencia a un centro veterinario a tu mascota. así que no lo dudes y ve lo más rápido posible. Esto podría salvarle la vida a tu perro.

Terapia de emergencia

Una vez en la clínica veterinaria, se procederá a la terapia tras intoxicación en perros. Lo principal y más importante es mantener con vida al animal, es decir, se debe actuar de emergencia. Para esto, el veterinario realizará un tratamiento de shock. Es muy importante controlar la respiración y la presión arterial. Se debe aliviar el dolor, administrar los fármacos (diazepam, fenobarbital y pentobarbital) necesarios en caso de convulsiones, controlar la temperatura corporal y la pérdida de electrolitos y fluidos mediante fluidoterapia siempre que sea necesario.

Tratamiento evacuante

Después de esto, y siempre controlando todas sus funciones vitales, se procederá a una tratamiento evacuante. Se intenta impedir la absorción. Dependerá del tóxico y del tiempo que haya transcurrido desde el contacto con el tóxico. Evacuación gástrica Debe realizarse en un periodo de 30 a 60 minutos. Transcurrido este tiempo no se confirma su eficacia. Para este proceso se utilizan eméticos y  estos no se utilizan en casos de: ácido o álcali fuerte, productos destilado del petróleo, el animal se encuentra comatoso o semicomatoso, en animal está muy débil o es un tóxico desconocido. Entre los eméticos utilizados en perros encontramos agua caliente +NaCl, apomorfina o ipecacuana. El vómito debería ocurrir a los 10-15 minutos. Si esto no ocurre, se debe repetir la dosis. Lavado/aspiración gástrica  Este procedimiento es eficaz, aunque no es recomendable después de las 2 horas postingestión. No se realiza en pacientes que estén en coma. El proceso consiste en anestesiar al animal, pasarle un tubo haca el estómago a través de esófago, ponerlo es la postura adecuada y proceder al lavado gástrico. Para ello se administra agua o solución salina. Esto debe repetirse hasta que el líquido expulsado sea claro.

Terapia neutralizante

Su función es la de evitar la absorción. Es más eficaz usándolo junto con los eméticos o lavado de estómago. El carbón activo es una de las sustancias utilizadas en este proceso.

Terapéutica de eliminación renal

Se intenta incrementar la eliminación de orina, es decir, la diuresis. Esto se hace porque los tóxicos  que se excretan por la orina, pueden eliminarse más rapidamente si aumentamos la velocidad de la filtración glomerular. Como todas las cosas, tiene sus desventajas. Hay peligro de deshidratación, desequilibrios electrolíticos y ácido-base.

Terapia antidótica

Esto es muy importante. Se usan quelantes (antidotismo químico), antagonistas (antidotismo fisiológico) y suerto-anti (antidotismo biológico).
Terapia tras intoxicación en perros
La terapia antidótica es de gran utilidad en la intoxicación en perros

Vía inhalatoria: terapia tras intoxicación en perros

El perro que presenta la intoxicación debe ser situado en un lugar en el que no esté en contacto con el tóxico y que esté bastante ventilado. Si es posible, aportarle respiración artificial. Una vez en la clínica, el clínico veterinario procederá a aplicar el tratamiento adecuado. Una de estas puede ser la intoxicación por azufre.

Vía cutánea: terapia tras intoxicación en perros

En este caso, es muy importante quitar la fuente de tóxico y el contacto directo con la piel Para ello, hay que tener mucho cuidado con la boca, nariz y ojos tanto del perro como de la persona que se está encargando de hacerlo. Luego, se debe enjaguar con mucha cantidad de agua, para luego lavarla y volver al primer paso. Eso se debe realizar durante más o menos 15 minutos.

Vía ocular: terapia tras intoxicación en perros

Debemos enjuagar los ojos de nuestra mascota con agua durante un periodo mínimo de 10 minutos.

Conclusiones

Ante un intoxicación (de cualquier tipo) en nuestra mascota, lo principal es reaccionar cuanto antes y ponerse en contacto con un veterinario. Nunca está de más pedir información a tu veterinario sobre que hacer en caso de que pase un accidente. Ante cualquier urgencia, acude a tu veterinario. Como siempre, lo mejor es la prevención. Así que mantén productos que puedan provocar daño a tu mascota fuera de su alcance. Por último, proteger a nuestro can es muy importante, pero no te olvides que aquellos tóxicos que le hacen daño, también nos lo puede provocar a nosotros. Así que, siempre que manejes el tóxico o al animal intoxicado, usa toda la prevención y protección posible.

Contenidos relacionados

Publicado por Alicia Lime

Alicia es veterinaria por Universidad de Córdoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *