Salamanca

Cuando tú y tu perro lleguéis a la Plaza Mayor de Salamanca os quedaréis maravillados ante su belleza y os felicitareis de haber elegido esta hermosa ciudad como destino vacacional conjunto. Pero lo que más os sorprenderá será la cantidad de lugares en los que ambos serán recibidos como en casa, ya sea para pernoctar como para degustar exquisiteces.

No podéis iros de Salamanca sin recorrer el casco antiguo de la ciudad, pasear por sus estrechas calles, visitar la Clerecía, a la Casa de las Conchas o fotografiar la Muralla, las Catedrales y el Río Tormes desde el célebre Huerto de Calixto y Melibea y por supuesto, una vez que lleguen al edificio de la Universidad debéis encontrar a la archifamosa rana.