El pasado miércoles un dueño de un criadero ilegal de perros en Badajoz fue condenado a 1 año y 3 meses de cárcel

By Sara Caro / 19/07/2018
[Total:0    Promedio:0/5]

El juzgado del Penal número 1 en Don Benito, municipio de Badajoz que tiene una población de 37.000 habitantes, condenó el miércoles a un hombre llamado Pedro J.V a pasar un año y tres meses en prisión, ya que era el dueño de un criadero ilegal de perros dentro de la localidad, ya que además de poseer el criadero ilegal, es acusado de maltrato animal continuado.

Asimismo, el hombre también fue sentenciado a la inhabilitación especial durante tres años y cuatro meses para ejercer una profesión, oficio o un comercio que tenga cualquier relación con animales, tanto domésticos como silvestres, así como una tenencia de animales, tal y como informaron las fuentes de la Protectora El Refugio durante una rueda de prensa.

Este juicio se llevó a cabo luego de que el 17 de diciembre de 2015 al Guardia Civil haya intervenido a 55 perros que se encontraban enjaulados dentro de este criadero ilegal, de esos perros, 48 perros se encontraban dentro de la casa del acusado, mientras que los perros restantes estaban en un almacén de un bar de su propiedad, establecimiento llamado El Viejo Cazador.

El juicio ocurrió el pasado mes de abril y, durante la sentencia, el juez destacó como hechos que “se intervinieron a 55 perros que fueron encontrados hacinados en jaulas muy pequeñas en las que convivían junto a otros perros”, de forma que muchos de los perros no “podían ni moverse” y se encontraban en “condiciones higiénicas y sanitarias muy deficientes y en jaulas llenas de excrementos que los perros se comían por falta de alimento”.

Perros centro proteccion animal Madrid
Tres perros en un centro de protección animal en Madrid, en una imagen de archivo

En la sentencia también se ha destacado que “se pudo ver que muchos animales tenían problemas oculares, específicamente atrofia de las musculaturas y la imposibilidad de caminar debido a que no podían salir de las jaulas nunca, así como por la agresión de otros perros que estaban en la misma jaula”. Asimismo, todo señala que las hembras jóvenes y adultas sufrían de un gran desgaste debido a que eran “víctimas de explotación reproductiva”.

Dentro del reporte también se señaló que muchos de los perros no producían sonido al ladrar debido a que se les había realizado una amputación de las cuerdas bucales, lo que presentó un colapso traqueal y la asfixia de los perros. Asimismo, 27 de los perros también tenían “importantes secuelas psicológicas como ansiedad y estrés por la amputación de sus cuerdas vocales y la imposibilidad de poder comunicarse. También presentaban infecciones derivadas del exceso de apertura de tránsito respiratorio.

Los perros que fueron rescatados de este criadero ilegal también tenían “cardiopatías producidas por una infección bucal, como es el caso de otitis de origen parasitaria e infecciosa”, mientras que uno de los perros sufría de un “defecto de postura en las cuatro patas debido a su reclusión durante su crecimiento en un lugar bastante reducido en el que no puedo crecer correctamente”.

Ante la sentencia, la protectora El Refugio, anunció que recurrirá a la Audiencia Provisional de Badajoz, para poder reclamar “una condena por cada animal que fue maltratado”, tal como señaló Nacho Paunero, el presidente del colectivo.

About the author

Sara Caro

Hago de mi pasión mi profesión y por eso escribo. Nací en Cádiz y siempre he estado rodeada de animales. Actualmente vivo con tres perros que son parte de mi familia y fundamentales en mi vida.

Leave a comment: