Perros pequeños: ¿chulos hasta para hacer pis?

[Total:1    Promedio:5/5]

Si bien ya se sabía que la orina es una de las formas mediante la cual los perros y otros mamíferos, demuestran a otros congéneres cuál es su territorio, los investigadores de la Universidad de Cornell de la ciudad de Nueva York, creen que los perros machos más pequeños utilizan ciertas estrategias relacionadas con la micción, con el fin de engañar a otros perros.

En este estudio se observó que, la altura a partir de la cual comienza una mancha de orina podría podría ser uno de los indicadores, que sugieran a los demás congéneres cuál es el tamaño de un can. La evidencia adicional indica que, los perros pequeños intentan “engañar” a los demás, haciendo que la marca de su pis comience algo más alto de lo que debería, según la publicación que ha aparecido recientemente en el Journal of Zoology.

Según esta teoría, los perros más pequeños se esforzarían “a conciencia”, para que el chorro de su orina quede por encima de donde lo haría normalmente, con la intención de que otros perros que merodeen por el mismo sitio, lo supongan más alto y, por tanto, más amenazante de lo que realmente es.

Perros pequeños: paso a paso

El equipo de científicos de Cornell primero estableció si la altura hasta la cual un perro levantaría su pata para orinar afectaba directamente a la cantidad de orina que expulsara en cada acto mingitorio. Una vez que comprobaron la veracidad de este hecho, se dedicaron a observar los hábitos urinarios, de varios perros machos de un refugio que se prestó a colaborar con ellos.

Perros pequeños orina
Perros chulos al hacer pis

Sus observaciones mostraron que los perros más pequeños y con las patas más cortas, tendían a elevar sus miembros de forma exagerada dejando marcas de orina más altas de lo que podría esperarse, dada su altura. Los perros más grandes en cambio, apuntaban más bajo su chorro de orina.

Pequeños pero engañosos

Los investigadores creen que, este comportamiento podría ayudar a los perros más pequeños a evitar las confrontaciones, al hacerles creer a los demás, que su tamaño es mayor que el real. También han propuesto como explicación alternativa, el hecho de que anatómicamente el peso de las patas de un perro pequeño le permitiría una mayor flexión de las mismas, que a los perros más grandes.

No obstante, el estudio contribuye a aportar nuevas teorías a la creciente línea de investigación científica, que sostienen que las conductas de los perros varían mucho según su tamaño y que, los perros pequeños pueden llegar a comportarse con más “chulería”, que aquellos más grandes.

About the author

Sandra Monteverde

Nací en Uruguay, pero desde 2005 vivo en España. Soy redactora, correctora de textos, traductora y en mis ratos de ocio, literata (gané 19 premios literarios y hay mas de un centenar de relatos míos publicados por ahí). Mi bisabuela decía que el que no quiere a los animales, no quiere a nadie, así que los amo a todos y tengo en casa un pequeño zoo: perra, gatos, conejos, jerbos, hámsteres, ratas, periquitos, tortuga, gallinas y los que quedan por venir.

Leave a comment: