Comida casera para perros alérgicos alimentarios. Consejos y recetas

Nuestra clínica se dedica en exclusiva a la nutrición canina, no atendemos otra consulta que no sea la nutrición de perros (y uno que otro gato). Podemos decir que este es uno de los casos más comunes, a diario nos llegan pacientes con alergias, no todas alimentarias, y ese es un punto clave, determinar si es alimentaria o no. Te queremos dar algunos consejos sobre comida casera para perros alérgicos, dietas naturales, recetas, qué alimentos evitar… No entraremos en el tema de las intolerancias, porque es algo totalmente diferente que merecería todo un artículo aparte.

Causas y síntomas de la alergia alimentaria en perros

Uno de los errores más comunes es no tener un diagnóstico, el propietario cree que porque su perro se rasca tiene una alergia alimentaria, cuando en realidad tiene una infección en la piel, pulgas, hongos, una alergia medio ambiental, alergia a ácaros… o el caso contrario, como el perro se rasca en exceso, cree el dueño que tiene pulgas o alergia a ácaros, pioderma… y jamás se le ha pasado por la cabeza pensar que ese perro es alérgico a algún alimento, la inmensa mayoría de estos perros son alimentados con pienso, algo totalmente insano y antinatural a todas luces, los perros, y gatos, como todos los animales en la naturaleza comen alimentos frescos y naturales, no bolas secas que no se echan a perder.

Entonces, el diagnóstico es clave. Como muchos de estos pacientes llegan a nuestra clínica sin un diagnóstico, tenemos una frase que ayuda al dueño a ver las probabilidades de éxito con una terapia nutricional adecuada para estos casos. Le decimos que al no haber un diagnóstico definitivo “Si su perro NO es alérgico alimentario, con nuestra asesoría nutricional mejorará un 30 a 50%; si su perro SÍ es alérgico alimentario, con nuestra asesoría mejorará un 80 a 100%”

Podemos decir que prácticamente todas las alergias alimentarias son causadas por proteínas ¿Por qué? Por el alto peso molecular de estas, son moléculas gigantes en comparación con las grasas y carbohidratos, al ser tan gigantes no pasan desapercibidas por el sistema inmune del sistema digestivo (GALT) ¿Conclusión? En las alergias alimentarias la clave está en las proteínas.

¿Por qué tenemos tantas alergias alimentarias en perros? Como su nombre lo indica, están asociadas al alimento, más del 95% de los perros están comiendo de forma totalmente antinatural. Los cánidos en la naturaleza (lobos, coyotes, perros salvajes), como todos los carnívoros, incluidos gatos, comen aproximadamente 10 a 15% de carbohidratos, los piensos, en promedio, tienen 45 a 75%, esto trae muchos problemas, entre ellos los digestivos y alérgicos. No es de extrañar que en esos alimentos haya gluten, una proteína altamente alergénica. Por muy premium o super premium que sea el alimento.

Diagnóstico y tratamiento

Como decíamos líneas arriba, el diagnóstico es fundamental. Para llegar al diagnóstico definitivo hay que ir paso a paso. La gente cree que con las pruebas de alergia se soluciona el problema, no es así, además de ser caras, no son fiables, son un último recurso, primero el medico debe realizar una anamnesis (Conjunto de datos que se recogen en la historia clínica de un paciente con un objetivo diagnóstico), examen físico… y si empieza a sospechar de una alergia alimentaria se puede proceder a iniciar con una dieta de descarte.

Sobre la dieta, que sería, parcialmente, el tratamiento, la inmensa mayoría de los veterinarios optarán por dietas comerciales (bolas secas que no se echan a perder) ¿Cuál es el problema? Como veterinarios expertos en nutrición canina y dedicados en exclusiva a esta especialidad debemos decir unas cosas sobre estas dietas: son carísimas, están hechas con ingredientes de muy baja calidad (cereales como maíz, plumas de ave…), es un alimento totalmente antinatural, contiene 10% de agua cuando los mamíferos, como los perros, ingieren alimentos con 80 – 90% de agua… aunque hay que reconocer que su gran mérito está en que dichas proteínas están hidrolizadas, es decir que están “rotas” y tienen un bajo peso molecular, pasan desapercibidas por el sistema inmune, y por lo tanto se reducen las probabilidades de provocar alergia, ahí está la clave de su éxito.

Pero hay esperanza ¡hay dietas caseras hipoalergénicas! Las puede preparar el dueño, son mil veces más baratas y el perro las preferirá mil veces más que una bola seca.

Recetas de comida casera natural para los perros alérgicos

Las claves para aumentar las probabilidades de éxito al elaborar una receta hipoalergénica para un perro sospechoso de alergia alimentaria son las siguientes:

  • Usar pocos ingredientes, no más de 3-4.
  • Usar una proteína poco usual, o que el propietario tiene la intuición de que al perro no le provoca alergia.
  • Ceñirse a la dieta y no dar ningún otro alimento.
  • Se pueden usar complementos para reducir la respuesta inmune, bajo la supervisión de un veterinario con experiencia en nutrición canina.

Explicamos de forma sucinta estos puntos. Es importante usar pocos ingredientes, si metemos 10 elementos en la dieta y el perro empieza a rascarse, es más fácil investigar y descartar 3 o 4 que 10 o 15 elementos. Como la clave está en las proteínas, hay que tratar de usar una proteína poco usual en la zona, si estuviésemos en Japón, una proteína muy común sería el pescado, habría que evitarlo, en cambio, en el mundo occidental, el pollo, la ternera son proteínas más comunes, quizá para estos lugares (España, América) convendría usar: conejo, caballo, cerdo… depende la historia del paciente. Es importantísimo dar la dieta y solo la dieta, porque si alguien de la familia a “escondidas” le da al perro, premios, estos pueden provocar la alergia, y la dieta está funcionando, pero creemos que no a causa de este pequeño detalle. Hay complementos que ayudan a reducir respuestas alérgicas o a mejorar la digestión y contribuir a una respuesta inmune reducida o atemperada, tales como probióticos, sol de helicriso, omega 3… pero esto requiere mucha pericia y conocimiento médico.

Cuando uno hace una de estas dietas, la gente las ve muy sencillas y se pregunta “¿Contiene todos los nutrientes que mi perro necesita?” La respuesta es, no, no contiene todos los ingredientes, pero eso NO importa ahora, lo importante es identificar nutrientes que al paciente NO le provoquen alergias, una vez logrado esto, entonces ya se procede a mejorar y enriquecer la dieta.

Por experiencia propia podemos decir que el tiempo de repuesta a la dieta puede ser desde 2 hasta 20 días, tanto positivo como negativo.

Ponemos dos ejemplos de dietas para perros jóvenes de 20 kilos. Aclaramos algo muy importante, las cantidades que mencionamos son APROXIMADAS, estamos trabajando con organismos vivos, pueden requerir más o menos, no hacer caso a las cantidades sino a la respuesta del paciente, si vemos que queda con mucha hambre, muy nervioso, pues se aumenta tratando de conservar las proporciones. Un perro de las características descritas anda comiendo aproximadamente al día unos 500 – 600 gramos de alimento natural, pesado en crudo. Hagamos los cálculos con 500 gramos.

Receta 1
300 gramos cerdo bien cocido
100 gramos de judías verdes bien cocidas
75 gramos de manzana picada
25 gramos de patata bien hervida

Receta 2
300 gramos de pescado bien hervido
100 gramos de brócoli bien hervida
65 gramos de pera picada
25 gramos de boniato bien hervido

Si vemos que el paciente no mejora, no conviene cambiar toda la dieta, solo la proteína y volver a empezar.

Método FES

En ocasiones nos podemos sentir abrumados por la cantidad de información que podemos encontrar en internet. Parece que ahora todo el mundo es un experto en esto de la alimentación natural y siempre tienen algo que decir.

Si quieres aprender sobre la alimentación natural en perros, lo mejor es hacerlo con un auténtico experto. Un veterinario que lleva más de 20 años alimentando a sus perros con comida casera.

Te invito a formar parte del método FES, un curso donde aprenderás todos lo relacionado a la nutrición natural canina.

Deja un comentario