• Home  / 
  • Salud
  •  /  La sarna en perros: todo lo que tienes que saber sobre esta infección causada por ácaros

La sarna en perros: todo lo que tienes que saber sobre esta infección causada por ácaros

By Sara Caro / 04/09/2017

La sarna en perros en más común de lo que se cree y, por tanto, es bueno estar siempre informado acerca de qué es la sarna y de cómo se puede tratar. Para empezar, hay que decir que la sarna es una enfermedad de la piel que está causada por algunos ácaros. Si se trata, la sarna podrá desaparecer sin más complicaciones, pero si no se trata, la sarna en perros puede tener graves consecuencias. Es por ello por lo que siempre es necesario acudir al veterinario al más mínimo síntoma.

A esto hay que añadir que la sarna no solo existe en los perros. También se da en otro tipo de animales e incluso en personas, por lo que se puede decir que la sarna está en todo el planeta Tierra y no solo en los perros. Por norma general, la sarna se contagia por contacto directo.

Ahora bien, ¿Cuáles son los síntomas de la sarna en perros? ¿Qué tipos de sarna en perros existe? ¿Cuál es su tratamiento? Si quieres saber cuál es la respuesta a estas preguntas, las resolveremos a continuación.

Tipos de sarna en perros

Dentro de la infección existen varios tipos. Es importante saber de cuál se trata ya que todos son diferentes, aunque, eso sí, algunos tienen síntomas comunes.

  • Sarna demodécica: la sarna demodécica, también conocida como sarna roja, es una de las más comunes. Esta sarna está producida por el ácaro Demodex canis, un ácaro que vive de forma natural en la piel del perro. Para que se desarrolle este tipo de sarna, el perro debe de tener las defensas muy bajas. Cuando esto pasa, este ácaro se reproduce de forma exagerada y es lo que ayuda a desarrollar la infección. También suele aparecer en el parto. Ten en cuenta que durante el parto las defensas bajan muchísimo, lo que significa que el ácaro puede atacar tanto a la madre como a los hijos. En algunos casos, este tipo de sarna es muy leve y la recuperación es muy sencilla. Dentro de la sarna demodécica existen otras tantas:
    • Sarna demodécica localizada: la sarna demodécica, en ocasiones, puede presentarse de forma localizada. Suele aparecer, principalmente, en la cabeza, especialmente en la cara y en las orejas. Es más frecuentes en cachorros y suele desaparecer con el paso del tiempo, pero, aún así, lo mejor es consultarlo con el especialista en perros.
    • Sarna demodécica generalizada: en este caso ocurre cuando como mínimo se dan cinco calvas en el cuerpo del perro afectado.
    • Pododermatitis demodécica: como bien indica su nombre, la pododermatitis demodécica aparece solo en la parte de las patas del perro y es la más resistente de todas. Además, este tipo de sarna es bastante difícil de diagnosticar, lo que significa que es posible que, finalmente, acabe con la vida del perro.
  • Sarna Sarcóptica: la sarna sarcóptica es la sarna más común, es más, este tipo de sarna se le conoce como sarna común, nada de sarna sacóptica. En este caso, el ácaro que la produce, cuyo nombre es Sarcoptes Scabiei, no es habitual en la piel del perro, por lo que su reproducción es mucho más acelerada que en el caso anterior. Además, a esto hay que añadir que este tipo de sarna en perros puede ser contagiosa para los seres humanos. De ahí a que siempre sea necesario usar guantes de látex. Este tipo de sarna se da a conocer por una picazón extrema. Así que si ves que tu perro se rasca frecuentemente y con mucha intensidad, llévalo al veterinario.
  • Sarna Otodéctica: aunque este tipo de sarna no sea tan común en perros, es posible que la sufran. Lo mejor de este tipo de sarna es que se detecta con mucha facilidad ya que se trata de ácaros visibles dentro del oído. Son como unos pequeños puntos blancos que se mueven por todo el oído. En este caso el ácaro se llama Otodectes cynotis.
  • Sarna Cheyletiella: este tipo de sarna está producida por el ácaro Cheyletiella spp y es altamente contagiosa entre perros, por lo que hay que tener muchísima precaución ante un caso de este tipo, especialmente cuando se trata de cachorros.
  • Sarna Pneumonyssoides: en este caso, la sarna pneumonyssoides, causada por el ácaro Pneumonyssoides caninum, aparece en la zona de la nariz de los perros. Es cierto que no es la sarna más frecuente, de hecho, es la menos frecuente, y que no causa síntomas demasiado graves, pero siempre es bueno estar atentos y llevar al animal al especialista para que acabe con estos síntomas tan molestos. La sarna Pneumonyssoides provoca estornudos, hemorragias nasales e incluso secreciones nasales. Se puede transmitir de un perro a otro si se huelen la nariz.

¿Cómo se produce la sarna en perros?

sarna en perros

Tal y como hemos dicho anteriormente, la sarna es una infección de tipo dermatológica que está causada por ectoparásitos, concretamente por ácaros, como ya hemos visto. Estos ácaros, que residen en el pelaje y en la piel del can, hacen que el perro tenga muchísimos picores y que no pueda parar de rascase. ¿Qué provoca esto? Numerosas heridas en la piel que luego son difíciles de curar.

Dependiendo del ácaro que se instale en la piel del perro, se producirá un tipo u otro de sarna, como hemos visto más arriba. Lo que debemos tener claro es que la sarna se puede tratar y que no es una enfermedad irreversible. Si se trata a tiempo, a pesar de ser muy molesta, tiene solución. Eso sí, es importante pillarla a tiempo para aplicar el tratamiento adecuado.

Síntomas de la sarna en perros

Ahora bien, ¿Cómo se detecta la sarna en perros? Realmente no es algo demasiado complejo ya que suelen mostrar signos evidentes de que algo no va bien en su piel. Además, hay que tener en cuenta que son síntomas bastante específicos, por lo que llamarán bastante la atención. Aún así, a continuación vamos a conocer algunos de los síntomas más comunes de la sarna en perros:

  • Picor de piel
  • Ardor en la piel
  • Rascado intenso
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso
  • Manchas rojas en la piel (erupciones)
  • Heridas y llagas en la piel
  • Mal olor
  • Piel seca
  • Costras en la zona cutánea (solo aparece en las fases de sarna más avanzadas)
  • Pérdida y debilitación del pelaje
  • Calvas
  • Escamas cutáneas

Estos son los síntomas más habituales de la sarna en perros, así que, si vuestro perro sufre alguno de ellos, no dudéis más y acudid con inmediatez al veterinario para frenar a los ácaros y acabar con la infección. Realizar un tratamiento específico es imprescindible para deshacerse de la sarna.

¿Cómo se contagia la sarna de un perro a otro?

No existe una única forma de contagio, es más, la sarna no solo se contagia de un perro a otro (o de un perro a una persona), sino que existen múltiples factores que hacen que esta infección aparezca en la piel del can. Eso sí, también es cierto que el contagio por contacto es el más habitual.

Cómo evitar la sarna en perros

Aunque no se pueden eliminar todas las posibilidades de que un animal contraiga sarna, sí que es cierto que, como todas las enfermedades comunes en perros, se puede evitar en cierto modo. Así que, sin más, ahora vamos a conocer cómo evitar la sarna en perros en la medida de lo posible:

  • Buena higiene. Es muy importante que el animal tenga una buena higiene diaria. Esto quiere decir que si se ensucia debemos bañarlo y que debemos tener siempre muy limpia su zona, tanto su cama como su comedero y bebedero. Además, también es fundamental que tengan un baño mensual y que cepillarlos con cierta frecuencia.
  • Evitar el acercamiento con animales que tengan sarna. Si sabes que otro animal tiene sarna, no acerques a tu perro a él, sea o no sea un perro. Además, también tienes que ser responsable y evitar el contacto con otros perros si sabes que tu perro podría tener sarna.
  • Acudir a las visitas rutinarias del veterinario. Es importantísimo respetar el calendario de vacunación del perro, al igual que es importante realizar las visitas rutinarias pertinentes para asegurarse de que el can está en perfectas condiciones. En estas visitas se debe incluir la desparasitación interna del animal.
  • Proporcionar una buena alimentación. Una de las claves para evitar la sarna en perros es darle al can una buena alimentación. Hemos dicho que la sarna puede aparecer por una bajada de defensas, lo cual puede significar que el perro no come adecuadamente. Si el can come bien y tiene una alimentación saludable, será menos probable que pille este tipo de infección.

Estas son algunas de las medidas de prevención que se pueden tomar contra la sarna. Evita también que el can corra o juegue por sitios muy sucios y poco higiénicos.

Tratamiento de la sarna en perros

El tratamiento de la sarna dependerá mucho del estado de esta, de la edad del animal y del peso. Estos son factores en cuenta que suele tener el veterinario antes de mandar un tratamiento concreto. Eso sí, por norma general, el tratamiento que el veterinario aplique al can será un acaricida oral, tópico o inyectable, medicamentos que se pueden aplicar en casa sin ningún tipo de inconveniente.

Además de esto, el especialista en animales dará analgésicos, antiinflamatorios e incluso algún champú para hacer que el ácaro desaparezca. Sea como sea, es fundamental seguir el tratamiento completo para que este sea efectivo. Recuerda que si un tratamiento se deja a medias la infección seguirá ahí y, además, se hará más fuerte, lo que significa que luego será mucho más compleja de tratar.

Consejos para aliviar la sarna de forma natural

A pesar de que es imprescindible el tratamiento veterinario para que la sarna desaparezca, también es recomendable seguir una serie de consejos naturales que ayudarán a reducir las molestias provocadas por esta infección por ácaros. Son remedios muy sencillos y naturales, así que tomad nota:

  • Baños. Al igual que los baños nos alivian los picores a nosotros, las personas, también pueden llegar a aliviar la picazón a los perros. Eso sí, es importante bañarlo con un jabón adecuado para ello (jabón neutro, normalmente) y dejarlo actuar durante unos minutos antes de retirarlo. Recuerda que debes dejar que se seque solo, es decir, que no lo frotes, ya que no es bueno hacerlo cuando un perro tiene sarna. Asimismo, recuerda que tampoco debes cepillarlo.
  • Aceites. Los aceites esenciales son muy buenos para las rojeces y las picaduras ya que, además, ayudan a debilitar los ácaros y a eliminar a aquellos que están más débiles. El aceite de oliva es el más adecuado para ello. Eso sí, consúltalo siempre antes con tu veterinario.
  • Suplementos vitamínicos. Los suplementos siempre son buenos, tanto si el perro está enfermo como sino. Estos le ayudarán a estar más fuerte y sano, lo que significa que será mucho más difícil que se vea contagiado por la sarna.

Sea como sea, la sarna es una infección bastante molesta que se debe tratar cuanto antes para que no vaya a más. Cuanto menor sea la fase en la que se encuentre, más fácil será la curación y el tratamiento. Así que no lo dudes más y acude a tu veterinario de confianza lo antes posible para eliminar la sarna en perros.

About the author

Sara Caro

Hago de mi pasión mi profesión y por eso escribo. Nací en Cádiz y siempre he estado rodeada de animales. Actualmente vivo con tres perros que son parte de mi familia y fundamentales en mi vida.

Leave a comment: