Pamplona con perros

Pamplona es una de las ciudades más universales de España gracias a Sanfermines. Y aunque no creemos que sea la mejor época del año para ir con tu perro, teniendo en cuenta la cantidad de personas que se reúnen en la calle. Pero Pamplona es muchísimo más que las fiestas, por lo que seguro que encuentras razones para ir a visitarla. La capital de Navarra ofrece una amplia oferta turística y gastronómica, que la convierte en un lugar indispensable para conocer el norte de la Península.

Pamplona con perros
Pamplona tiene mucho que ofrecer, más allá de sanfermines. Foto: Francisco Valverde Jimenez

¿Es una ciudad PetFriendly?

Pamplona no es, oficialmente, una de las ciudad españolas consideradas PetFriendly en sus ordenanzas municipales. Pero la Comunidad de Navarra ha lanzado en 2017 la iniciativa dogfriendly. ¿Que supone esto? Pues que desde el gobierno foral se ha lanzado una campaña para captar viajeros con perros ofreciendo sus destinos naturales. Y Pamplona parece ir adaptándose a este nuevo estilo de vida con la apertura continua de zonas de esparcimiento canino y nuevas leyes sobre transportes. Lamentablemente, esa tendencia no aparece en la entrada a bares y comercios.

De hecho, aunque cada vez es más frecuente encontrar establecimientos hoteleros dogfriendly, en el caso de Pamplona, en su mayoría se encuentran lejos del centro. Y su precio suele ser bastante más elevado que para el viajero sin animales. Por suerte, es una ciudad llena de parques, por lo que, aunque nuestro perro debe ir siempre atado, podemos disfrutar de zonas verdes por las que movernos.

El transporte público con perros

Por suerte, desde el año 2014, los perros pueden entrar en las villavesas (autobuses metropolitanos) siguiendo unas normas básicas. Por supuesto, no podrán entrar todos los animales y solo uno por cada persona. Según se recoge en la web de Transporte Urbano:

Sólo se podrán transportar animales domésticos pequeños que sean llevados en receptáculos convenientemente preparados para tal fin (jaula, transportín o contenedor cerrado) de modo que no puedan ensuciar o incomodar al resto de usuarios. El peso máximo de los animales será de 8 kg. y sólo se admitirá un animal por viajero. Las dimensiones máximas del transportín no deberán superar los 55 x 36 x 35 cm.

Además, los taxi también podrán aceptar llevar animales. Pero siempre siguiendo esa misma norma, y solo si no se ve amenazada la seguridad del resto de pasajeros. Aún así, perros de mayor tamaño o fuera de transportín tendrán problemas para moverse en estos vehículos.  Y queda bajo decisión del taxista, ya que no es obligado que acepte su entrada.

¿Existen parques caninos?

Sí, Pamplona cuenta con una treintena de zonas de esparcimiento canino (ZEC), perfectamente señalizadas. Y las vamos a encontrar repartidas por toda la ciudad. En el casco antiguo, se sitúan dos -Portal de Francia y puente de la Magdalena-; en el ensanche se sitúa en la Avda. del Ejército.  También los encontramos en las calles Mendigorría, Donantes de Sangre de Exkaba, Martínez de Ubago, Ferrocarril de Buztintxuri, Santa Engracia, Tiburcio de Redínm Río Arga, Fuente de Hierro, Grupo Urdánoz, entre otras.

Igualmente los encontramos en los parques del Mundo, de Ilargi Enea, Tomás Caballero y del Runa; y  en el paseo de Echavacoiz Norte;  en la cuesta de la Reina, y en Vuelta del Castillo. Finalmente, se completan las zonas ZEC con las que encontramos en la ronda de Azpilagaña, en las calles Señorío de Amocáin y Concejo de Sarriguren de Mendillorri, en la travesía Arcadio María Larraona en Ermitagaña, en la avenida Juan Pablo II de Lezkairu y en la calle Benjamín de Tudela en Mendebaldea.

En la zonas ZEC, que puedes consultarlas en la web del ayuntamiento ya que se están ampliando, los perros pueden estar sueltos aunque deben recogerse los excrementos. Los perros potencialmente peligrosos pueden estar sueltos dentro de estas zonas, pero deberán llevar bozal siempre.

Pamplona
Pamplona tiene mucho que ofrecer, como la ciudadela

¿Es posible entrar a los bares y a los comercios con perros?

No, de hecho, llega a sorprender que viendo los avances que se han hecho en la ciudad, aun no se permita por las ordenanzas. Claro que existe la opción de detenerse en un terraza o tomar un pintxo al aire libre. En esos casos, podremos estar con nuestro perro en la calle pero no podremos entrar al interior del establecimiento.

El gran problema que encontraremos cuando vayamos a comer con nuestro perro es que las terrazas estén abiertas. Debido al clima, no siempre se abren. Pero en el momento en el que salga el sol se llenarán las plazas. Así que aprovecha los momentos de buen tiempo para disfrutar de la calle con tu perro. De otra forma, no lograrás comer ya que son casi inexistentes los restaurantes que admiten perros. Y los que hemos podido encontrar se sitúan lejos del centro histórico.

Respecto a comercios que no tengan que ver con la manipulación de alimentos, serán los dueños los que deben decidir. Y tendrán que exponer claramente su postura con respecto a la entrada de animales. Eso sí, en centros sanitarios, espectáculos públicos y deportivos, la entrada estará totalmente prohibida. Por supuesto, esta normativa no afecta en ningún caso a los perros guía. 

Ordenanzas municipales con respecto a los perros

Las ordenanzas municipales con respecto a perros del Ayuntamiento de Pamplona se remontan a 2004, aunque han sufrido algunas modificaciones como la entrada de perros en el transporte público. Como ya hemos comentado, con ciertas restricciones, los perros podrán entrar en las villavesas. Para el resto de transportes públicos está prohibida su entrada, según se recoge en el art. 14.

Las normas básicas que se recogen en ella, son normas de comportamiento cívico: se debe recoger los excrementos y los perros deben ir atados en zonas de gran afluencia de público (como jardines o plazas). Pero podrán ir sueltos siempre que no afecten a terceras personas y vayan acompañados de cerca por una persona responsable. Esta excepción no se permite en los perros potencialmente peligrosos, que siempre deben ir atados y con bozal.

Entre los artículos más significativos se encuentra el dedicado a la entrada en los ascensores. Recogiéndose que deberá ser usado de forma no coincidente con otras personas si estas lo solicitan. Pero el uso se realizará según orden de llegada. Tampoco se podrán dejar en patios comunes o balcones si afectan a la limpieza y tranquilidad de los pisos cercanos.

Perros potencialmente peligrosos

El capítulo VI de las ordenanzas hacen referencia a los animales potencialmente peligrosos, no solo los perros. Pero sí que describe qué razas tendrán está consideración:

Para poseer cualquiera de estas razas será necesario obtener licencia municipal. Para ello, habrá que cumplir una serie de requisitos:

  • Ser mayor de edad.
  • No tener delitos de sangre, ni ninguno que haya conllevado violencia física o verbal. Tampoco haber pertenecido a organización criminal, haber cometido delitos sexuales ni contra la sanidad publica.
  • Certificado de aptitud psicológica.
  • Seguro de Responsabilidad Civil por una cuantía mínima de  180.303,63 €.
  • Y haber pagado las tasas municipales correspondientes.