Ortopedia para perros: todo lo que necesitas saber

[Total:1    Promedio:1/5]

La ortopedia para perros es una especialización veterinaria muy específica y, hasta hace poco tiempo, relativamente caro al ser elementos que deben hacerse a medida. Sin embargo, en los últimos años se ha producido un avance significativo en las técnicas y materiales y eso ha permitido una reducción de los costes.

Algunas enfermedades, como la displasia de cadera o ciertas hernias específicas, provocan una considerable pérdida de calidad de vida en nuestras mascotas. Sin embargo, gracias a la ortopedia para perros se han logrado resultados impensables tiempo atrás. Ahora resulta relativamente sencillo encontrar perros utilizando sillas de ruedas o carros. Animales que antes veían su vida recluida a un espacio pequeño o, en muchos casos, estaban destinados a ser dormidos.

Ortopedia para perros

Lo más importante antes de plantearse una solución ortopédica es tener el informe de un veterinario. Cada solución protésica está diseñada única y específicamente para cumplir con las metas terapéuticas prescritas. En la actualidad, y dependiendo del precio que estemos dispuestos a pagar, encontraremos desde prótesis biomecánicas adaptadas individualmente hasta productos realizados en serie.

Cuando busques una prótesis especifica debes buscar un diseño que reduzca el dolor y proporcione comodidad y apoyo al perro. Y no solo una que le devuelva la movilidad. Además, debes recordar, que la prótesis debe ir acompañada de sesiones de fisioterapia para el animal, para lograr una recuperación completa o, al menos, una buena adaptación a su nueva extremidad mecánica.

Sillas de ruedas y carros

Quizá sea el producto ortopédico más vendido en la actualidad. Cuando son usadas para resolver problemas de movilidad en las extremidades traseras nos encontramos ante sillas. Sí el problema es en las delanteras, serán carros. Aunque ambas guardan muchas similitudes, también tienen diferencias debido a su modo de uso. Encontraremos dos opciones en el mercado:

  • Sillas de ruedas auto ajustables: se trata de la opción más barata pero también la más práctica, sobre todo en animales que aún están en fase de crecimiento. Pueden provocar algunos inconvenientes al no adaptarse 100 % a nuestro perro pero, a su vez, permite mayor versatilidad. Y eso, cuando es una enfermedad a largo plazo, será beneficioso para nuestro bolsillo. Pero también para el propio animal, que no deberá de cambiar de silla en el futuro.
  • Sillas de rueda individualizadas: obviamente, cada perro es un mundo y encontramos animales de diferentes tamaños y peso. Por ello, cuando la enfermedad es a largo plazo y el animal ya ha terminado su fase de desarrollo y crecimiento, es una solución interesante. Al diseñarse y construirse específicamente para el animal puede solventar cualquier incomodidad y facilita la adaptación a la nueva maquina con la que deberá convivir. Pero, precisamente por tener un diseño único y exclusivo, su precio es bastante más elevado que la primera opción.

Abrazaderas no rigidas

Los desgarros son muy comunes en los perros, por eso es frecuente encontrarnos con animales que usan rodilleras o abrazaderas no rígidas. Diseñadas principalmente para animales que sufren de una lesión del ligamento cruzado anterior o craneal, esguinces o tensiones de la rodilla canina, piernas de espalda cojeando o fatiga, artritis, soporte post-operatorio y estabilización o cuando se necesita inmovilización temporal de la rodilla.

Este tipo de lesiones requieren reposo, que la articulación sea inmovilizada e, incluso, cirugía. Una buena abraza ofrece apoyo terapéutico y estabilidad antes y después de una operación, pero también es útil en los casos en que la cirugía no es necesaria. Al utilizarla disminuye el dolor y la inflamación, con lo que se evita sufrimiento a nuestro perro.

Arneses para perros

Los arneses para perros le ayudan para una mayor estabilidad

Arnés de rehabilitación

Los arneses de rehabilitación traseros son una buena solución para aquellos animales que debido a la artrosis, la displasia de cadera o las hernias discales han visto reducida su movilidad sin llegar a perderla del todo. El uso del arnés aporta mayor estabilidad y soporte además de ofrecerles un refuerzo de seguridad. Es una solución temporal para aquellos animales que por diversos motivos han visto reducida la fuerza de las patas. Al sostener la zona dañada, ayudándola a mantenerla en alto, permite una mejor recuperación del animal. están diseñados para adaptarse al cuerpo de perro, al ser diseñados en un material ajustable mediante tiras regulables.

Prótesis biónicas

Los tiempos cambian, y los avances médicos se están produciendo a pasos agigantados. Y la nueva tecnología está también llegando a la ortopedia canina. Así encontramos nuevos materiales como fibra de carbono para la elaboración de prótesis, pero también se están desarrollando avances biomédicos cuyos resultados están siendo muy alentadores. El mayor problema con el que se encuentran estas técnicas es la imposibilidad del animal de contar detalladamente sus sensaciones y problemas, por lo que debemos ajustarnos a la opinión de los expertos.

Aunque este es un campo que aún no se ha desarrollado completamente, el camino está marcado. La ortopedia del futuro usará materiales más ligeros y adaptables. El siguiente paso, como ya se ha experimentado con otros animales, será la utilización de impulsos biomédicos en la médula para lograr la recuperación de la movilidad de las extremidades. Pero esto conllevará la colaboración cercana entre veterinarios, fisioterapeutas y neurólogos.

Ortopedia y fisioterapia para perros

La ortopedia para perros debe ir unida a la fisioterapia. Ya sea para lograr una mejora en el animal o para evitar un daño permanente, no debemos usar la ortopedia sin seguir las pautas marcadas por los especialistas. Hoy en día es relativamente sencillo comprar sillas, carros y arneses en cualquier tienda especializada. Pero solo el veterinario podrá indicarnos correctamente las especificaciones técnicas que deben tener. De esta forma, evitaremos causarle molestias e, incluso, aumentar el daño que puede sufrir nuestro perro.

Además, es necesario acudir a sesiones de fisioterapia que ayuden al perro a mejorar su vinculación con ese ente extraño. Los perros son animales de rutina y para el uso de elementos ortopédicos esta debe crearse de cero. No solo hay que mitigar los daños físicos sino también los psicológicos.

Como siempre decimos, si quieres lo mejor para tu perro antes de tomar ninguna decisión, acude al especialista.

About the author

Javier Fornell

Redactor y comentarista freelance para diferentes plataformas digitales y amante de los animales. Novelista, historiador y bibliotecario. Como decía Borges 'los libros son el camino al paraíso'.

4comments

Leave a comment: