Canicross: Deportes para perros

By Anna Maria Mesa / a few months ago

El canicross es un deporte que actualmente se encuentra en expansión. Tiene muchas ventajas, ya que nos permite pasar tiempo con nuestro perro, disfrutar de la naturaleza y hacer ejercicio. En este artículo trataremos todo lo que debéis saber para iniciaros en este deporte.

¿Qué es el canicross?

El canicross es un deporte consistente en salir a correr con un perro. Generalmente el animal se encuentra unido en todo momento al guía por medio de una correa atada en su cinturón. Su origen se encuentra en el mushing, donde varios perros arrastran el trineo en el que se encuentra su guía a través de la nieve. Pero hay diferencias muy significativas. En primer lugar el canicross se practica con un solo perro. Además el guía se desplaza siempre pie por caminos o sobre terreno nevado.

Es un deporte que se basa en el respeto al perro. Para el entrenamiento de nuestra mascota no debemos usar ningún tipo de maltrato. En nuestra primera salida puede que se canse enseguida, sobre todo si no está acostumbrado a correr, pero si somos pacientes y constantes con el tiempo mejorará su aguante y podremos hacer rutas más largas. El trabajo en equipo y los momentos compartidos harán que el vínculo entre el perro y su dueño sea más fuerte cada día.

El canicross se puede practicar en distintas modalidades. Podemos hacerlo como afición, para mantenernos en forma y pasar tiempo con nuestro mejor amigo, pero también se puede practicar con el objetivo competir. Actualmente el canicross es competencia de la Federación Española de Deportes de Invierno, y periódicamente podemos encontrar carreras. Se organizan generalmente desde principios de otoño hasta medianos de primavera, evitando las épocas de más calor. Para participar es muy habitual que pidan que el perro pase un control veterinario en el que comprobarán que todo está bien.

Material

El canicross es un deporte que requiere muy poca inversión de dinero, pero necesitamos unos mínimos básicos para practicarlo con comodidad.

En primer lugar es muy importante disponer de un arnés adecuado para nuestro perro. No puede ser un arnés de paseo, tendremos que conseguir uno especial para canicross o deportes de tiro, porque están diseñados para distribuir mejor la carga en el cuerpo del animal. Lo ideal que se ajuste correctamente al cuerpo del perro, sin apretar ni quedar suelto, pues podría causar quemaduras en la piel.

En ningún caso debemos practicar este deporte con el perro atado por el collar. El can tiene que correr tirando de nuestro peso, y el collar hará muchísima presión sobre su tráquea, vasos sanguíneos y nervios del cuello dando lugar a un gran malestar y a consecuencias perjudiciales para la salud de nuestra mascota.

También va a ser necesario un cinturón para unir la correa del perro a nosotros. La elección de esta pieza dependerá en gran medida del modelo que nos haga sentir más cómodos. Los hay de muchos tipos, pero lo mejor es buscar uno que sea ancho y acolchado para sobrecargar lo mínimo posible nuestra columna vertebral.

Por último nos hará falta una correa para unir el arnés al cinturón. Aunque parezca un componente del equipo sin importancia, debemos parar atención a sus características. Debemos utilizar una correa resistente y a ser posible un poco elástica para amortiguar los tirones. Además no debería superar los 2 metros de longitud para evitar que pisemos la cuerda al correr. Ésta es la medida máxima permitida en competición.

¿Puedo hacer canicross con cualquier perro?

El canicross es apto para la mayoría de los perros, y no se hace ninguna diferenciación entre ellos por cuestión de raza o tamaño. Generalmente los competidores más dedicados a este deporte van con perros de fisionomía atlética, carácter activo y tamaño grande, entre 20 y 30kg, pero no es necesario tener un perro de estas características para participar. De todas maneras debemos evitar practicarlo si nuestro perro cumple una o varias de las siguientes condiciones:

  • No tiene todas sus vacunas: Esto es especialmente importante si participamos en carreras. Es un ambiente en el que se junta gran cantidad de perros, y si nuestro perro no está correctamente inmunizado puede enfermar.
  • Agresivos: No está permitido que participen perros agresivos en competiciones de canicross. En algunas carreras se llegan a juntar cientos de perros con sus guías, y es imprescindible evitar peleas. En determinados casos se puede autorizar la participación con el uso de bozal.
  • Perros mini: Los perros pequeños se cansan con más facilidad. Además difícilmente podrán tirar de nosotros.
  • Braquicéfalos: Los perros braquicéfalos muchas veces tienen problemas respiratorios debidos a su morfología. No deberíamos someterlos a esfuerzos intensos como el canicross porque pueden padecer una insuficiencia respiratoria.
  • Embarazadas: Las perras embarazadas tendrán que dejar durante un tiempo este deporte. El esfuerzo que supone puede causar abortos y problemas tanto para los cachorros como para la madre.
  • Cachorros: En la fase de crecimiento un ejercicio intenso como es el canicross puede causar problemas de crecimiento y desarrollo. El exceso de actividad física es uno de los factores que influyen en la aparición de displasia de cadera, entre otros problemas. Podemos iniciar al canicross a nuestra mascota a partir del año de edad.
  • Enfermedades: Los perros enfermos deben descansar hasta reponerse.
  • Senior: Debemos darles a los perros viejos una merecida jubilación.

Precauciones

Es muy importante controlar que las almohadillas del perro se encuentran en buen estado

Debemos evitar practicar canicross si la temperatura ambiental es superior a los 20ºC, pues el perro podría sufrir un golpe de calor. Es por eso que la mayoría de las competiciones se concentran en otoño e invierno, cuando las temperaturas son más bajas.

Además el inicio al entrenamiento debe ser progresivo. Tal y como hemos mencionado anteriormente, al principio nuestro perro va a tener dificultades para soportar largos recorridos, así que es mejor empezar con rutas cortas para que se habitúe al material y al ejercicio. Hay algunos animales que al ver que empezamos a correr se muestran muy ansiosos y tiran con todas sus fuerzas. Con entrenamiento debemos aprender a controlar su ritmo para que no se agoten demasiado rápido.

Es muy importante que nos mantengamos atentos a las necesidades del perro incluso más que a las nuestras. Él no nos puede decir si está cansado o si tiene sed. Si vemos que no nos sigue el ritmo reduciremos la marcha, y si es necesario le daremos agua con moderación y lo refrescaremos.

Finalmente tenemos que ser cuidadosos con el estado de sus patas. Antes y después de cada salida comprobaremos que sus uñas y almohadillas están sanas, sin heridas ni quemaduras. Hay productos protectores de almohadillas para evitar lesiones. Si durante la ruta vemos que el animal cojea tenemos que parar y comprobar sus extremidades, y si sigue mostrando dolor habrá que ir al veterinario.

 

 

About the author

Anna Maria Mesa

Estudiante de veterinaria. Amante de los animales y cuidadora canina.

Leave a comment: