Características de casetas para perros

Los perros que pasan mucho tiempo en el jardín de la casa necesitan una caseta donde refugiarse y descansar. Algunos incluso duermen en ella por la noche. Y esto lo hacen llueva o nieve. Por eso la caseta para perros tiene que tener unas características que hagan de ella un lugar perfecto para tu perro.

Pero antes de hablar de cómo son o deben ser las casetas para perros, es importante saber que no todos los perros están preparados para dormir fuera, tanto por su resistencia o falta de la misma a las altas y bajas temperaturas como por su dependencia y su incapacidad para pasar tanto tiempo solos.

Partes de la caseta para perros

Una caseta para perros debe constar de una base, un techo y paredes, que normalmente son cuatro. La base es importante para aislar al animal del suelo sobre el que se instala la caseta. Esto evitará que penetre el frío, ya esté sobre asfalto o sobre tierra o césped, y lo mantendrá alejado de los bichos. A su vez, si el suelo se moja bajo la caseta, esta humedad no calará, ayudando también a mantener la temperatura regulada.

El techo no solo debe ser impermeable. También tiene que ser resistente, sobre todo en el caso de que vaya a sufrir el golpe del granizo. Eso sí, si el techo se puede quitar y poner, facilitaría mucho la limpieza de la caseta. Este tipo de techo es propio de las casetas de plástico. Las de madera suelen tener el techo anclado y no se pueden quitar.

En una de las paredes tiene que estar la entrada. Esta debe ser de un tamaño algo menor al del perro, para que no entre ni demasiado calor ni demasiado frío y sea justo para que pase sin problema. Además de la puerta de entrada, las paredes pueden tener alguna cavidad que haga las veces de ventana y favorezca la ventilación, sobre todo si van a soportar altas temperaturas. Además, si tu perro va a tener que soportar muy bajas y muy altas temperaturas, las paredes pueden contar con una cámara de aire. Esta cámara de aire actúa de aislamiento térmico y funciona con igual eficacia tanto con el calor como con el frío.

Caseta perros

El tamaño debe ser adecuado para tu perro

También hay que conocer qué sistema de instalación tiene o necesita la caseta que quieres. Puede que quieras poner la caseta sobre el jardín, o puede que sea para un patio interior, sobre asfalto, cemento o losa. Evidentemente, el sistema de sujeción no será el mismo en uno y otro caso. En algunos casos, este sistema es innecesario por no tener que vencer al viento ni envistes del perro. En otros, en cambio, si está a exterior en un espacio abierto y los vientos huracanados son constantes, es mejor contar con una buena sujeción, tanto para jardín/tierra como para asfalto.

¿Qué buscamos en una caseta para perros?

Por supuesto, la caseta para perros debe cumplir con una serie de requisitos por el bien del perro y del propietario. Estos requisitos básicos son comodidad, buena temperatura e higiene.

La caseta siempre tiene que adaptarse al perro que va a darle uso. Pero no solo al tamaño del mismo. Aunque, si tu perro es aún un cachorro, tendrás que tener en cuenta el tamaño que tendrá de mayor a la hora de elegir la mejor caseta para él. Si la caseta se le queda pequeña, no estará cómo dentro, ya que no tendrá libertad de moverse ni de darse la vuelta dentro de ella. Y si la caseta es demasiado grande para él, será más difícil que se atempere en días de frío, aunque facilitará la ventilación en épocas de calor.

La caseta también deberá adaptarse al tipo de pelo del perro y a sus manías. Es decir, los perros de poco pelo necesitarán que la caseta esté mejor acondicionada al tiempo que los perros de mucho pelo, ya que el pelo abriga en días de frío y también funciona de aislante en días de calor. También hay perros que tienen la manía de rascar el suelo o las paredes, por lo que el material deberá ser más resistente a estos arañazos.

Por supuesto, las características de la caseta también dependerán de los fenómenos atmosféricos que tendrá que aguantar. Ya no hablamos solo de calor o de frío. También podría estar expuesto a fuertes vientos o a granizos, nieve, tormentas… Con todo esto, el material se resiente, por lo que, si sabes que va a estar expuesta a ciertas inclemencias del tiempo, debes buscar el material más resistente.

Características de las casetas para perros

Materiales

Podemos clasificar las casetas por sus materiales. Estos pueden ser desde los más resistentes, para grandes temporales, hasta los más variopintos, para conseguir una caseta de diseño.

  • Casetas para perros de materiales sintéticos

Las más robustas están hechas con resinas sintéticas. Estas protegen al perro de los distintos fenómenos atmosféricos y son muy resistentes ante la erosión diaria del frío, el calor, el viento y la lluvia.

Una cosa a tener en cuenta es la superficie. Las puedes encontrar lisas o porosas. Por lo general, las superficies porosas son más resistentes al calor. En cambio, las superficies lisas ofrecen algunas ventajas con respecto a las porosas. Una superficie lisa garantiza la higiene del animal, ya que evita que los parásitos se adentren en las paredes de la caseta. Y por otro lado, facilita la limpieza del cubículo, ahorrándole mucho tiempo al propietario.

Las casetas hechas con materiales sintéticos no solo son resistentes a la intemperie. También impide la entrada de bichos molestos para el perro. En cambio, una caseta de madera podría infestarse de polillas y hacer de la caseta algo inservible en cuestión de semanas.

  • Casetas para perros de madera

Visto lo anterior, parece que las casetas de madera no tienen mucho que hacer frente a las casetas de plástico, pero esto no es así.

Si bien las casetas de madera son más caras que las anteriores, estas no necesitan cámara de aire para proteger al perro de las inclemencias del tiempo. La madera es aislante natural, muy resistente a las altas temperaturas, mientras que los plásticos atraen y retienen muchísimo el calor. En cambio, el plástico es impermeable, mientras que la madera, aunque no deje pasar al agua, sí que absorbe la humedad, haciendo más fría la estancia en invierno. Por eso, tanto si la caseta es de madera como si es de plástico (en el caso de que no tuviera su propia base), es fundamental que la base sea de hormigón, evitando que el perro se exponga a la humedad del césped o de la tierra. Pero esto no quiere decir que el perro duerma sobre hormigón. En todos los casos hay que poner una buena cama para el perro, para que esté calentito y bien cómodo.

  • Caseta para perros de otros materiales

Aunque técnicamente se puede hacer una caseta para perros de cualquier material, solo recomendamos las casetas de materiales sintéticos y las de madera. Otros materiales como el metal no solo no aíslan al perro de las temperaturas, sino que se recalientan con el calor y podría incluso provocar quemaduras o una insolación al can. Sin embargo, en el mercado puedes encontrar casetas de diseño que, aunque sean bonitas y originales, no siempre son las más adecuadas para tu perro.

Casetas para perros

Las casetas de diseño no siempre cumplen los requisitos para que tu perro se encuentre cómodo

Dónde poner la caseta para perro

Es preferible que la caseta se establezca en el lugar del jardín que más le guste al perro. Así estará más cómodo y será menos reacio a pasar ahí el tiempo que haga falta. Si este sitio coincide con un lugar que esté resguardado del viento, como junto a la casa o algún otro muro, mejor. Si no, hay que dar preferencia a esta cuestión. Y si pudiera ser bajo techo, genial. Eso resguardará al perro no solo de la lluvia, sino también de la humedad, haciendo más llevaderas las bajas temperaturas. Y un techo también dará sombra, lo cual viene genial para los días de calor.

Y tan importante como la ubicación es la orientación. El lugar hacia donde orientes la entrada de la caseta es fundamental para aprovechar mejor el sol, refugiar al perro del viento de poniente, que suele ser el más frío y molesto, y dar al perro las vistas que más le gustan. Esto puede ser clave para que el perro acepte su nueva caseta con agrado.

Por otro lado, el espacio donde esté ubicada la caseta para perros debe ser suficiente para permitir que haga ejercicio, corra y se mueva con holgura. Además, es conveniente que el perro no esté aislado de la vida familiar, por lo que la familia debe estar a la vista. También es recomendable que el perro tenga acceso a la casa y esté en contacto continuo con la familia, para que no le suponga un trauma.

Mantenimiento e higiene

Una caseta para perros que esté en el jardín puede llenarse de bichos y parásitos que pueden perjudicar seriamente la salud de tu perro. Por eso es necesario un mantenimiento constante.

Para mantener la caseta limpia, no basta con darle un manguerazo. También debes desinfectar con amoníaco y acarar después.

Como decíamos antes, las superficies porosas son más difíciles de limpiar. Una superficie lisa te facilitará mucho el trabajo. En el caso de la madera, el barniz o una buena pintora aislante también puede ser su aliado.

Casetas para perros

Las superficies lisas son más fáciles de limpiar

Por último, dentro de la caseta deberás tener una cama para tu perro. Y también vendría bien una esterilla, para aislar aún más la humedad del suelo. Esta cama también debe limpiarse cada cierto tiempo. Ten en cuenta que tu perro sale y entra en la caseta, y al salir puede portar muchos parásitos y llevarlos dentro. Los ácaros, sobre todo, tienden a quedarse en mantas. Más aún si la temperatura es agradable o alta.

Conclusión

Para elegir la caseta para perros perfecta, sacarle el máximo provecho y que tu perro se sienta como el rey de la casa, debes tener en cuenta las siguientes cuestiones:

  • Elegir el material de la caseta para perros
  • Prestar atención a la base y al sistema de instalación
  • Escoger la orientación apropiada
  • Mantenimiento e higiene
About the author

    Rosa Galisteo

    Filóloga y correctora ortotipográfica y de estilo

    Leave a comment: