Bulldog inglés

El bulldog Inglés es una de las razas más reconocibles. Distinguido y cautivador, a lo largo de los años se ha adaptado a vivir en familia. Es un perro de tamaño mediano que tiene un gran carácter. Se trata de un perro valeroso y testarudo, que pocas veces se queja, haciendo que su cuidado sea realmente sencillo. Además, es un perro que, pese a su aspecto feroz, es realmente cariñoso y entrañable.

Características del Bulldog inglés

Bulldog ingles
El Bulldog necesita paseos pausados

El bulldog inglés es un perro imponente, de tamaño mediano y enorme musculatura. La cabeza ancha recuerda su pasado como perro de pelea. Pero el paso del tiempo ha terminado transmutando su destino hasta convertirlo en un perfecto animal de compañía. 

Se trata de un perro vivaz y alegre. Muy testarudo y que pocas veces se queja. Además, es muy cariñoso y es un compañero perfecto para los niños. De hecho, el excelente trato que tiene con los más pequeños de la casa, y su capacidad para aguantarlo todo, le hace un compañero ideal de juegos.

Por otro lado, son perros muy fieles a sus dueños y que requieren mucho contacto con las personas. Sin embargo, y pese a que por su carácter son resistentes al dolor y malestar, esa fidelidad hace que el cambio de familia les resulte realmente doloroso.

Información básica

Altura a la cruz: entre 30 y 40 cm.

Peso: 25 kg aproximadamente.

Capa: blanca con manchas leonadas o atigradas o unicolor leonada o atigrada.

Promedio de vida: entre 8 y 10 años.

Carácter: tranquilo, seguro y afectuoso.

Relación con los niños: excelente.

Relación con otros perros: buena.

Aptitudes: perro de compañía y guardián.

Necesidades del espacio: se adapta al interior.

Alimentación: de 400 a 450 g. diarios de comida completa seca.

Arreglo: nula.

Coste mantenimiento: moderado.

Estándar

  • Clasificación FCI: Grupo 2. Perros tipo pinscher y schnauzer – Molosoides – Perros tipo montaña y boyeros suizos. Sección 2: Molosoides.

Historia de la raza

En el siglo XIII ya existen referencias del Bulldog inglés, usados como perros de guerra gracias a su fuerte constitución. Sin embargo, otras cualidades de la raza permitieron que fuesen abandonando los campos de batalla para ser usados en granjas y campos, tanto como perros guardianes de las fincas como para ser usados como perros pastores.

Sin embargo, tuvo un uso más cruento y salvaje, que es origen de su nombre. Desde el siglo XIII al XVIII fue muy popular en Inglaterra la presa de toros. Un entretenimiento salvaje que llegó a tener la misma aceptación que el boxeo. Es más, durante siglos, los combates de boxeo eran complementados por la presa de toros, que también se realizaba en un espacio cerrado. El toro, era atado al suelo para reducirle la movilidad, y eran soltados varios perros para que acabaran con su vida. Eso llevo a que durante años el Bulldog fuera criado buscando la fiereza y agresividad, que se unía a su fuerza y valentía natural. Y se parecía físicamente más a un Boxer que al actual Bulldog.

En 1778 el duque de Devonshire en Staffordshire actuó contra el apresamiento de toros, debido a las protestas que estaban surgiendo, y abolió de forma oficial ese deporte. Pero eso no significo que el Bulldog encontrase la paz, ya que su ‘enemigo’ fue sustituido por osos, otros perros o animales más pequeños como ratas. Practicas que fueron abolidas completamente ya en el siglo XIX.

Transformación de perro de presa a perro doméstico

En el siglo XIX se funda en Inglaterra el Bulldog Club, la primera asociación que intentó estandarizar la raza y la primera que celebró un certamen de belleza para estos perros en 1859. Desde 1835 comenzó a desarrollarse en una versión de cara más corta y más rechoncho, parecido a lo que conocemos actualmente. Habían comenzado a verse otras cualidades en la raza (su amabilidad y ternura) y comenzaban a criarse con un objetivo pacifico.

Poco a poco, el número de perros fue aumentando, pero la Primera Guerra Mundial estuvo a punto de acabar con la raza, al cerrarse muchos de los criaderos. Sin embargo, la raza logró sobrevivir y continuó su crecimiento exponencial hasta convertirse en uno de los perros más populares en Europa y Estados Unidos. 

Fue reconocido oficialmente como raza por la FCI en 1955

La salud

La salud del Bulldog es realmente complicada. Si estás buscando un perro sano, que no te obligue a visitar con cierta frecuencia al veterinario, es mejor que no elijas un Bulldog. Ya que todas las ventajas aportadas por su carácter se ven desfavorecidas por un físico que ha ido siendo modificado por el hombre en beneficio propio. El resultado: defectos físicos y genéticos que han producido enfermedades congénitas.

Bulldog ingles
Cachorro de bulldog con estrabismo

Para evitar males mayores en nuestro perro debemos cuidar ciertos aspectos:

  • Calor excesivo: debido a la forma de su craneo y nariz, la respiración del Bulldog es muy complicada. Problemas que se incrementan cuando el calor es mayor. Igualmente, debe evitarse un ejercicio excesivo.
  • Sobrepeso: es un perro al que le gusta comer, por eso hay que cuidar sus dietas para evitar que un exceso de peso pueda producirle problemas cardiacos. Además, el peso puede producirle daños en la cadera.
  • Pliegos de la piel: el bulldog tiene muchos pliegues en el cuello. Es importante observarlos y limpiarlos para evitar infecciones y dermatitis.
  • Ejercicio: debes recordar que la morfología de su cara, hay que evitar el ejercicio excesivo, ya que padece síndrome braquicefálico, que le provoca ahogo y asfixia.
  • Ojos: el bulldog tiende a lagrimar con mucha frecuencia. Es importante retirarle las legañas para evitar infecciones.

Cuidados diarios

Es un perro sencillo de mantener. Es recomendable un cepillado regular con un peine de cerdas blandas para retirarle el pelo muerto. Por lo demás, evitarle largas sesiones de ejercicio que pueden producirle ahogo.

¿Cómo adquirirlo?

El Bulldog inglés es un perro muy común en toda Europa, por lo que es sencillo encontrar camadas a disposición de los amantes de la raza. Tan solo debes recordar que son perros con particularidades físicas que requieren mucha atención.

Si buscas un cachorro con pedigree, la Real Sociedad Canina Española (RSCE) puede informarte de aquellos que cumplen los requisitos legales y éticos.

Otros perros similares a nuestro Bulldog inglés

¿Te ha resultado útil esta publicación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *