• Home  / 
  • Salud
  •  /  Dentadura canina: cuidados básicos para perros

Dentadura canina: cuidados básicos para perros

By Javier Fornell / 13/09/2017

Es muy frecuente encontrarse con animales adultos que tienen problemas en sus dentaduras. Por eso, es muy importante un cuidado meticuloso de la dentadura canina para evitar problemas a largo plazo. Pero unos cuidados básicos permitirán que tu perro llegue a sus últimos años de vida con una dentadura casi perfecta.

Importancia de la higiene en la dentadura canina

La higiene oral es un factor a menudo ignorado pero importante en la salud general de su perro. Y nos obliga a estar más atentos a ellos. Si nosotros tenemos un dolor de muelas, podemos ponerle solución, pero ellos dependen de nosotros. Mientras, no solo sufrirán el dolor, sino también el estrés que les provoca al impedirle actividades cotidianas como comer.

Los estudios veterinarios indican que hasta el 85 % de los perros mayores de cuatro años sufren enfermedades peridontales. Y estos pueden derivar en problemas mayores, si las bacterias formadas en la boca entran en la sangre. Pero se pueden prevenir con limpiezas dentales regulares y chequeos profesionales.

Cepillado diario

Importancia de manter limpia la dentadura canina

Importancia de manter limpia la dentadura canina

Debes convertir el cepillado diario en una rutina más para el perro. Cuidar la dentadura canina debe ser una prioridad, pero la mayoría de los perros no lo aceptan de buen grado. Que alguien friegue tus dientes con un cepillo no es una experiencia agradable, tampoco para ellos. Por eso, debe lograrse una rutina comenzando desde cachorros. Así, el perro se acostumbrará y hasta lo demandará, como haría con el paseo diario.

Para cepillar los dientes del perro es importante hacerlo sin brusquedad. De forma lenta y paciente, ya que tratará de zafarse de la limpieza. Y es importante premiar al cachorro cuando se porta bien, de esa forma no lo tomará como castigo y te será más sencillo continuar la rutina en edad adulta.

Lo ideal es que el cepillado sea diario, pero eso no siempre se puede conseguir. Por eso, los expertos recomiendan un mínimo de cuatro cepillados semanales. Y, cuando se está comenzando la rutina, hay que tratar de adaptarse al animal. Así, si ves que le resulta demasiado molesto, cepilla solo la mitad de la dentadura, y al día siguiente continúa con la labor.

Cómo cuidar la dentadura canina

Los perros no pueden cuidar sus dientes por si mismo, pero si existen una serie de elementos que permitirán que el perro colaboré en su limpieza. Por eso vamos a ofrecerte varios trucos que le ayudarán a conservar sus dientes en perfecto (o casi) estado.

Masticar un juguete

A los perros les gusta masticar cosas. Es algo que muchas veces sufrimos cuando deciden, por ejemplo, que nuestro zapato está sabroso. Pero este hábito bien llevado será beneficioso para la dentadura canina. Para ello, debe entregársele un juguete de superficie rugosa, de goma, que no se astille, eliminará placas de sarro y suciedad. Y, además, lo hará disfrutando.

Algunos perros rechazarán estos juguetes artificiales y preferirán otro tipo de mordedores. En el mercado se pueden encontrar muchos huesos artificiales. Solo hay que dar con el que prefiere el animal. Lo que nunca debe hacerse es darle elementos excesivamente duros o que puedan astillarse (huesos naturales, por ejemplo) ya que pueden provocar el efecto contrario al deseado.

Cepillos de dientes

Puedes elegir entre una gran variedad de cepillos. Si tienes más de un perro en casa, recuerda que compartir el cepillo es igual de antihigiénico entre animales que entre humanos. Evita usar el mismo cepillo para varios animales y evitarás el contagio de enfermedades bucodentales. Además, debes elegir un cepillo que se adecue al animal y que no le suponga una molestia extra. Te ofrecemos tres posibilidades que podrás encontrar fácilmente en el mercado:

  • Limpieza de dentadura canina con almohadilla de dedo

    Limpieza de dentadura canina con funda para dedo

    Cepillo de dientes “humano”: dependiendo del tamaño del animal, un cepillo de dientes humanos puede resultar la mejor opción: barata y fácil de comprar. Pero no siempre será sencillo usarlo al no estar preparado adaptado para su uso con animales.

  • Cepillos adaptados: estos cepillos están preparado para llegar a todos los rincones de la dentadura canina. Por un lado, tienen un ángulo mayor que facilita llegar hasta el final de los molares. Por otro, suelen contar con un sistema de protección para los dedos, evitando mordeduras accidentales.
  • Funda de gomas: en ocasiones, no hay tiempo para un limpiado completo o el animal no lo permite. En ese caso, una buena solución es usar almohadillas de goma que permiten un rascado rápido de la dentadura canina. No es la opción más recomendable pero si una solución cuando nada más funciona.

Pasta dentífrica

Los perros no saben escupir, ni va a aprender a hacerlo. Por eso, las pastas de dientes deben ser especificas para ellos y jamás debe usarse una para humanos. Estas contienen abrasivos y detergentes que los perros (ni los humanos) deben ingerir. Pero si en nuestro caso podemos expulsarlos con el lavado, ellos no lo harán.

Los primeros cepillados dentales

Ningún perro va a esperar con ansias el cepillado. Debe acostumbrársele poco a poco a la higiene bucal y será un proceso lento. Por eso, te ofrecemos un par de consejos que te ayudarán a realizar la labor del cepillado sin muchos contratiempos.

En primer lugar, busca una golosina o un sabor que le guste y unta tus dedos con ella. Deja que el sabor se impregne y que el animal te lama la mano. Así te dejará que toques su hocico y la boca, pero sobre todo se habituará a la introducción de elementos externos y al roce con los dientes.

Es importante elegir un día y hora en la que esté tranquilo. Además, en las primera ocasiones, el cepillado debe ser muy lento y gradual. permitiendo que el perro descanse cuando lo necesite. Es bueno que, al terminar, premies al perro de alguna manera, para que lo convierta en un juego y no en un castigo del que huir.

Pautas a seguir durante el cepillado

Y deben seguirse unas pautas para que el animal se acostumbre a ese momento de higiene.

  1. Deja que olfatee la pasta y el cepillo de dientes. Así se habituará a ellos y los aceptará mejor. Este proceso debe repetirse cada vez que uno de estos elementos varíe.
  2. Frotar lentamente los dientes visibles. Una vez separados los labios, comenzar con los dientes que quedan visibles, bien sea con el dedo, bien con el cepillo. En este momento, no es recomendable usar mucha pasta de dientes. Pero sí algo para que el perro sienta curiosidad sin reaccionar en contra.
  3. Cepillar el resto de dientes. Gradualmente, vaya cepillando más dientes. En ocasiones, el animal puede cansarse de la labor. En ese caso, sobre todo en los primeros tiempos, es bueno detenerse y continuar la limpieza en otro momento.
  4. Aplicar la pasta de dientes de forma gradual. Recuerda que el perro no puede escupir y una gran cantidad de pasta en la boca puede provocar que rechace el limpiado.
  5. Recuerde cepillarse a lo largo de la línea de las encías. Un movimiento circular funciona mejor, pero es en esta zona en la que más bacterias y enfermedades podemos encontrar.

Importancia de una buena dentadura canina

Es importante una buena higiene dental para evitar problemas y enfermedades en el futuro. Tener dientes sanos le permitirá comer correctamente hasta el final de sus días. Pero, sobre todo, le evitará enfermedades en el riñón y el corazón por las bacterias trasladadas a la sangre.

Por último, debes recordar que la boca es fuente de muchas enfermedades como el papiloma canino por lo que es importante que acudas al veterinario para realizarle revisiones periódicas.

About the author

Javier Fornell

Redactor y comentarista freelance para diferentes plataformas digitales y amante de los animales. Novelista, historiador y bibliotecario. Como decía Borges 'los libros son el camino al paraíso'.

Leave a comment: