Perro que fue requisado por la policía murió ahorcado por culpa de las autoridades

[Total:0    Promedio:0/5]

La policía local de Cabrils (Maresme) requisó a un perro particular de una forma bastante inusual, el cual murió de ahogado enredado en la correa con la que los policías lo habían sujetado.
Los dueños del perro, Adriana y Francisco, han recibido el apoyo de las entidades de protección para animales e incluso de ciertos partidos políticos para comenzar una campaña popular en la que se anunció la interposición de una denuncia en contra de los agentes de policía y el ayuntamiento porque se negaron a devolverles a su mascota a pesar de que presentaron toda la documentación solicitada.

Todo sucedió cuando el perro Bobo, una mezcla entre mastín y pastor alemán, fue denunciado por el dueño de otro perro con el que tuvo una pelea en un parque público. La pelea entre los dos perros ocasionó que dos agentes de la policía se presentaran en el domicilio de los propietarios, quienes tienen otros tres perros, para proceder y requisar a Bobo que había sido identificado con el microchip, sin atender a los ruegos de Adriana Malagarriga, la pareja del propietario.

Adriana le comentó a La Vanguardia: “No sabía dónde se encontraba la cartilla de vacunación y les supliqué a los oficiales que esperaran a la noche a que mi pareja llegará de su trabajo para que les diera la cartilla médica del perro”.

Bobo

Una imagen de Bobo, el perro muerto en la perrera de Cabrils

Lo agentes prosiguieron, en contra del protocolo que se debe seguir en estos casos, y trasladaron al perro al centro de acogida de animales del municipio, un espacio que ha sido denunciado por una gran cantidad de personas por el estado en el que se encuentra. Es una instalación compartida con un depósito de vehículos en el que se almacenan autos, motos y partes abandonadas, por lo que los perros se pueden pasear entre los vehículos.

El funcionario encargado del centro no metió a Bobo dentro de una de las jaulas que son para los perros y prefirió dejarlo atado con una correa en un extremo del solar, en donde el perro pasó toda la noche. A la mañana siguiente el cuerpo del perro fue encontrado de puntillas y con la cadena enrollada en su cuello, con evidencias de que había sufrido una muerte bastante dolorosa.
Además del poco profesionalismo del cuidado de la perrera, también podemos sumarle la poca predisposición de la policía municipal para arreglar los problemas. Según relatan los denunciantes, “la noche del miércoles fuimos con la cartilla de vacunación del perro a la comisaría para recuperar a Bobo”, sin embargo, el agente que los atendió ignoró a los dueños y se mostró muy grosero con ellos e incluso bastante amenazador: “tengo otras cosas más importantes que buscar a su perro”.

A la mañana siguiente los dueños recibieron la notificación sobre la muerte de su perro.

Perrera Cambrils

Una imagen panorámica del estado de la perrera de Cabrils

Desde el consistorio lamentaron la muerte del perro y todo lo que había sucedido, sin embargo, no abren un expediente. Marcé Fernández, concejal de Medi Ambet, declaró que “se trata de un accidente bastante lamentable. Los políticos tenemos que fiarnos de los técnicos y es completamente absurdo que no pusieran al perro dentro de una de las jaulas correspondientes”, continuó, “no abandonaremos la causa hasta que se haga justicia”.

La indignación de los dueños por lo sucedido fue tal que comenzaron una campaña en Facebook para que se hiciera justicia, la cual se esparció entre todos los habitantes del pueblo de Cabrils e incluso más allá, por lo que se sumó Alfredo Serrano, de Veïns Independents, quien anunció que exigiría la apertura de una investigación para encontrar a los responsables.

 

 

About the author

Europa Press

Leave a comment: